La “turismofobia” se to­ma Eu­ro­pa

El “tu­ris­mo im­pa­ra­ble” ha pues­to en aler­ta a dis­tin­tas ciu­da­des y paí­ses eu­ro­peos, que bus­can soluciones pa­ra la con­vi­ven­cia en­tre los vi­si­tan­tes y los re­si­den­tes.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Sa­las Por lo mis­mo se han ge­ne­ra­do dis­tin­tos mo­vi­mien­tos ciu­da­da­nos que bus­can li­mi­tar el tu­ris­mo co­mo “No Gran­di Na­vi”, que de­nun­cia la con­ta­mi­na­ción y el im­pac­to vi­sual que pro­vo­can los más de 1.000 cru­ce­ros anua­les que lle­gan a la ciu­dad y l

“Gau­dí te odia”. La fra­se apa­re­ció en ma­yo en una de las prin­ci­pa­les es­ca­le­ras que dan al fa­mo­so Par­que Güell, una de las obras más icó­ni­cas del ar­qui­tec­to An­to­ni Gau­dí y uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de Bar­ce­lo­na.

En 2016, 2,9 mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­ta­ron ese si­tio. Pe­ro la ci­fra es­tá le­jos de los nue­ve mi­llo­nes que al­can­zó a re­ci­bir anual­men­te has­ta 2013, año en que las au­to­ri­da­des lo­ca­les co­men­za­ron a im­ple­men­tar una re­gu­la­ción pa­ra evi­tar la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca y pri­vi­le­giar así la con­ser­va­ción del par­que.

Pe­ro la dis­mi­nu­ción de los vi­si­tan­tes no im­pi­dió las que­jas de los re­si­den­tes que vi­ven en las ca­lles ad­ya­cen­tes del par­que. La fra­se so­bre Gau­dí es­tu­vo acom­pa­ña­da de otras aún más con­tro­ver­ti­das –in­clu­so en otros idio­mas- co­mo Tou­ris­mus Macht Frei (el tu­ris­mo os ha­rá li­bres) y Tou­rist go ho­me (tu­ris­ta, vuel­ve a ca­sa).

Tex­tos si­mi­la­res han apa­re­ci­do tam­bién en los al­re­de­do­res de otros im­per­di­bles de la ur­be, co­mo La Ba­sí­li­ca de la Sa­gra­da Fa­mi­lia o La Ram­bla. Tam­bién se han de­to­na­do al­gu­nas pro­tes­tas ciu­da­da­nas pa­ra exi­gir la li­mi­ta­ción de los tu­ris­tas.

Trein­ta mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­ta­ron Bar­ce­lo­na en 2016 y el tu­ris­mo preo­cu­pa mu­chí­si­mo a sus re­si­den­tes. Se­gún re­ve­ló el Ba­ró­me­tro Se­mes­tral del Ayun­ta­mien­to, el ex­ce­so de tu­ris­tas es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción pa­ra el 19% de los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad. En ju­nio de 2015, se­gún in­di­ca el dia­rio El País, la ci­fra era de 5,3%.

Una de las gran­des ra­zo­nes del au­men­to de tu­ris­tas en las ciu­da­des eu­ro­peas se de­be a la di­ver­si­fi­ca­ción de las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to, la en­tra­da en es­ce­na de pla­ta­for­mas on­li­ne co­mo Airbnb (pa­ra pu­bli­car y re­ser­var ha­bi­ta­cio­nes o vi­vien­das pri­va­das) que han po­di­do has­ta do­blar la ca­pa­ci­dad de alo­ja­mien­to en gran­des ciu­da­des.

La al­cal­día tie­ne una gue­rra abier­ta con Airbnb des­de que Ana Co­lau lle­gó al po­der en 2015. No só­lo le ha apli­ca­do mul­tas (la úl­ti­ma de 600.000 eu­ros), sino que la ciu­dad cuen­ta tam­bién con un gru­po de ins­pec­to­res que se de­di­can a com­pro­bar que quie- nes arrien­den sus vi­vien­das a tu­ris­tas cuen­ten con una li­cen­cia es­pe­cial.

El ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na apro­bó en enero un plan que prohí­be la aper­tu­ra de nue­vos ho­te­les en los pun­tos más tu­rís­ti­cos pa­ra dis­tri­buir a los vi­si­tan­tes de ma­ne­ra más uni­for­me y en si­tios más ale­ja­dos. La me­di­da no tie­ne pre­ce­den­tes en el Vie­jo Con­ti­nen­te, ya que és­ta no per­mi­te la cons­truc­ción de nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos aún si los que ya exis­ten, des­apa­re­cen.

Fenómeno eu­ro­peo

Bar­ce­lo­na es só­lo uno de los ejem­plos de una cre­cien­te ola de “turismofobia”, que se per­ci­be en una se­rie de ciu­da­des eu­ro­peas que es­tán plan­tean­do li­mi­tar el sec­tor tu­rís­ti­co. Tal es el ca­so de Pal­ma de Ma­llor­ca, Se­vi­lla, San­tia­go de Com­pos­te­la, Va­len­cia, Ma­drid e Is­las Ba­lea­res.

Tam­bién la ciu­dad ita­lia­na de Ve­ne­cia ha­ce años que su­fre de un éxo­do de sus ha­bi­tan­tes del cen­tro ur­bano por el al­za en los al­qui­le­res y el ex­ce­so de tu­ris­tas.

Es­te año la fa­mo­sa ur­be con­ta­bi­li­zó el me­nor nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de su his­to­ria mo­der­na: 55.000. En mar­zo de 2008 ha­bía más de 60.000 ha­bi­tan­tes. Al­gu­nos de­mó­gra­fos pre­di­cen que pa­ra 2030 ca­si no ha­brá re­si­den­tes vi­vien­do a tiem­po com­ple­to en la ciu­dad. Trein­ta mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­tan Ve­ne­cia ca­da año.

Cin­que Te­rre

Ro­ma

Ams­ter­dam

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.