No­ti­cias de Fran­cis­co Mo­ra­les

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Ma­tías Ri­vas

Las pri­me­ras no­ti­cias que tu­ve de Fran­cis­co Mo­ra­les fue­ron a tra­vés de unos vi­deos que me hi­zo lle­gar una ami­ga. Eran vi­deos en los que pren­día fue­go a gra­fi­tis de men­sa­jes de amor que en­con­tra­ba en las ca­lles. Los de­tec­ta­ba, lue­go pre­pa­ra­ba una ope­ra­ción noc­tur­na pa­ra di­bu­jar so­bre ellos con me­cha que lue­go pren­día sus­ci­tan­do un ful­gor bre­ve. Ha­bía un ries­go en sus in­ter­ven­cio­nes, un ries­go en nom­bre del amor anó­ni­mo des­cu­bier­to al azar. Tam­bién es­ta­ba dis­pues­to a tra­ba­jar mu­cho pa­ra pro­du­cir una sen­sa­ción efí­me­ra. Es un ob­se­si­vo, pen­sé.

Des­pués caí en una inau­gu­ra- ción, en un si­tio lla­ma­do Bloc. El lu­gar es­ta­ba lleno de gen­te jo­ven. Me sen­tí in­có­mo­do. Cuan­do iba sa­lien­do vi en una mu­ra­lla una lar­ga pin­tu­ra, de un rea­lis­mo en­tur­bia­do. Era un óleo gran­de y a su la­do col­ga­ban ta­zas, cu­bier­tos, pe­que­ños pa­pe­les con re­ca­dos. Era una pin­tu­ra ro­dea­da de sig­nos que ar­ti­cu­la­ban un am­bien­te pre­ca­rio y rea­lis­ta. Pre­gun­té y era una obra de Fran­cis­co Mo­ra­les, que es­ta­ba fue­ra de la inau­gu­ra­ción, fu­man­do. Sa­lí y nos que­da­mos con­ver­san­do un ra­to. Me con­tó que re­co­rría la ciu­dad ca­mi­nan­do. Y rá­pi­do me di cuen­ta que par­te de sus ami­gos ve­nían del mun­do de la li­te­ra­tu­ra. Era un lector cu­rio­so y vo­raz.

Ocu­pó a la sexy ac­triz Ch­ris­ti­na Ric­ci co­mo mo­de­lo de una gran pin­tu­ra que mar­ca­ría un cam­bio en su cor­to pe­ro ur­gen­te tra­yec­to co­mo ar­tis­ta. Con es­ta obra em­pie­za a aban­do­nar el rea­lis­mo pa­ra acer­car­se a otros ima­gi­na­rios más in­cier­tos. Do­cu­men­tos de es­ta ope­ra­ción son la mues­tra que hi­zo jun­to a Domingo Mar­tí­nez, en la que uti­li­za­ron las pre­mi­sas del si­tua­cio­nis­mo pa­ra apro­piar­se de la ga­le­ría con cua­dros y ob­je­tos, lo­gran­do un am­bien­te de ex­tra­ñe­za, tu­te­la­do por la ca­ra de de­seo y la po­se ca­lien­te de la Ch­ris­ti­na Ric­ci pin­ta­da por Mo­ra­les.

Otro re­gis­tro de la obra de Mo­ra­les es el li­bro An­to­lo­gía de amor de Clau­dia Sch­wartz, que jun­ta poe­mas de Fran­cis­co Ide con imá­ge­nes de sus pin­tu­ras. El li­bro fue lan­za­do con una mues­tra en que Mo­ra­les des­ple­gó su obra por una an­ti­gua ca­sa aban­do­na­da. De­jó los cua­dros en dis­tin­tas pie­zas. Eran obras pe­que­ñas que dis­pu­so a al­tu­ras di­ver­sas, con una ilu­mi­na­ción sua­ve. Nue­va­men­te Mo­ra­les se ha­bía adue­ña­do de un lu­gar pa­ra con­ver­tir­lo en otro. En el lan­za­mien­to Ide re­ci­tó sus poe­mas mien­tras los asis­ten­tes pa­sea­ban por las sa­las mi­ran­do las pin­tu­ras. Lo que unía el tra­ba­jo de am­bos era el ges­to de apro­piar­se de una obra aje­na pa­ra dis­tor­sio­nar­la has­ta con­ver­tir­la en pro­pia y úni­ca.

Si tie­ne al­gún sen­ti­do re­fe­rir­se al ar­te de Fran­cis­co Mo­ra­les aho­ra es por su re­cien­te ex­po­si­ción in­di­vi­dual ti­tu­la­da Con­flic­tos de in­te­rés en ga­le­ría Lo­cal. Pre­sen­ta 50 obras don­de el hu­mor des­ca­be­lla­do se al­ter­na con la me­lan­co­lía de per­so­na­jes, le­tras, sig­nos y es­ce­nas rea­li­za­das con un di­bu­jo de cruel rea­lis­mo. Un tra­zo mo­ti­va­do por los ba­jos ins­tin­tos más que por el pla­cer mi­mé­ti­co. Lo su­yo es so­me­ter la grá­fi­ca a la téc­ni­ca de la pin­tu­ra. Es una de­li­be­ra­da per­ver­sión que Mo­ra­les go­za con im­pu­di­cia. En las pin­tu­ras que com­po­nen Con­flic­tos de in­te­rés hay lo­cu­ra, ira, ri­so­ta­das y mu­cha ca­lle. Su ima­gi­na­rio mez­cla lo orien­tal con lo lum­pen y lo so­fis­ti­ca­do, y lo ha­ce con un des­par­pa­jo in­con­di­cio­nal. Con es­ta ex­po­si­ción Mo­ra­les in­yec­ta una vi­ta­li­dad que ha­cía fal­ta en el anémi­co y cal­cu­la­do am­bien­te de las ar­tes vi­sua­les.

► Obra de Fran­cis­co Mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.