Me­nor que ma­tó a mu­jer en bus te­nía ocho con­de­nas pre­vias

Jo­ven de 16 años que­dó en in­ter­na­ción pro­vi­so­ria tras ser for­ma­li­za­do. La víc­ti­ma re­ci­bió un ti­ro en la es­pal­da cuan­do el impu­tado asal­ta­ba a los pa­sa­je­ros.

La Tercera - - NACIONAL - Car­los Re­yes

Un dis­pa­ro que­bró la ru­ti­na a las 9.00, en la in­ter­sec­ción de Ca­lle G con Gam­bino en la co­mu­na de Re­co­le­ta. El ori­gen del in­ci­den­te era un bus del Tran­san­tia­go del re­co­rri­do B-22 y la víc­ti­ma, Ju­lia Or­tiz Yá­ñez (27), quien via­ja­ba a su tra­ba­jo en una pe­lu­que­ría ubi­ca­da en Vi­ta­cu­ra, tra­yec­to que no ter­mi­nó, por­que re­ci­bió un im­pac­to de ba­la en la es­pal­da, lue­go de que un me­nor de 16 años se subie­ra al vehícu­lo pa­ra asal­tar­lo.

De acuer­do a los an­te­ce­den­tes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co re­la­ta­dos en su for­ma­li­za­ción, el jo­ven de­te­ni­do subió al bus del Tran­san­tia­go y se ubi­có en los asien­tos de la par­te de atrás. Lue­go de un ra­to, se pa­ró y co­men­zó a gri­tar­les a los pa­sa­je­ros que en­tre­ga­sen sus ce­lu­la­res, mien­tras apun­ta­ba a la ca­be­za de la gen­te.

De acuer­do al fis­cal Hu­go Sal­días, la mu­jer, que fa­lle­ció ayer, asus­ta­da se pa­ró de su asien­to pa­ra ir a la ca­bi­na del cho­fer. En ese ins­tan­te el me­nor eje­cu­tó el dis­pa­ro, que le da por la es­pal­da y su cuer­po im­pac­tó una zo­na me­tá­li­ca del bus. Tras es­to, el jo­ven se asus­ta, se ba­ja y arran­ca del lu­gar.

“Se­gún los an­te­ce­den­tes pre­li­mi­na­res que te­ne­mos, el impu­tado se man­te­nía al in­te­rior del bus con un ar­ma con 33 mu­ni­cio­nes sin per­cu­tar. El ex­trae el ar­ma, in­ti­mi­da a 10 pa­sa­je­ros y los ame­na­za apun­tán­do­les en la ca­be­za y otras zo­nas del cuer­po. Lo­gra sus­traer un te­lé­fono ce­lu­lar a una de las víc­ti­mas. Pe­ro en el mo­men­to en que uno de los pa­sa­je­ros se pa­ra de su asien­to y se di­ri­ge ha­cia la ca­bi­na del con­duc­tor, es en ese ins­tan­te en que el impu­tado rea­li­za el dis­pa­ro, hi­rién­do­la”, di­jo Sal­días.

Lue­go del he­cho, la mu­jer he­ri­da fue tras­la­da­da rá­pi­da­men­te has­ta el hos­pi­tal San José ,don­de se le efec­tuó una se­rie de in­ter­ven­cio­nes pa­ra es­ta­bi­li­zar­la, pe­ro fa­lle­ció du­ran­te la tar­de.

Ca­ra­bi­ne­ros co­men­zó el ope­ra­ti­vo pa­ra dar con el pa­ra­de­ro del me­nor, quien fue de­te­ni­do en la puer­ta de su ca­sa, la que es­tá ubi­ca­da en el mis­mo sec­tor del asal­to. Se le en­con­tró el ar­ma uti­li­za­da y al­gu­nas de las es­pe­cies sus­traí­das.

El co­ro­nel Juan Car­los Ro­drí­guez, de la pre­fec­tu­ra San­tia­go Nor­te, sos­tu­vo que te­nía “te­nía un am­plio pron­tua­rio”. Aña­dió que el jo­ven ha­bría efec­tua­do el dis­pa­ro “pro­duc­to de que unos pa­sa­je­ros se ha­bían re­sis­ti­do al asal­to. A raíz de la frus­tra­ción, al des­cen­der por la par­te de atrás del bus, efec­túa un ti­ro sin pro­vo­ca­ción al­gu­na”.

Pron­tua­rio

De acuer­do a la fis­ca­lía, el de­te­ni­do te­nía ocho con­de­nas an­te­rio­res por ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do, ro­bo por sor­pre­sa, hur­to sim­ple y ho­mi­ci­dio ten­ta­do, de­li­to por el que man­te­nía una or­den de aprehen­sión emi­ti­da es­te año. La pe­na que de­bía en­fren­tar era dos años de li­ber­tad asis­ti­da y uno de in­ter­na­ción pro­vi­so­ria.

Du­ran­te la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción, la de­fen­sa del me­nor ma­ni­fes­tó que “no vi­sua­li­za un do­lo de ma­tar. Lo que se en­tien­de es que por te­mor y da­da la adre­na­li­na del mo­men­to efec­túa el dis­pa­ro, abre la puer­ta y sa­le”.

An­drea Or­tiz, pri­ma de la víc­ti­ma, in­di­có que ella te­nía un hi­jo de 10 años y que “an­tes de que mi pri­ma se des­ma­ya­ra lla­ma­ron a mi abue­la pa­ra avi­sar­le, así fue co­mo me en­te­ré”.

Otro de sus fa­mi­lia­res, Mar­cos Yá­ñez, se­ña­ló a la sa­li­da de la au­dien­cia, po­co an­tes de que se co­no­cie­ra la muer­te de Ju­lia Or­tíz, que “hoy se ha he­cho jus­ti­cia res­pec­to a un me­nor que es un ase­sino”.

El me­nor fue for­ma­li­za­do por even­tual ro­bo ca­li­fi­ca­do, por­te de ar­ma de fue­go y re­cep­ta­ción. Sin em­bar­go, la impu­tación se reali­zó an­tes de que la mu­jer mu­rie­ra, por lo que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co po­dría su­mar otro de­li­to en su con­tra.

El tri­bu­nal de­ter­mi­nó que de­be­rá que­dar en in­ter­na­ción pro­vi­so­ria.b

► El asal­to ocu­rrió ayer a las 9 de la ma­ña­na en Ca­lle G con Gam­bino, en la co­mu­na de Re­co­le­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.