“San­tia­go es un ju­ga­dor cha­pa­do a la an­ti­gua, muy fa­mi­liar y muy di­rec­to”.

La Tercera - - DEPORTES -

na le de­cían el Lo­co Silva y se ha­bla­ba siem­pre de él co­mo un lo­co lin­do, por­que lle­vó una vi­da muy re­ser­va­da, no se lo veía en dis­co­te­cas ni le gus­ta­ba de­ma­sia­do la jo­da, por así de­cir­lo”, des­cla­si­fi­can des­de el en­torno de Bo­ca Ju­niors, el club de ma­yor al­cur­nia de los 16 que ha de­fen­di­do has­ta la fe­cha.

La se­gun­da mi­tad arran­ca en el feu­do de Las Con­des con to­dos los su­plen­tes cru­za­dos ca­len­tan­do jun­to a la lí­nea de cal. La UC ya tie­ne el pa­se a oc­ta­vos en el bol­si­llo, pe­ro la úni­ca cal­va que se vis­lum­bra so­bre el te­rreno si­gue sien­do la del juez, Cé­sar Deis­chler. En el mi­nu­to 72, lle­ga el turno de Silva. Lo re­ci­ben con pi­fias. “Pu­ta, va­mos a per­der”, vo­ci­fe­ra, en tono iró­ni­co, un hin­cha cru­za­do. El arie­te arran­ca con ga­nas, pe­ro el par­ti­do es­tá de­ci­di­do (3-1) y el equi­po no bus­ca ya con la mis­ma in­ten­si­dad el ar­co con­tra­rio.

En La­nús, el clá­si­co ri­val de Ban­fi­eld en el sur del Gran Bue­nos Ai­res, tam­bién co­no­cen a San­tia­go Silva. Allí se pro­cla­mó cam­peón de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na en 2013, y de allí se mar­chó des­pués ro­dea­do de po­lé­mi­ca, tras ser apar­ta­do del equi­po y ne­gar­se más tar­de a sen­tar­se en la ban­ca. Lo des­cri­ben de la si­guien­te ma­ne­ra: “Es un ju­ga­dor muy ce­rra­do, de po­cas pa­la­bras. Un ti­po re­ser­va­do, me­dio par­ti­cu­lar, con un ca­rác­ter muy es­pe­cial. Se le no­ta a ve­ces enoja­do y uno no sa­be cómo en­trar­le, pe­ro al fi­nal es un ti­po nor­mal”.

Pe­ro al ti­po nor­mal no es­tán ter­mi­nan­do de sa­lir­le las co­sas en la llu­vio­sa no­che pre­cor­di­lle­ra­na. Y los pi­tos dan pa­so a las ri­sas ma­lé­vo­las en la tri­bu­na cuan­do una des­coor­di­na­ción su­ya en una ac­ción con Jeis­son di­la­pi­da un con­tra­gol­pe. Con la mi­ra­da ga­cha, el de­lan­te­ro co­mien­za a de­ses­pe­rar­se. Su cuer­po, por pu­ra iner­cia, con­ti­núa bus­can­do el des­mar­que, pe­ro su men­te pa­re­ce es­tar pi­dien­do a gri­tos que se aca­be el su­pli­cio. La no­che em­pie­za a tor­nar­se gé­li­da y el Tan­que es ya un gi­gan­te que no asus­ta. Sus com­pa­ñe­ros, sin em­bar­go, si­guen bus­cán­do­lo, in­clu­so sin ser la me­jor op­ción. Pe­ro no hay ma­ne­ra.

Cuen­tan sus alle­ga­dos que el uru­gua­yo es un ju­ga­dor “muy cha­pa­do a la an­ti­gua, muy fa­mi­liar y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.