Ban­da del Ti­ta­nic

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

GO­BER­NAR HAS­TA EL ÚL­TI­MO DÍA ES UNA CO­SA, PE­RO EMBARCAR AL PAÍS EN AVEN­TU­RAS DE ES­TE TI­PO (RE­FOR­MA A LAS PEN­SIO­NES) ES IRRES­PON­SA­BLE.

Hay al­go de la ban­da del Ti­ta­nic en es­te go­bierno, esa que se­guía to­can­do mien­tras el bu­que se hun­día. El re­cien­te pro­yec­to de AFP tie­ne to­do de eso. Por­que más allá del con­te­ni­do, pa­re­ce evi­den­te que se tra­ta de una ini­cia­ti­va que no pros­pe­ra­rá en es­ta ad­mi­nis­tra­ción, tal co­mo pue­de que su­ce­da con la re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior, otro qui­lom­bo que na­die sa­be abor­dar.

Y es que Ba­che­let no pa­re­ce per­ci­bir el po­co apo­yo y da­ño que han he­cho sus re­for­mas. Co­mo lo di­jo La­gos la se­ma­na pa­sa­da, hay que re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to; lo de­más es mú­si­ca. Pe­ro ella, in­mu­ne a cual­quier co­sa, pa­re­ce es­tar dis­pues­ta a se­guir to­can­do la mis­ma mú­si­ca has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Si el bar­co se hun­de, no es su pro­ble­ma.

Es­to es tan cla­ro, que al día si­guien­te de pre­sen­ta­da su re­for­ma previsional -coin­ci­den­cia o no- la agen­cia cla­si­fi­ca­do­ra Fitch Ra­ting re­ba­jó la no­ta cre­di­ti­cia de Chi­le, al igual co­mo lo ha­bía he­cho Stan­dard & Poor’s ha­ce unas po­cas se­ma­nas. Se tra­ta de las pri­me­ras re­ba­jas del país en 25 años. Am­bas ha­blan de que Chi­le es­tá vi­vien­do un pe­río­do de­ma­sia­do pro­lon­ga­do de de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, lo que es­tá de­te­rio­ran­do las cuen­tas fis­ca­les. O sea, más ries­go­so.

Fren­te a es­to, ¿cuál fue la res­pues­ta del go­bierno? El mi­nis­tro de Ha­cien­da di­jo que es­to no era una sor­pre­sa, por­que lo es­ta­ban es­pe­ran­do. “Te­nía­mos una pers­pec­ti­va na­cio­nal ne­ga­ti­va ha­ce ra­to en Fitch, por lo que era es­pe­ra­ble”, se­ña­ló Valdés. La res­pues­ta so­lo vie­ne a con­fir­mar que, in­clu­so sa­bien­do lo mal que es­ta­mos, tam­po­co es­tán dis­pues­tos a ha­cer na­da.

Pe­ro, lo que es peor, tam­po­co es­tán dis­pues­tos a de­te­ner su rit­mo de re­for­mas. El ca­so de las AFP es par­ti­cu­lar­men­te gra­ve, por cuan­to in­tro­du­cir in­cer­ti­dum­bre en ese sec­tor es la guin­da de la tor­ta que fal­ta­ba pa­ra in­cre­men­tar la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca. No hay que ol­vi­dar que de­trás de los fon­dos de pen­sio­nes, no so­lo es­tá el aho­rro de mi­llo­nes de chi­le­nos sino que tam­bién una par­te no me­nor de la in­ver­sión que re­quie­re el país.

To­do se pue­de me­jo­rar, y es cla­ro que el sis­te­ma de AFP es uno de ellos, pe­ro el tiem­po y la oca­sión pa­ra es­te pro­pó­si­to son fun­da­men­ta­les. Hoy es el peor mo­men­to. Pri­me­ro, por­que es­te go­bierno se es­tá aca­ban­do y no hay es­pa­cio pa­ra te­ner una dis­cu­sión se­ria so­bre al­go que no hay acuer­do al­guno. Se­gun­do, por­que las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas que vi­ve el país ha­blan de que lo úni­co que no se ne­ce­si­ta es me­ter más rui­do. Se es­tá abrien­do un flan­co in­ne­ce­sa­rio en es­te mo­men­to.

Ba­che­let de­bie­ra en­ten­der que su tiem­po ter­mi­nó. Que go­ber­nar has­ta el úl­ti­mo día es una co­sa, pe­ro embarcar al país en nue­vas aven­tu­ras de es­te ti­po es muy irres­pon­sa­ble. Ella lo sa­be muy bien. Por­que po­dría ha­ber pre­sen­ta­do es­te pro­yec­to mu­cho an­tes y no qui­so. ¿Se­rá por­que no quie­re que se aprue­be?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.