Mue­re Po­li Dé­lano, el es­cri­tor via­je­ro y for­ma­dor de au­to­res

La no­che del jue­ves, a los 81 años, tras su­frir una trom­bo­sis y lue­go una neu­mo­nía, fa­lle­ció en el Hos­pi­tal del Tó­rax el au­tor chi­leno que in­te­gró la Ge­ne­ra­ción del 60 jun­to a Antonio Skár­me­ta. Ex pre­si­den­te de la Sech, tra­jo al país a Art­hur Mi­ller en lo

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Pe­dro Baha­mon­des Ch.

LA del 2013 fue su pri­me­ra mu­dan­za en años, pe­ro nun­ca per­dió esa an­ti­gua cos­tum­bre de ha­cer y des­ha­cer ma­le­tas. Afue­ra co­men­za­ba a im­po­ner­se la pri­ma­ve­ra, y el es­cri­tor chi­leno En­ri­que Dé­lano, Po­li, co­mo lo bau­ti­zó el poe­ta Pa­blo Ne­ru­da en abril de 1936, a días de na­cer en Ma­drid, Es­pa­ña, api­la­ba ca­si de me­mo­ria y en va­rias ca­jas su co­lec­ción de li­bros de He­ming­way, Faulk­ner y Rul­fo que lo ha­bía acom­pa­ña­do en su ado­les­cen­cia y más allá. Tam­bién los cien­tos de te­so­ros y re­cuer­dos que ha­bían per­te­ne­ci­do a sus pa­dres, el di­plo­má­ti­co Luis En­ri­que Dé­lano y la fo­tó­gra­fa Au­ro­ra Lo­la Fal­cón.

Dé­ca­das des­pués y a po­cos me­ses de cum­plir 80 años, aho­ra era el hi­jo el en­car­ga­do de ce­rrar por úl­ti­ma vez esa vie­ja ca­sa fa­mi­liar en ca­lle Va­len­cia, Ñu­ñoa, la mis­ma en la que al­gu­na vez se ocul­tó el au­tor de Can­to ge­ne­ral en sus años fu­gi­ti­vos, y que fue de­mo­li­da se­ma­nas des­pués pa­ra le­van­tar un edi­fi­cio. No al­can­zó ni si­quie­ra a acos­tum­brar­se del to­do al ba­rrio de su nue- vo de­par­ta­men­to, em­pla­za­do en Ri­car­do Lyon, Pro­vi­den­cia, cuan­do el nom­bre del au­tor de En es­te lu­gar sa­gra­do y uno de los ex­po­nen­tes de la Ge­ne­ra­ción Li­te­ra­ria del 60 es­ca­ló ayer has­ta la ci­ma de las ten­den­cias en Twit­ter.

Lle­va­ba al­gu­nos cuan­tos días in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Sal­va­dor tras su­frir una trom­bo­sis, cuan­do una neu­mo­nía ful­mi­nan­te obli­gó a tras­la­dar­lo al Hos­pi­tal del Tó­rax, ubi­ca­do en la mis­ma co­mu­na. Fue allí don­de a las 23.30 ho­ras de la no­che del jue­ves, Po­li Dé­lano, de 81 años, fa­lle­ció en com­pa­ñía de sus más cer­ca­nos. Ayer se le ve­ló en el sa­lón Ga­brie­la Mis­tral de la So­cie­dad de Es­cri­to­res de Chi­le (Al­mi­ran­te Sim­pson 7, San­tia­go), y hoy sus res­tos se­rán en­te­rra­dos en el ce­men­te­rio Par­que del Re­cuer­do.

Lar­go via­je

De Ciu­dad de Mé­xi­co a Es­to­col­mo, y lue­go de Nue­va York a Bei­jing, sus pri­me­ros años es­tu­vie­ron cru­za­dos por la vi­da di­plo­má­ti­ca de su pa­dre. El no so­lo le in­cul­có el vi­cio de la li­te­ra­tu­ra y pu­so en fren­te la fu­tu­ra to­po­gra­fía de las más de 30 obras que pu­bli­có, en­tre no­ve­las y cuen­tos, sino que ade­más en­la­zó y pa­ra siem­pre la vi­da de su hi­jo con la del No­bel chi­leno, a quien Dé­lano de­di­ca­ría, en 2004, el vo­lu­men de cuen­tos Po­li­car­po y el tío Pa­blo. “Mi re­la­ción con Ne­ru­da em­pe­zó des­de que na­cí”, con­ta­ba. “Más que una en­se­ñan­za, yo di­ría que es el co­no­ci­mien­to de ras­gos que des­pués se re­co­no­cen co­mo una se­rie de cua­li­da­des que de­jan una hue­lla po­si­ti­va. Ne­ru­da era un hom­bre bueno, ge­ne­ro­so, di­ver­ti­do, ca­ri­ño­so, vis­to por un ni­ño que vi­vía a su la­do”, de­cla­ró años atrás.

Lle­ga­do a Chi­le a me­dia­dos de los 40, Dé­lano -quien en 1953 en­tró a es­tu­diar Pe­da­go­gía en in­glés en la U. de Chi­le- co­no­ció a Ma­ría Lui­sa Azó­car, con quien se ca­só y tu­vo dos hi­jas, Bár­ba­ra y Vi­via­na. Vi­vió en la Chi­na de Mao a ini­cios de los 60, y en­tró en la na­rra­ti­va chi­le­na con los cuen­tos de Gen­te so­li­ta­ria.

“Con Po­li de­bu­ta­mos jun­tos en la co­no­ci­da an­to­lo­gía Cuen­tis­tas de la uni­ver­si­dad de Ar­man­do Cas­si­go­li”, re­cuer­da el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra 2014, Antonio Skár­me­ta. “El era de los más re­le­van­tes y ac­ti­vos au­to­res de mi ge­ne­ra­ción, aun­que él si­guió la senda de los es­cri­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos que ha­bía leí­do de jo­ven. Creo que na­die los co­no­cía tan­to co­mo él, pe­ro fue du- ran­te su pa­so por Mé­xi­co cuan­do le na­ció esa vo­ca­ción pe­da­gó­gi­ca tan su­ya, y em­pe­zó a to­mar y lue­go a dic­tar ta­lle­res”, agre­ga.

Exi­lia­do en Mé­xi­co en­tre 1973 y 1984, épo­ca en que co­no­ció a Char­les Bu­kows­ki, con quien be­bió seis bo­te­llas de vino du­ran­te una no­che en Los An­ge­les, a su re­torno a Chi­le pre­si­dió la Sech (1987-1988). Des­de allí im­pul­só, jun­to al pin­tor José Bal­mes, el en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal Chi­le Crea, que tra­jo al país al dra­ma­tur­go Art­hur Mi­ller, a quien ha­bía co­no­ci­do en Nue­va York.

Se­gún re­cuer­da la es­cri­to­ra Pía Ba­rros, Dé­lano “fue el pri­me­ro en sa­car de la clan­des­ti­ni­dad los ta­lle­res li­te­ra­rios en dic­ta­du­ra. Po­cos au­to­res co­mo él tu­vie­ron la ge­ne­ro­si­dad y va­len­tía de tras­pa­sar sus co­no­ci­mien­tos a otros, arries­gan­do in­clu­so su pro­pia vi­da”.

Pa­ra Ra­món Díaz Ete­ro­vic, Dé­lano “es uno de los na­rra­do­res chi­le­nos de ma­yor im­por­tan­cia”. Des­ta­ca tam­bién su ta­rea co­mo di­rec­tor de ta­lle­res li­te­ra­rios, por los que des­fi­la­ron, en­tre otros, Mar­ce­lo Leo­nart y Luis Ló­pez-Alia­ga. “Fue un ani­ma­dor per­ma­nen­te del me­dio li­te­ra­rio na­cio­nal y la­ti­noa­me­ri­cano, y es­toy se­gu­ro que más allá de los re­co­no­ci­mien­tos que se le ne­ga­ron en su país (in­clui­do el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, al que postuló por úl­ti­ma vez en 2014), su obra con­ti­nua­rá vi­gen­te, vi­va, y se­gui­rá con­tan­do con el afec­to de sus vie­jos y nue­vos lec­to­res”, agre­ga.

En 1996 su hi­ja Bár­ba­ra, poe­ta, mu­rió en un ac­ci­den­te aé­reo y des­de en­ton­ces su vi­da se vol­vió más re­ti­ra­da. Una de sus úl­ti­ma apa­ri­cio­nes fue el 14 de abril pa­sa­do, pa­ra re­fi­char­se en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

Pu­bli­có sus Me­mo­rias neo­yor­qui­nas en 2009; se­gún Ra­fael Gu­mu­cio, “de­bió ser su úl­ti­ma do­sis de vi­ta­li­dad y rock and roll pues­ta en pa­la­bras, así co­mo En es­te lu­gar sa­gra­do (1977), una de las tan­tas in­fluen­cias li­te­ra­rias que Ro­ber­to Bo­la­ño nun­ca con­fe­só”.

El año pa­sa­do, cuan­do cum­plía 80, edi­to­rial Cei­bo lo ce­le­bró con las dos úl­ti­mas no­ve­las que pu­bli­có en vi­da: La bro­ma de una man­tis re­li­gio­sa y Un án­gel de abri­go azul. “Me gus­ta es­cri­bir no­ve­las. Vi­vo un tiem­po más lar­go con los per­so­na­jes de las his­to­rias que voy a con­tar”, so­lía de­cir: “Yo no quie­ro ser til­da­do de in­te­lec­tual; con­tar his­to­rias es una ar­te­sa­nía com­pa­ra­ble a la de un or­fe­bre”.

● ME­MO­RIAS NEO­YOR­QUI­NAS

Seix Barral, 2009, 201 pá­gi­nas. $14.990

UN ÁN­GEL DE ABRI­GO AZUL

Cei­bo, 2016, 88 pá­gi­nas. $14.000.

El au­tor de En es­te lu­gar sa­gra­do, re­tra­ta­do en su de­par­ta­men­to en Pro­vi­den­cia du­ran­te 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.