Las coope­ra­ti­vas en la era di­gi­tal

La Tercera - - NEGOCIOS -

Se di­ce que la pri­me­ra coope­ra­ti­va na­ció en Roch­da­le, In­gla­te­rra, en 1844, en pleno desa­rro­llo de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Des­de en­ton­ces trans­cu­rrió la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX y to­do el si­glo XX, pe­río­do en el que el mo­de­lo coope­ra­ti­vo ha os­ci­la­do en­tre ser una res­pues­ta lo­cal a un pro­ble­ma que en­fren­ta un gru­po de per­so­nas con in­tere­ses afi­nes (co­mo el ac­ce­so a elec­tri­ci­dad, a tra­vés una coope­ra­ti­va eléc­tri­ca) y ser vis­to co­mo una al­ter­na­ti­va sis­té­mi­ca al ca­pi­ta­lis­mo –da­da su go­ber­nan­za de­mo­crá­ti­ca- y al so­cia­lis­mo es­ta­tal, da­do su ca­rác­ter de ini­cia­ti­va pri­va­da. La ex­pe­rien­cia coope­ra­ti­va a tra­vés del tiem­po es bien di­sí­mil se­gún sea el país de que se tra­te, pe­ro en to­das par­tes hoy se de­ba­te qué se pue­de es­pe­rar de las coope­ra­ti­vas en un mun­do que ha cam­bia­do tan­to en un pe­río­do re­la­ti­va­men­te bre­ve.

Un pri­mer re­to es ca­si for­mal. En la ac­tua­li­dad, los prin­ci­pios de aso­cia­ti­vi­dad, co­la­bo­ra­ción y ser­vi­cio so­cial que, en­tre otros, de­fi­nen a las coope­ra­ti­vas, ya no le son ex­clu­si­vos. Hoy hay múl­ti­ples for­mas de aso­cia­ti­vi­dad y co­la­bo­ra­ción en­tre pa­res que no se su­je­tan a la for­ma­li­dad le­gal de una coope­ra­ti­va sim­ple­men­te por­que son res­pues­tas es­pon­tá­neas de co­mu­ni­da­des de in­di­vi­duos o em­pre­sas que pre­fie­ren man­te­ner un gra­do im­por­tan­te de au­to­no­mía. Por otro la­do, las em­pre­sas B, con fo­co en el im­pac­to so­cial de su ac­ti­vi­dad, son tam­bién una op­ción vi­gen­te a las coope­ra­ti­vas en es­ta di­men­sión.

Pe­ro más allá de lo for­mal, la lu­cha en­tre las coope­ra­ti­vas y otras for­mas de or­ga­ni­za­ción se es­tá dan­do en te­rre­nos muy di­fe­ren­tes a los ha­bi­tua­les co­mo re­sul­ta­do de la di­gi­ta­li­za­ción de la so­cie­dad y, más en ge­ne­ral, por el avan­ce ver­ti­gi­no­so de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción (TIC). Uno de esos te­rre­nos es el de las eco­no­mías co­la­bo­ra­ti­vas de pla­ta­for­ma. Cuan­do pen­sa­mos en Uber, Airbnb y Wa­ze, por ejem­plo, nos ima­gi­na­mos que son mues­tras de co­la­bo­ra­ción “bue­na on­da” en­tre per­so­nas que dis­cu­rren so­bre una pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca abier­ta, pe­ro la ver­dad es que de­trás de ellas hay mo­de­los de ne­go­cios que se en­fo­can en la ma­xi­mi­za­ción de uti­li­da­des de los pro­pie­ta­rios de la pla­ta­for­ma, que son una mez­cla en­tre los in­no­va­do­res que em­pu­ja­ron la idea y gran­des fon­dos de in­ver­sión glo­ba­les or­ga­ni­za­dos en una so­cie­dad anó­ni­ma. El desafío en­ton­ces es cómo apro­ve­char la co­la­bo­ra­ción so­bre pla­ta­for­mas pa­ra con­cre­tar el idea­rio coope­ra­ti­vo. Hay va­rios ejem­plos que mues­tran que es­ta es tam­bién una opor­tu­ni­dad. En dis­tin­tas ciu­da­des del mun­do los ta­xis­tas se es­tán or­ga­ni­zan­do co­mo coope­ra­ti­vas pa­ra apro­ve­char los be­ne­fi­cios de pla­ta­for­mas que les per­mi­ten com­pe­tir con Uber y otras apli­ca­cio­nes. En Eu­ro­pa se han for­ma­do coope­ra­ti­vas de hos­te­rías, hos­ta­les y ho­te­les en al­gu­nas ciu­da­des que bus­can atraer clien­tes por me­dio de pla­ta­for­mas ad hoc que sur­gen co­mo res­pues­ta a Airnbnb y apli­ca­cio­nes si­mi­la­res. Pa­re­ce una lu­cha en­tre David y Go­liat, pe­ro se man­tie­ne vi­vo el es­pí­ri­tu coope­ra­ti­vo. Otros avan­ces de la era di­gi­tal, co­mo el desa­rro­llo de las pla­ta­for­mas Bloc­kChain (del ti­po de la que sos­tie­ne a Bit­coin y otras crip­to mo­ne­das) se­gu­ro que es una for­ma de ame­na­za a las coope­ra­ti­vas de aho­rro y cré­di­to (y tam­bién a los ban­cos), pe­ro por otro la­do abre la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar no­ta­ble­men­te el go­bierno cor­po­ra­ti­vo de las coope­ra­ti­vas pues­to que ta­les pla­ta­for­mas fa­ci­li­tan al­can­zar de­ci­sio­nes de con­sen­so en for­ma rá­pi­da y se­gu­ra en­tre los so­cios. Así mis­mo, el des­pla­za­mien­to de mano de obra que con­lle­va la ro­bo­ti­za­ción de pro­ce­sos pro­duc­ti­vos per­mi­te a las coope­ra­ti­vas plan­tear­se co­mo un ins­tru­men­to a la mano pa­ra agru­par a los des­pla­za­dos de mo­do de pro­veer­les de nue­vas ha­bi­li­da­des que fa­ci­li­ten su adap­ta­ción al cam­bio. Si la pri­me­ra coope­ra­ti­va na­ció en me­dio de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, las nue­vas coope­ra­ti­vas de­ben sur­gir co­mo par­te de las opor­tu­ni­da­des de la ac­tual Re­vo­lu­ción Di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.