La muer­te y el aban­dono son dos de los te­mas que la me­xi­ca­na Laia Ju­fre­sa abor­da en una no­ve­la ori­gi­nal, no exen­ta de hu­mor, y lle­na de per­so­na­jes en­tra­ña­bles P

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Juan Ma­nuel Vial

ubli­ca­da en Mé­xi­co el año 2015, y aho­ra en Chi­le, la no­ve­la Uma­mi, de Laia Ju­fre­sa, sor­pren­de por dis­tin­tos flan­cos. El pri­me­ro, el más evi­den­te, es que es­tá es­cri­ta con ofi­cio, sol­tu­ra, pro­fun­di­dad y hu­mor, al­go que tie­ne di­fe­ren­tes ma­ti­ces y un va­lor múl­ti­ple, pues­to que son va­rias las vo­ces, in­fan­ti­les y adul­tas, que dan vi­da a los en­tra­ña­bles per­so­na­jes que ha­bi­tan el con­do­mi­nio Cam­pa­na­rio. La im­pe­ca­ble es­truc­tu­ra del li­bro –ágil, im­pre­de­ci­ble, con­te­ni­da– guar­da mu­cha re­la­ción con el or­den ar­qui­tec­tó­ni­co del lu­gar: se tra­ta de cin­co ca­sas que emu­lan la dis­tri­bu­ción de los cin­co sa­bo­res que dis­tin­gue la len­gua humana: dul­ce, áci­do, amar­go, sa­la­do y uma­mi, “el quin­to sa­bor”, que só­lo se co­no­cía en Ja­pón has­ta que el an­tro­pó­lo­go Al­fon­so Se­mi­tiel, el crea­dor y due­ño del con­do­mi­nio, ayu­dó a di­fun­dir en Oc­ci­den­te.

“Se­mi­tiel se jac­ta­ba en ge­ne­ral de la cons­truc­ción que hi­zo so­bre las rui­nas de la man­sión de sus abue­los y, en par­ti­cu­lar, de los nom­bres que eli­gió pa­ra las ca­sas”. En la Ca­sa Amar­go vi­ve Dul­ce Ma­ri­na, una pin­to­ra jo­ven, li­ge­ra­men­te ines­ta­ble, que de­mues­tra un ta­len­to es­pe­cial pa­ra in­ven­tar pa­la­bras ba­sa­das en co­lo­res:

“Ver­da­je es el co­lor del dis­cur­so eco­ló­gi­co: el ver­de chan­ta­je”. La Ca­sa Sa­la­do la ha­bi­ta la fa­mi­lia com­pues­ta por dos mú­si­cos de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal, Lin­da y Víc­tor, más sus hi­jos: Ana, Theo y Ol­mo (Luz, la más pe­que­ña, mu­rió po­co tiem­po atrás en un ac­ci­den­te la­cus­tre). En la Ca­sa Dul­ce fun­cio­na la aca­de­mia de mú­si­ca de Lin­da y Víc­tor, mien­tras que en la Ca­sa Áci­do mo­ran Pi­na y su pa­dre, Be­to (Che­la, la ma­dre, los aban­do­nó). Fi­nal­men­te, la Ca­sa Uma­mi la ocu­pa Se­mi­tiel, viu­do in­con­so­la­ble de Noe­lia Var­gas Var­gas y cui­da­dor de dos mu­ñe­cas re­na­ci­das que per­te­ne­cían a ella (en su mo­men­to, las re­na­ci­das fue­ron unas es­pe­cies de sus­ti­tu­tos de los hi­jos que la pa­re­ja no pu­do te­ner).

A par­tir de la des­crip­ción re­cién he­cha, no es di­fí­cil per­ca­tar­se que la muer­te y el aban­dono son dos de los te­mas que Ju­fre­sa abor­da con es­pe­cial in­te­rés en Uma­mi. El asun­to no ten­dría ma­yor tras­cen­den­cia, por cier­to, si es que la au­to­ra no hu­bie­se ago­ta­do las po­si­bi­li­da­des in­da­ga­to­rias des­de di­ver­sos pun­tos de vis­ta o va­lién­do­se de in­ten­si­da­des va­ria­bles. El gran lo­gro de es­ta no­ve­la es ha­ber crea­do in­di­vi­dua­li­da­des me­mo­ra­bles a par­tir de re­la­tos frag­men­ta­dos y vai­ve­nes tem­po­ra­les que en un prin­ci­pio pue­den pa­re­cer ar­bi­tra­rios, pe­ro que al fi­nal dan cuen­ta de un di­se­ño sa­gaz y cui­da­do­so.

El en­torno her­mé­ti­co que ofre­ce una ve­cin­dad pe­que­ña –“pri­va­da” se les di­ce en Mé­xi­co– re­sul­ta un es­ce­na­rio ideal pa­ra el cru­ce cer­cano de per­so­na­jes, re­la­tos y emo­cio­nes, y Ju­fre­sa le sa­ca un tre­men­do par­ti­do a es­ta sin­gu­lar co­mu­ni­dad de ex­cén­tri­cos. Sin em­bar­go, dos per­so­na­jes so­bre­sa­len, no de­bi­do a cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les com­pa­ra­das con las del res­to, sino a que son los que más na­rran en pri­me­ra per­so­na y a que lo ha­cen con ad­mi­ra­ble ta­len­to.

Me re­fie­ro a la preado­les­cen­te Ana y a Al­fon­so Se­mi­tiel, cóm­pli­ces, ami­gos y deu­dos: la mu­jer del due­ño del con­do­mi­nio mu­rió ca­si al mis­mo tiem­po que Luz, la her­ma­ni­ta de Ana: “Los nú­me­ros nos de­ja­ron tu­ru­la­tos cuan­do, el mis­mo año que mu­rió mi mu­jer, de cin­cuen­ta y cin­co años, mu­rió la hi­ji­ta de mi in­qui­li­na, que te­nía cin­co”. Tras la muer­te de Luz, Ana le­yó com­pul­si­va­men­te to­do lo que ca­yó en sus ma­nos acer­ca de muer­tes y lu­tos. Y se­ma­nal­men­te le ha­cía un re­su­men a Al­fon­so: “Nues­tros due­los, me ex­pli­có un domingo, el su­yo por su her­ma­na, el mío por ti, eran do­lor lim­pio. En cam­bio, si nos do­lía, por ejem­plo, no gus­tar­le a un ni­ño, ese era do­lor su­cio, por­que no­más nos lo es­tá­ba­mos in­ven­tan­do en la men­te, por­que de he­cho no sa­bía­mos, no po­día­mos sa­ber si le gus­tá­ba­mos o no al ni­ño en cues­tión”. La co­mu­nión en­tre la in­fan­cia y la adul­tez es otro de los acier­tos con­mo­ve­do­res de Uma­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.