Un tan­que ex­tra­via­do

Au­sen­te den­tro de la can­cha y her­mé­ti­co fue­ra de ella. Ne­ce­sa­rio en la in­ti­mi­dad del ca­ma­rín, pe­ro cues­tio­na­do por los hin­chas y pres­cin­di­ble en el rec­tán­gu­lo de jue­go. San­tia­go Silva, el ros­tro im­pa­si­ble de la de­sola­ción.

La Tercera - - DEPORTES - Por De­nís Fer­nán­dez

Tras 205 días sin no­ti­cias de Silva, es ló­gi­co que has­ta al hin­cha más es­toi­co se le aca­be ago­tan­do la pa­cien­cia. Y es­tá su­ce­dien­do. Por­que el ve­te­rano de­lan­te­ro uru­gua­yo, que en di­ciem­bre cum­pli­rá 37 años, fue re­clu­ta­do por la UC con una mi­sión: ha­cer go­les. Y lle­va ape­nas cin­co. Cin­co en 22 par­ti­dos ofi­cia­les. Cin­co en más de seis me­ses. Uno ca­da cua­tro par­ti­dos y ni si­quie­ra eso. Un 0,23 de pro­me­dio.

Es miér­co­les en San Car­los y la UC, que no co­no­ce aún la vic­to­ria en el Tran­si­ción, es­tá ca­yen­do por la cuen­ta mí­ni­ma an­te Ran­gers en la vuel­ta de die­ci­sei­sa­vos de la Co­pa Chi­le. Silva es su­plen­te por pri­me­ra vez es­te se­mes­tre. Se tra­ta del ar­ti­lle­ro es­tre­lla del equi­po, que lle­gó a la pre­cor­di­lle­ra con la vi­to­la de lí­der na­tu­ral, de go­lea­dor im­pla­ca­ble y em­pe­der­ni­do. Pe­ro no es del to­do nue­vo pa­ra él, que su­po ha­cer de la pa­cien­cia vir­tud otras ve­ces.

Na­ci­do el 9 de di­ciem­bre de 1980 en el ba­rrio Fra­ter­ni­dad de Mon­te­vi­deo, en el seno de una fa­mi­lia de cla­se me­dia -sin gran­des apu­ros, pe­ro tam­bién sin ex­ce­si­vos desaho­gos-, el de­lan­te­ro, hi­jo de un es­for­za­do ce­rra­je­ro, fue cons­tru­yen­do su di­la­ta­da ca­rre­ra pel­da­ño a pel­da­ño. Vis­tió, en sus ini­cios en Uru­guay, las ca­mi­se­tas de Cen­tral Es­pa­ñol, Ri­ver Pla­te, De­fen­sor Spor­ting y Na­cio­nal, pe­ro le to­có des­pués deam­bu­lar por la Se­gun­da ale­ma­na, fi­gu­rar en la nó­mi­na de clu­bes por­tu­gue­ses de se­gun­da fi­la y tra­gar­se cam­peo­na­tos en­te­ros des­de la ban­ca en Bra­sil e Ita­lia an­tes de ha­cer­se un nom­bre co­mo go­lea­dor en Ar­gen­ti­na. Fue allí, tar­de, pe­ro a tiem­po, don­de lle­gó su con­sa­gra­ción. “De su ren­di­mien­to de­por­ti­vo po­co se pue­de de­cir. El club fue cam­peón una so­la vez en sus más de 100 años de his­to­ria, y San­tia­go fue el go­lea­dor de ese tor­neo. Ima­gí­ne­se, el re­cuer­do no pue­de ser me­jor”. El que ha­bla es Ale­jan­dro Gri­ge­ra, vi­ce­pre­si­den­te de Ban­fi­eld, el equi­po al que el Tan­que guió ha­cia su úni­co tí­tu­lo de li­ga ha­ce hoy ocho años, en el Aper­tu­ra 2009.

En San Car­los se han con­su­mi­do ya 34 mi­nu­tos cuan­do Ma­rio Sa­las or­de­na a to­dos los in­te­gran­tes de la ban­ca que co­mien­cen a rea­li­zar tra­ba­jo pre­com­pe­ti­ti­vo. Ata­via­do con un go­rro azul de la­na y sin per­der de­ta­lle de lo que su­ce­de en la can­cha, Silva co­mien­za a ejer­ci­tar­se. Dos mi­nu­tos más tar­de, Es­pi­no­sa lo­gra el em­pa­te pa­ra la UC y el de­lan­te­ro lo ce­le­bra con ra­bia. Po­co des­pués, es Buo­na­not­te -uno de sus gran­des con­fi­den­tes- el que ha­ce el se­gun­do. Y el Tan­que al­za sus lar­gos bra­zos des­de la dis­tan­cia pa­ra fe­li­ci­tar­lo, en un ges­to car­ga­do de com­pli­ci­dad.

No es fá­cil ver son­reír a San­tia­go Silva. Tam­po­co lle­gar a des­ci­frar­lo por com­ple­to. Pe­ro su apa­rien­cia tos­ca, en oca­sio­nes ca­si ate­rra­do­ra -di­cen- no es más que una fa­cha­da, un dis­fraz. “Es muy es­pon­tá­neo, pe­ro en su es­ta­do de áni­mo in­flu­ye mu­cho su ren­di­mien­to de­por­ti­vo. Acá en Ar­gen­ti- muy di­rec­to”. Los pro­pios tra­ba­ja­do­res de la UC des­ta­can, por en­ci­ma de to­do, su hu­mil­dad, “pe­se al car­tel que tie­ne”. “Es una per­so­na ama­ble, de­fe­ren­te, que le ha ve­ni­do bien ín­ti­ma­men­te al ca­ma­rín, por­que es muy que­ri­do. Es un hom­bre cul­to y con una aten­ción pre­fe­ren­te con la gen­te más hu­mil­de”, ex­pli­can. Pe­ro re­co­no­cen que, en los úl­ti­mos tiem­pos, un ric­tus de frus­tra­ción re­co­rre su im­per­tur­ba­ble ros­tro.

En la can­cha, su de­ses­pe­ra­ción a me­di­da que el cro­nó­me­tro avan­za, es evi­den­te. Pe­ro el arie­te no lo pa­ga con sus com­pa­ñe­ros. En la úl­ti­ma ac­ción, con la UC ya cla­si­fi­ca­da, Silva ba­ja a de­fen­der un cór­ner. Y tras el pi­ta­zo fi­nal es el pri­me­ro en so­li­ci­tar a sus com­pa­ñe­ros que se agru­pen pa­ra sa­lu­dar des­de el círcu­lo cen­tral. Los fe­li­ci­ta uno a uno an­tes de mar­char­se, pe­ro cuan­do es­tá a pun­to de per­der­se por el tú­nel de ca­ma­ri­nes, una úl­ti­ma con­sig­na in­ti­mi­da­to­ria lo de­vuel­ve a la cru­da reali­dad. Pro­vie­ne de la tri­bu­na: “Haz go­les, pe­lao hueón. Es­to es Ca­tó­li­ca”. En la zo­na mix­ta rehú­sa ha­cer de­cla­ra­cio­nes. Otra no­che más no ha si­do su no­che.

“San­tia­go es así, es su ca­rác­ter. Si es­tá bien, es­tá bien, y si al­go no le gus­ta, lo ha­ce sa­ber. Siem­pre fue así. No es un ju­ga­dor ven­dehu­mo que vaya a lla­mar a la pren­sa cuan­do las co­sas le va­yan bien. Él no an­da con vuel­tas”, con­clu­ye Ale­jan­dro Gri­ge­ra. Es­ta tar­de, an­te Ever­ton, el Tan­que im­pa­si­ble, el hi­jo del ce­rra­je­ro, vol­ve­rá a ver el par­ti­do des­de la ban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.