Trump sor­pren­de al afir­mar que no des­car­ta la “op­ción mi­li­tar” pa­ra Ve­ne­zue­la

El Pre­si­den­te se­ña­ló que una in­ter­ven­ción “sin du­da es al­go que po­dría­mos con­si­de­rar”. Ano­che, la Can­ci­lle­ría chi­le­na re­cha­zó esa po­si­bi­li­dad.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Sa­las

“Ve­ne­zue­la no es­tá muy le­jos y la gen­te es­tá su­frien­do. Es­tán mu­rien­do. No des­car­ta­mos una op­ción mi­li­tar si fue­se ne­ce­sa­ria”, di­jo ayer Do­nald Trump, en un anun­cio ines­pe­ra­do y sor­pre­si­vo, des­de su club de golf en Bed­mins­ter, Nue­va Jer­sey, don­de se en­cuen­tra de va­ca­cio­nes. “Te­ne­mos mu­chas op­cio­nes pa­ra Ve­ne­zue­la, es nues­tro ve­cino. Es­ta­mos en to­do el mun­do, te­ne­mos tro­pas en to­do el mun­do, in­clu­yen­do lu­ga­res muy muy le­ja­nos”, in­sis­tió el Man­da­ta­rio. “Sin du­da es al­go que po­dría­mos con­si­de­rar”, di­jo, al re­fe­rir­se a una even­tual in­ter­ven­ción mi­li­tar. La ad­ver­ten­cia de Trump fue ca­li­fi­ca­da por el mi­nis­tro ca­ra­que­ño de De­fen­sa co­mo “un ac­to de lo­cu­ra”. En tan­to, el can­ci­ller He­ral­do Mu­ñoz se­ña­ló que, “reite­ran­do to­dos los tér­mi­nos de la De­cla­ra­ción de Li­ma so­bre Ve­ne­zue­la, el go­bierno de Chi­le re­cha­za ame­na­za de una in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la”.

Las de­cla­ra­cio­nes lle­gan en una se­ma­na mar­ca­da por la es­ca­la­da en las ten­sio­nes. El 31 de ju­lio, Trump ca­ta­lo­gó al Pre­si­den­te ve­ne­zo­lano de “dic­ta­dor”, lue­go que el go­bierno cha­vis­ta lle­va­ra a ca­bo su Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Días des­pués, el De­par­ta­men­to del Te­so­ro san­cio­nó al Man­da­ta­rio con­ge­lan­do sus ac­ti­vos ba­jo ju­ris­dic­ción es­ta­dou­ni­den­se y prohi­bió a cual­quier ciu­da­dano o en­ti­dad, ha­cer transac­cio­nes con él.

El miér­co­les, EEUU vol­vió a im­po­ner una ron­da de san­cio­nes a 8 fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos, en­tre ellos Adán Chá­vez, her­mano ma­yor del fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez (19992013), su­mán­do­se así a una lar­ga lis­ta de paí­ses que han con­de­na­do a Ma­du­ro.

El jue­ves, el man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano ins­tru­yó a su can­ci­ller a ini­ciar ges­tio­nes pa­ra sos­te­ner un en­cuen­tro o una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con Trump. “Le ra­ti­fi­co a Trump mi de­seo de res­ta­ble­cer re­la­cio­nes po­lí­ti­cas, y por la vía de la pa­la­bra te­ner re­la­cio­nes pú­bli­cas, nor­ma­les”, ase­gu­ró Ma­du­ro. “El Pre­si­den­te con gus­to con­ver­sa­rá con el lí­der de Ve­ne­zue­la tan pron­to la de­mo­cra­cia sea res­tau­ra­da”, fue ano­che la res­pues­ta de la Ca­sa Blan­ca.

A me­dia­dos de fe­bre­ro, a po­co de asu­mir la Pre­si­den­cia, Trump re­ci­bió a Li­lian Tin­to­ri, la es­po­sa del lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez, quien es­tá ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio. “Di­le a Ve­ne­zue­la que no es­tá so­la y que es­toy con el pue­blo”, ase­gu­ró Tin­to­ri que le co­men­tó Trump, en una en­tre­vis­ta con El País.

A fi­nes de abril y lue­go que Ve­ne­zue­la anun­cia­ra su re­ti­ro de la OEA, Trump vol­vió a cri­ti­car al go­bierno de Ma­du­ro. “Ve­ne­zue­la es un desas­tre, un desas­tre. La si­tua­ción que se vi­ve es muy tris­te”, ase­gu­ró en ese en­ton­ces.

Si bien Es­ta­dos Uni­dos ha si­do el país que ha lle­ga­do más le­jos al anun­ciar me­di­das con­tra Ve­ne­zue­la, la elec­ción e ins­ta­la­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de Ma­du­ro, ge­ne­ró una ola de re­cha­zo in­ter­na­cio­nal, des­de la Unión Eu­ro­pea a la OEA.

El cer­co in­ter­na­cio­nal so­bre Ma­du­ro con­cre­tó un im­por­tan­te pa­so el mar­tes, cuan­do 12 paí­ses de A. La­ti­na (ade­más de Ca­na­dá) fir­ma­ron la De­cla­ra­ción de Li­ma, me­dian­te la cual se des­co­no­ce la Cons­ti­tu­yen­te y to­das las de­ci­sio­nes que de ella de­ri­ven.

¿Es­tá so­lo Ma­du­ro?

Pe­ro el go­bierno de Ma­du­ro aún con­ser­va im­por­tan­tes apo­yos in­ter­na­cio­na­les. El Man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano cuen­ta, por ejem­plo, con sus so­cios in­con­di­cio­na­les: Bo­li­via, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba. Ecua­dor tam­bién ex­pre­só su res­pal­do a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te.

Ma­du­ro si­gue tam­bién con­tan­do con el apo­yo del Al­ba, fun­da­da en 2004 por Ve­ne­zue­la, Cu­ba y otros paí­ses de la re­gión y el Ca­ri­be y que des­de 2006 in­cor­po­ra el lla­ma­do Tra­ta­do de Co­mer­cio de los Pue­blos, al­ter­na­ti­va a los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio fir­ma­dos por otros go­bier­nos.

Los alia­dos in­ter­na­cio­na­les le han per­mi­ti­do a Ma­du­ro blo­quear o al me­nos re­tra­sar me­di­das más du­ras en la OEA. Aquí los paí­ses del Ca­ri­be han te­ni­do un rol cla­ve pa­ra im­pe­dir que el or­ga­nis­mo regional adop­te me­di­das más du­ras. La cer­ca­nía con el Ca­ri­be y el res­to del Al­ba se for­ta­le­ció du­ran­te el go­bierno de Hu­go Chá­vez, gra­cias a la en­tre­ga de cru­do a pre­cio pre­fe­ren­cial.

“Cuen­tan con su apo­yo po­lí­ti­co, pe­ro es­tos paí­ses es­tán pa­gan­do fa­vo­res de fi­nan­cia­mien­to y re­ga­los que han re­ci­bi­do de Ve­ne­zue­la”, ase­gu­ró a el eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano, Mi­guel Ve­lar­de.

Fue­ra de la re­gión, Ma­du­ro cuen­ta con el apo­yo de dos po­ten­cias: Ru­sia y Chi­na. Am­bos paí­ses cuen­tan con ca­pa­ci­dad de ve­to en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU y un fuer­te in­te­rés eco­nó­mi­co en el sec­tor pe­tro­le­ro ve­ne­zo­lano.

“(Ma­du­ro) jus­ti­fi­ca­rá que otros ac­to­res in­de­sea­bles lle­nen el va­cío de­ja­do por Es­ta­dos Uni­dos, me re­fie­ro a Ru­sia y a Chi­na. Ve­ne­zue­la en­con­tra­rá al ca­bo de un tiem­po otros clien­tes pa­ra su cru­do”, ase­gu­ró a el po­li­tó­lo­go ve­ne­zo­lano Ro­ger San­to­do­min­go. En ese sen­ti­do, la agen­cia Reuters re­ve­ló ayer que Ve­ne­zue­la “es­tá re­cu­rrien­do ca­da vez con más fuer­za a Ru­sia en bus­ca de di­ne­ro y cré­di­to”.b

La Ter­ce­ra

La Ter­ce­ra

► El Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro par­ti­ci­pa en un ac­to de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, el jue­ves en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.