Pre­vi­sión: re­for­ma con se­llo es­ta­tis­ta

Au­men­tar el aho­rro pa­ra la ve­jez pa­re­ce in­elu­di­ble, pe­ro no re­quie­re afec­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad la­bo­ral y previsional.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La pre­si­den­ta Ba­che­let fir­mó tres pro­yec­tos de ley re­la­ti­vos al sis­te­ma previsional: uno que crea el Nue­vo Aho­rro Co­lec­ti­vo, otro pa­ra es­ta­ble­cer un Con­se­jo de Aho­rro Co­lec­ti­vo, que ges­tio­ne los re­cur­sos del Nue­vo Aho­rro Co­lec­ti­vo, y otro que afec­ta as­pec­tos téc­ni­cos de la ges­tión de las AFP. En el pro­yec­to de Nue­vo Aho­rro Co­lec­ti­vo se con­si­de­ra un au­men­to pau­la­tino de 5% en la ta­sa de co­ti­za­ción pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes de ve­jez, lo que es un ajus­te en el sen­ti­do co­rrec­to. Pe­ro tam­bién se ra­ti­fi­ca el pe­so de pul­sio­nes ideo­ló­gi­cas tras la pro­pues­ta, im­po­nien­do un da­ñino im­pues­to al tra­ba­jo de 2% del in­gre­so im­po­ni­ble, y la obli­ga­ción de en­tre­gar otro 3% pa­ra ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal ba­jo la di­rec­ción del Con­se­jo de Aho­rro Co­lec­ti­vo.

El au­men­to de co­ti­za­cio­nes es po­si­ti­vo por dos ra­zo­nes fun­da­men­ta­les: se ha alar­ga­do la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de los chi­le­nos, y con ella los años de ju­bi­la­ción, y las ta­sas de in­te­rés po­drían per­ma­ne­cer ba­jas por mu­chos años. Am­bos ele­men­tos ha­cen ne­ce­sa­rio aho­rrar más pa­ra sus­ten­tar una mis­ma pen­sión.

Pe­ro jun­to a es­to, la pro­pues­ta in­cor­po­ra ele­men­tos muy ne­ga­ti­vos. El pri­me­ro es la de­ter­mi­na­ción de des­viar 2% de ese 5% de co­ti­za­ción adi­cio­nal a un fon­do que be­ne­fi­cia­rá a per­so­nas dis­tin­tas del apor­tan­te, lo que lo trans­for­ma en un im­pues­to al tra­ba­jo, in­con­ve­nien­te des­de el pun­to de vis­ta de la efi­cien­cia del mer­ca­do del tra­ba­jo y en tér­mi­nos de equi­dad. Ese 2% es una ex­trac­ción de in­gre­sos sin con­tra­par­ti­da pa­ra quien la efec­túa, y es­ti­mu­la gra­dos adi­cio­na­les de in­for­ma­li­dad. Des­de el pun­to de vis­ta de la equi­dad, el 2% afec­ta en ma­yor pro­por­ción a sec­to­res me­nos pu­dien­tes, de­bi­do a los to­pes al in­gre­so la­bo­ral su­je­to a es­ta ex­trac­ción.

La se­gun­da fa­lla es la de­ci­sión de ad­mi­nis­trar es­tos re­cur­sos a tra­vés de una nue­va en­ti­dad es­ta­tal, en­te­ra­men­te in­ne­ce­sa­ria, pues las AFP po­drían ma­ne­jar el mis­mo pro­ble­ma sin car­gar co­mi­sio­nes adi­cio­na­les a las que ac­tual­men­te apli­can. Más aun, es va­li­dar una mi­ra­da ne­ga­ti­va so­bre el fun­cio­na­mien­to de las AFP, pa­ra pre­fe­rir una en­ti­dad es­ta­tal, cuan­do so­bran ejem­plos, sin ir más le­jos que el pe­río­do de es­te go­bierno, de las gra­ves li­mi­ta­cio­nes que és­tas tie­nen pa­ra ad­mi­nis­trar con mí­ni­ma efi­cien­cia, sin dis­cri­mi­na­cio­nes y sin fal­tas a la pro­bi­dad.

Es la­men­ta­ble que el per­fi­la­mien­to más ní­ti­do de una iz­quier­da con afa­nes re­fun­da­cio­na­les, que po­si­ble­men­te siem­pre exis­tió, pe­ro mo­ri­ge­ra­da por otras co­rrien­tes de iz­quier­da en el con­tex­to del sis­te­ma elec­to­ral bi­no­mi­nal, si­ga sien­do in­ter­pre­ta­do por la Nue­va Ma­yo­ría co­mo un apo­yo ex­ten­di­do a las re­for­mas que sa­tis­fa­cen a esa iz­quier­da más ex­tre­ma, a cos­ta del cre­ci­mien­to. Es­ta lec­tu­ra, que no re­fle­ja las pre­fe­ren­cias de la po­bla­ción se­gún va­ria­dos in­di­ca­do­res, ya lle­vó al ofi­cia­lis­mo a una re­for­ma que da­ñó pro­fun­da­men­te el mer­ca­do la­bo­ral con la nue­va re­gu­la­ción de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Aho­ra va a in­tro­du­cir im­pues­tos al tra­ba­jo, y va a aten­tar con­tra la ma­yor mo­der­ni­za­ción del Es­ta­do en los úl­ti­mos 35 años, la crea­ción del sis­te­ma de AFP, que in­tro­du­jo lim­pie­za y efi­cien­cia en la ges­tión del aho­rro pa­ra la ve­jez, tras des­pla­zar un sis­te­ma ca­rac­te­ri­za­do por in­efi­cien­cia, cuen­tas opa­cas, ar­bi­tra­rie­da­des y gra­ves dis­cri­mi­na­cio­nes en los be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.