Was­hing­ton vs. Pyong­yang

La Tercera - - MUNDO - Por Ming­hao Zhao

Do­nald Trump es­tá per­dien­do la pa­cien­cia con Co­rea del Nor­te. Con en­cen­di­das pa­la­bras, inusua­les pa­ra un Pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, ad­vir­tió que si Pyong­yang vuel­ve a ame­na­zar con ata­car a Es­ta­dos Uni­dos, ha­brá res­pues­ta, con “fue­go y fu­ria co­mo el mun­do nun­ca ha vis­to”. Ha­ga lo que ha­ga, Trump de­be com­pren­der que nun­ca hu­bo tan­to en jue­go, no so­lo pa­ra la pe­nín­su­la co­rea­na, sino tam­bién pa­ra la re­la­ción de Es­ta­dos Uni­dos con Chi­na.

Las úl­ti­mas dos prue­bas nor­co­rea­nas de mi­si­les ba­lís­ti­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les, efec­tua­das el mes pa­sa­do, ha­cen pen­sar que el país ya cuen­ta con ca­pa­ci­dad pa­ra gol­pear el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de EE.UU. La Agen­cia de In­te­li­gen­cia pa­ra la De­fen­sa es­ta­dou­ni­den­se con­clu­yó que es muy pro­ba­ble que Co­rea del Nor­te ya ha­ya desa­rro­lla­do una oji­va nu­clear mi­nia­tu­ri­za­da que ca­bría en uno de esos mi­si­les.

El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU aca­ba de apro­bar por una­ni­mi­dad las san­cio­nes más du­ras que se ha­yan apli­ca­do a Co­rea del Nor­te, con la es­pe­ran­za de pre­sio­nar al pe­que­ño país pa­ra que re­nun­cie a su pro­gra­ma de ar­mas nu­clea­res. La re­so­lu­ción prohí­be las ex­por­ta­cio­nes nor­co­rea­nas de car­bón, hie­rro, mi­ne­ral de hie­rro, plo­mo, mi­ne­ral de plo­mo y pro­duc­tos pes­que­ros, que en con­jun­to equi­va­len a un ter­cio de los es­ca­sos 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res que in­gre­san el país ca­da año.

Pe­ro has­ta aho­ra,las san­cio­nes no pa­re­cen ha­ber te­ni­do el efec­to desea­do. Co­rea del Nor­te ame­na­zó con ven­gar­se “mil ve­ces” de Es­ta­dos Uni­dos, lo que in­clu­ye ata­car el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se de Guam en el Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal, y reite­ró la pro­me­sa de no en­tre­gar nun­ca su ar­se­nal nu­clear.

Por su­pues­to, lo me­jor pa­ra el mun­do si­gue sien­do evi­tar esa pe­lea, al­go que has­ta la im­pe­tuo­sa ad­mi­nis­tra­ción Trump pa­re­ce re­co­no­cer. Pe­ro pa­ra eso ha­rá fal­ta co­la­bo­ra­ción de Chi­na, y el go­bierno de Trump hi­zo to­do lo po­si­ble por po­nér­se­la en con­tra.

Por ser su prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, Chi­na tie­ne mu­cho po­der so­bre Co­rea del Nor­te. Bas­ta que de­je de im­por­tar­le car­bón (a lo que es­tá obli­ga­da con­for­me a la re­so­lu­ción del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad) pa­ra re­du­cir los in­gre­sos nor­co­rea­nos por ex­por­ta­cio­nes de es­te año en US$ 400 mi­llo­nes (aun­que la me­di­da tam­bién le sal­dría ca­ra a Bei­jing).

Pe­ro Chi­na tie­ne se­rias re­ser­vas so­bre la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se ha­cia Co­rea del Nor­te. Por ejem­plo, se opo­ne ter­mi­nan­te­men­te al des­plie­gue en Co­rea del Sur del sis­te­ma an­ti­mi­si­lís­ti­co THAAD por­que afec­ta­ría su pro­pia se­gu­ri­dad.

En abril, el se­na­dor John McCain di­jo que Co­rea del Nor­te en­fren­ta a Es­ta­dos Uni­dos a una “cri­sis de los mi­si­les cu­ba­nos en cá­ma­ra len­ta”. La ana­lo­gía es bue­na, pe­ro tie­ne un error: la si­tua­ción ya no tie­ne na­da de len­ta. Es me­jor que el go­bierno de Trump se apu­re.

► Re­tra­tos de Kim Il Sung y Kim Jong Il.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.