“Ed­ward Said ha­lla­ba en la mú­si­ca la tras­cen­den­cia que no tie­nen otras ar­tes”

La viu­da del des­ta­ca­do in­te­lec­tual de ori­gen pa­les­tino co-fun­da­dor de la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra es­tu­vo en Chi­le jun­to a Da­niel Ba­ren­boim.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Ca­tor­ce años han pa­sa­do des­de la muer­te de Ed­ward Said (1935-2003), el emi­nen­te in­te­lec­tual y pro­fe­sor de Co­lum­bia que ayu­dó a des­te­rrar va­rios es­te­reo­ti­pos acer­ca de la cul­tu­ra ára­be, y sus sue­ños aún si­guen sien­do va­gas es­pe­ran­zas en Me­dio Orien­te. Uno de ellos, que la Or­ques­ta West-Eas­tern Di­van se pre­sen­ta­se en to­dos los paí­ses ára­bes, es­tá más le­jos que nun­ca de con­cre­tar­se. Des­de 2003 has­ta hoy las co­sas han em­peo­ra­do has­ta la au­sen­cia to­tal de diá­lo­go en­tre pa­les­ti­nos e is­rae­líes, y la viu­da de del au­tor de Orien­ta­lis­mo, Ma­riam C. Said, tie­ne cla­ra aque­lla som­bría pe­lí­cu­la. Na­ci­da en Bei­rut (El Lí­bano) y re­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos, Said es la vi­ce­pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Ba­ren­boim-Said, el or­ga­nis­mo ba­jo cu­yo ale­ro fun­cio­na la or­ques­ta, la Aca­de­mia Ba­ren­boim-Said y el Cen­tro de Mú­si­ca Ba­ren­boim-Said de Ra­ma­llah. Es­tu­vo en Chi­le acom­pa­ñan­do a la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra, que Da­niel Ba­ren­boim di­ri­gió el miér­co­les a ta­ble­ro lleno en el Tea­tro de Cor­pAr­tes.

Por pri­me­ra vez en Chi­le, apro­ve­chó de vi­si­tar San­tia­go y a me­dia tar­de, en el Club Pa­les­tino, ofre­ció es­ta en­tre­vis­ta a La Ter­ce­ra.

¿Cómo era el cli­ma po­lí­ti­co en 1999, cuan­do su es­po­so y Da­niel Ba­ren­boim crea­ron la or­ques­ta?

La si­tua­ción en Me­dio Orien­te era bas­tan­te me­jor que aho­ra. Cuan­do mi es­po­so mu­rió en 2003 (a los 67 años a cau­sa de una leu­ce­mia), él es­ta­ba se­gu­ro de que pron­ta­men­te la or­ques­ta iba a to­car en to­dos los paí­ses ára­bes. Por su­pues­to, eso nun­ca su­ce­dió. Vino la Se­gun­da Gue­rra de El Lí­bano en 2006 y las co­sas em­pe­za­ron

a em­peo­rar rá­pi­da­men­te .

¿Quién tu­vo la idea de la or­ques­ta: Ed­ward Said o Da­niel Ba­ren­boim?

No es tan fá­cil de­cir eso. An­tes de la or­ques­ta, Da­niel y Ed­ward ha­bían he­cho va­rias con­fe­ren­cias jun­tos. Fue­ron un éxi­to. To­do em­pe­zó en Wei­mar (Ale­ma­nia), que en el año 1999 era ca­pi­tal cul­tu­ral de Eu­ro­pa. Le pi­die­ron a Ba­ren­boim que die­ra un con­cier­to, pe­ro res­pon­dió que te­nía una me­jor idea: un ta­ller con is­rae­líes y pa­les­ti­nos. A la au­di­ción lle­ga­ron 300 ára­bes, muy bue­nos, y eso nos sor­pren­dió a to­dos, so­bre to­do a mi es­po­so, que pen­só que por ra­zo­nes po­lí­ti­cas no ha­bría mu­chos. Ahí se for­mó la or­ques­ta: Ba­ren­boim pen­só que con esa can­ti­dad de in­tere­sa­dos ha­bía que ha­cer­la. Yo-Yo Ma tam­bién es­ta­ba en ese ta­ller ini­cial.

¿Qué es lo que su es­po­so, que ade­más to­ca­ba el piano, en­con­tra­ba en la mú­si­ca que no ha­lla­ba en la li­te­ra­tu­ra?

La tras­cen­den­cia. El len­gua­je de la mú­si­ca va más allá que otros y fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción. Al mis­mo tiem­po, cuan­do los mú­si­cos es­tán en un es­ce­na­rio de­jan de ser is­rae­líes o ára­bes, de­jan de re­pre­sen­tar a un país. Son in­di­vi­duos. Son Moham­med, Ari o Ma­ria. Otro as­pec­to que siem­pre so­lía dis­cu­tir con Da­niel es el de las me­lo­días con­tra­rias: en la mú­si­ca dos me­lo­días di­fe­ren­tes eje­cu­ta­das al mis­mo tiem­po crean la ar­mo­nía. Es co­mo dos na­cio­nes con di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta que se ex­pre­san y crean al­go nue­vo, al­go me­jor.

¿Cómo se fi­nan­cia la or­ques­ta?

Cuan­do la or­ques­ta re­cién se creó, la Jun­ta de An­da­lu­cía (Es­pa­ña) con­tri­buía con mu­cho di­ne­ro. Des­pués de la cri­sis eco­nó­mi­ca, el di­ne­ro em­pe­zó a ser me­nos de la mi­tad y tu­vi­mos que bus­car otra for­ma de fi­nan­ciar­nos. Pe­ro mien­tras me­nos re­cur­sos ha­bía, la or­ques­ta to­ca­ba me­jor. Es­to nos dio la po­si­bi­li­dad de ne­go­ciar las pre­sen­ta­cio­nes y pe­dir que quie­nes so­li­ci­ta­ban los con­cier­tos pa­ga­ran to­dos los gas­tos. Bá­si­ca­men­te la or­ques­ta lle­gó a fi­nan­ciar­se por sí mis­ma de­bi­do a su al­ta ca­li­dad y tam­bién por el apor­te de pri­va­dos in­di­vi­dua­les.

¿Cómo es ser ára­be y vi­vir, co­mo us­ted, en Es­ta­dos Uni­dos, un país siem­pre ali­nea­do con Is­rael?

Creo que des­pués de 1967, tras la Gue­rra de los Seis Días en­tre Is­rael y los paí­ses ára­bes, las co­sas se pu­sie­ron bas­tan­te ma­las pa­ra no­so­tros en Es­ta­dos Uni­dos. Por otro la­do, vi­vi­mos en Es­ta­dos Uni­dos, res­pi­ra­mos ese ai­re y, de al­gu­na ma­ne­ra, so­mos ame­ri­ca­nos tam­bién.

Tras el 11 de sep­tiem­bre de 2001 de­be ha­ber si­do aún peor

To­do cam­bió. Des­pués de la Gue­rra de Viet­nam vino una épo­ca que al­gu­nos con­si­de­ran po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, pe­ro en el fon­do es­ta­ba cla­ro lo que se po­día o no se po­día de­cir del otro. Ha­bía cier­to res­pe­to. Tras el 11 de sep­tiem­bre se aca­ba­ron esas fron­te­ras y se per­mi­te to­do ti­po de ata­ques, so­bre to­do en asun­tos de ra­za. Los es­te­reo­ti­pos cre­cie­ron aún más. Un día ha­bla­ba por te­lé­fono por un pro­ble­ma en mi tar­je­ta de cré­di­to y la per­so­na al otro la­do de la lí­nea iba de­ma­sia­do rá­pi­do. Le pe­dí que ha­bla­ra más len­to y, en for­ma bur­les­ca, em­pe­zó a pro­nun­ciar con el tono y la ve­lo­ci­dad en que se le ha­bla a las gua­guas. Le di­je que en­ten­día in­glés, pe­ro que de lo que se tra­ta­ba era de no ser tan rá­pi­do. Sin pro­vo­ca­ción al­gu­na me di­jo: “Me­jor de­vuél­ve­te a tu país”. Ese ti­po de si­tua­cio­nes de­mues­tra que hay una ira con­tra los ex­tran­je­ros. Si tie­nes un acen­to, pue­des te­ner pro­ble­mas.

Ma­riam C. Said, viu­da del in­te­lec­tual Ed­ward Said, du­ran­te su vi­si­ta a Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.