Sen­ten­cia de la Cor­te Su­pre­ma: fuer­te y cla­ra

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La re­cien­te sen­ten­cia de la Cor­te Su­pre­ma lo po­dría ha­ber di­cho más fuer­te, pe­ro no más cla­ro. En los con­flic­tos de atri­bu­ción del cui­da­do per­so­nal lo que pri­ma es el in­te­rés su­pe­rior del me­nor. Es­ta sen­ten­cia apli­ca fiel­men­te lo que el Co­mi­té de De­re­chos del Ni­ño (ob­ser­va­ción n° 14) se­ña­la co­mo la tri­ple fun­ción de es­te in­te­rés: ser un de­re­cho, ser un prin­ci­pio y una nor­ma de pro­ce­di­mien­to. En los he­chos de la sen­ten­cia que­da de­mos­tra­do que, en es­te ca­so, am­bos pa­dres es­tán in­tere­sa­dos en el cui­da­do de sus dos hi­jos. Son pro­fe­sio­na­les con em­pleos es­ta­bles, al­tos in­gre­sos y vi­vien­das pro­pias idó­neas. Los in­for­mes pe­ri­cia­les se­ña­lan que “no hay nin­gún fac­tor de ries­go de los ni­ños ni con la ma­dre ni con el pa­dre”. Eso sí, es­tos in­for­mes con­clu­yen que ac­tual­men­te el pa­dre es el pro­ge­ni­tor más ap­to, pues cuen­ta con me­jo­res com­pe­ten­cias pa­ren­ta­les. La ma­dre po­see ha­bi­li­da­des pa­ren­ta­les, pe­ro “sus com­pe­ten­cias vin­cu­la­res es­tán afec­ta­das por la an­sie­dad y la de­pre­sión y mues­tra un es­ti­lo in­tru­si­vo, no lo­gran­do dis­cri­mi­nar en­tre sus ne­ce­si­da­des y las de sus hi­jos, si bien tie­ne po­ten­cial”. El pa­dre “(…)tie­ne me­jor eva­lua­ción en el área de las ha­bi­li­da­des pa­ren­ta­les, de em­pa­tía, de di­fe­ren­cia­ción de ne­ce­si­da­des en­tre los ni­ños. No tie­ne an­te­ce­den­tes de de­pre­sión, es más re­fle­xi­vo, pro­po­ne bue­nos acuer­dos…”.

Tam­bién se prue­ba que el con­flic­to fa­mi­liar afec­ta a am­bos pa­dres en sus com­pe­ten­cias de co­pa­ren­ta­li­dad. Por un la­do, el pa­dre pre­ten­de ho­mo­lo­gar a su pa­re­ja con la ma­dre. Y por otro la­do, la ma­dre no sa­be cómo to­le­rar la an­gus­tia que a ella le pro­du­ce el re­cha­zo ha­cia la pa­re­ja ac­tual del pa­dre de los me­no­res. Por su par­te, los ni­ños pre­sen­tan un es­ta­do de sa­lud fí­si­ca y men­tal nor­mal, aun­que uno de ellos re­quie­re una aten­ción es­pe­cial, pa­ra la que el pa­dre es­tá más aten­to.

Ade­más acor­da­ron un sis­te­ma de re­la­ción di­rec­ta y re­gu­lar, por el que los ni­ños vi­ven du­ran­te la se­ma­na con la ma­dre y con el pa­dre los vier­nes y sá­ba­dos. Eso sí, la ma­dre ha di­fi­cul­ta­do la re­la­ción del pa­dre con sus hi­jos. Di­cha di­fi­cul­tad lle­gó al ex­tre­mo cuan­do du­ran­te los cin­co pri­me­ros me­ses de 2015, la ma­dre re­tu­vo a los me­no­res ile­gal­men­te en Uru­guay, sien­do ne­ce­sa­rio un jui­cio de se­cues­tro in­ter­na­cio­nal pa­ra lo­grar su re­gre­so al país. An­te es­tos he­chos, lo que la Cor­te Su­pre­ma des­ta­ca es que en el or­de­na­mien­to chi­leno el prin­ci­pio de co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ren­tal im­pli­ca que am­bos pa­dres tie­nen el cui­da­do per­so­nal de los hi­jos. Cuan­do es­to no es po­si­ble en la prác­ti­ca, en el Có­di­go Ci­vil se es­ta­ble­ce la re­gla de que los hi­jos con­ti­núen ba­jo el cui­da­do per­so­nal de aquel pro­ge­ni­tor con el que con­vi­van, pe­ro que si las cir­cuns­tan­cias cam­bian y la pro­tec­ción del in­te­rés su­pe­rior del me­nor lo ha­ce con­ve­nien­te, un juez pue­de atri­buir di­cho cui­da­do per­so­nal al pro­ge­ni­tor más idó­neo. La Cor­te Su­pre­ma in­ter­pre­ta, en mi opi­nión con buen cri­te­rio, que la es­ta­bi­li­dad en el ho­gar don­de re­si­dan no es una re­gla prio­ri­ta­ria, sino que lo que bus­ca es re­gu­la­ri­zar lo que en los he­chos su­ce­de, pe­ro so­lo mien­tras no exis­ta una de­ci­sión ju­di­cial ba­sa­da en el in­te­rés del me­nor que me di­ga lo con­tra­rio.

Lue­go, si pe­ri­cial­men­te se ha de­mos­tra­do que, en los he­chos, el pa­dre ac­tual­men­te tie­ne com­pe­ten­cias pa­ren­ta­les vin­cu­la­res, for­ma­ti­vas, re­fle­xi­vas y de co­pa­ren­ta­li­dad más idó­neas que la ma­dre, y ade­más que ella ha ac­tua­do en oca­sio­nes en con­tra del in­te­rés de los me­no­res di­fi­cul­tan­do la re­la­ción “sa­na y cer­ca” con su pa­dre, im­pi­dién­do­le “el con­tac­to pe­rió­di­co y es­ta­ble” acor­da­do, no pa­re­ce des­ca­be­lla­do con­cluir que en esa si­tua­ción un juez con­si­de­re que an­te el cam­bio de cir­cuns­tan­cias y te­nien­do pre­sen­te el in­te­rés su­pe­rior de los me­no­res se le atri­bu­ya aho­ra al pa­dre el cui­da­do per­so­nal de los me­no­res. Pa­ra con­cluir, da­do que -co­mo co­rrec­ta­men­te se­ña­la la Cor­te Su­pre­ma- no es un da­to re­le­van­te pa­ra de­ci­dir acer­ca del cui­da­do per­so­nal de los hi­jos, men­cio­nar que la pa­re­ja del pa­dre es un hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.