¿Bie­nes­tar del adul­to o del ni­ño?

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Araíz del re­cien­te fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma que otor­gó la tui­ción de me­no­res al pa­dre que man­tie­ne con­vi­ven­cia con su con­sor­te del mis­mo se­xo, se abre la po­lé­mi­ca en torno al in­te­rés de los ni­ños. Sur­ge la pre­gun­ta: ¿Es o no con­ve­nien­te pa­ra pro­te­ger ta­les in­tere­ses, que los me­no­res que­den al cui­da­do de un pro­ge­ni­tor que man­tie­ne una re­la­ción ho­mo­se­xual? La nor­ma­ti­va vi­gen­te en ma­te­ria de fa­mi­lia, exis­tien­do me­no­res in­vo­lu­cra­dos, es ha­cer pri­mar “Prin­ci­pios de Su­pe­rio­ri­dad” en res­guar­do de los in­tere­ses de los ni­ños, por so­bre “Prin­ci­pios de Igual­dad”, que se cen­tran en los adul­tos, sean és­tos pa­re­jas ho­mo­se­xua­les o he­te­ro­se­xua­les. Así, re­sul­ta re­le­van­te cen­trar la dis­cu­sión en torno a la su­pe­rio­ri­dad del in­te­rés del ni­ño que se per­si­gue cau­te­lar, por so­bre la igual­dad o even­tual dis­cri­mi­na­ción del pro­ge­ni­tor adul­to, en ra­zón de su con­di­ción o iden­ti­dad se­xual.

La pro­ble­má­ti­ca ad­quie­re im­por­tan­cia cuan­do, en aras de la igual­dad de los pro­ge­ni­to­res y la no dis­cri­mi­na­ción en ra­zón del se­xo, se vul­ne­ran los de­re­chos de la in­fan­cia, per­dien­do és­tos su pri­ma­cía; pre­fe­ren­cia y su­pe­rio­ri­dad. No se dis­cu­te que la ho­mo­se­xua­li­dad en sí no cons­ti­tu­ye una in­ha­bi­li­dad per se pa­ra atri­buir la tui­ción en el pro­ge­ni­tor que reúne tal con­di­ción. Ade­más, la le­gis­la­ción ac­tual re­em­pla­za los con­cep­tos de in­ha­bi­li­dad por prin­ci­pios rec­to­res co­mo son el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño. No se­ría en­ton­ces la con­di­ción de ho­mo­se­xua­li­dad de al­guno de los pro­ge­ni­to­res lo que re­sul­ta­ría vul­ne­ra­to­rio a es­te prin­ci­pio, sino más bien la for­ma en que se ejer­ce­ría tal con­di­ción, en des­me­dro de la fi­gu­ra del otro pa­dre. El vo­to di­si­den­te del fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma, dis­cu­rre en la in­ten­ción del pro­ge­ni­tor ho­mo­se­xual de equi­pa­rar a la ma­dre con su pa­re­ja del mis­mo se­xo, a ries­go de anu­lar a la pro­ge­ni­to­ra en su ca­li­dad de tal y bo­rrar­la de la vi­da de sus hi­jos, ge­ne­ran­do des­orien­ta­ción y con­fu­sión en los me­no­res. En aras de la igual­dad de los pro­ge­ni­to­res adul­tos, se arries­ga el de­re­cho pre­fe­ren­te de los me­no­res a man­te­ner un con­tac­to di­rec­to y re­gu­lar con el pro­ge­ni­tor no cus­to­dio que se­ría su ma­dre. Tam­bién se dis­cri­mi­na en con­tra de és­ta, que­dan­do en una si­tua­ción de de­sigual­dad res­pec­to del pa­dre pro­ge­ni­tor cus­to­dio y su pa­re­ja. Las pre­fe­ren­cias del de­re­cho de los in­fan­tes ce­de­rían fren­te a la ne­ce­si­dad de ga­ran­ti­zar la igual­dad y de eli­mi­nar la dis­cri­mi­na­ción en­tre los pro­ge­ni­to­res adul­tos, ba­sa­da en fac­to­res de di­fe­ren­cia­ción, co­mo lo se­ría el se­xo, igual­dad que co­mo se di­jo re­sul­ta más apa­ren­te que real.

Así, el res­guar­do del in­te­rés su­pe­rior del ni­ño, co­mo fin y prin­ci­pio rec­tor del de­re­cho de fa­mi­lia, se re­du­ce a la con­di­ción de me­dio pa­ra ga­ran­ti­zar la igual­dad de per­so­nas adul­tas, cu­yos in­tere­ses pa­san a ser tu­te­la­dos prio­ri­ta­ria­men­te. Se in­vier­te la te­leo­lo­gía de las nor­mas de fa­mi­lia, tor­nán­do­se pre­fe­ren­te el de­re­cho del pro­ge­ni­tor adul­to a no su­frir dis­cri­mi­na­ción en ra­zón del se­xo, por so­bre los de­re­chos de la in­fan­cia, cu­ya cau­te­la que­da su­pe­di­ta­da a los pri­me­ros. Asi­mis­mo, se re­em­pla­za la pri­ma­cía del “in­te­rés su­pe­rior del ni­ño” por la “igual­dad del de­re­cho del pro­ge­ni­tor adul­to a no ser dis­cri­mi­na­do co­mo pa­dre en ra­zón de su iden­ti­dad se­xual.”

Sien­do el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño el cen­tro de la re­gu­la­ción del de­re­cho de fa­mi­lia, y exis­tien­do con­tro­ver­sia acer­ca de la tui­ción atri­bui­da a un pro­ge­ni­tor ho­mo­se­xual, no dis­cu­ti­da en ra­zón de su con­di­ción de tal sino del mo­do en que even­tual­men­te eje­cu­ta­ría su rol de pa­dre, -lo que tam­bién se­ría cues­tio­na­ble res­pec­to de un pro­ge­ni­tor que for­ma una pa­re­ja he­te­ro­se­xual-, re­for­mu­lo la pre­gun­ta ini­cial: ¿Por qué se in­vier­te el fo­co en el bie­nes­tar del adul­to en des­me­dro del in­fan­te, y se dis­cu­te so­bre aque­llo en lo que hay con­sen­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.