Las mu­je­res que do­mi­nan la elec­tró­ni­ca

Un gru­po de mu­je­res se apo­de­ra de la ta­ri­ma y las pe­ri­llas, y con­du­cen el pa­seo noc­turno des­de el un­der has­ta los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes. Acá, An­drea Paz, Va­len­ti­na Mon­tal­vo, Fer­nan­da Arrau y Pía Sotomayor, ha­blan de la es­ce­na, los desafíos y las co­la

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Bár­ba­ra Car­va­cho

An­drea Paz es DJ y pro­duc­to­ra de las re­le­van­tes fies­tas Club Sau­na en Chi­le. Du­ran­te es­te sep­tiem­bre, le­van­ta­rá aquí la ce­le­bra­ción Dek­man­tel, una de las pla­ta­for­mas más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa, que vie­ne le­van­tan­do fies­tas en to­do La­ti­noa­mér­ca. An­drea Paz lle­va más de 13 años tra­ba­jan­do en mú­si­ca y lan­za es­te mes su dis­co de­but, lue­go de un lar­go re­co­rri­do. “Es­toy tra­tan­do de en­con­trar­me, lo in­tere­san­te de es­to pa­ra mí es ser ar­tis­ta, más la­bo­ra­to­rio, ha­cer es­te ejer­ci­cio de en­ce­rrar­se a in­ter­ve­nir so­ni­dos, gra­ban­do cual­quier co­sa y mez­clar­la en otra, in­ves­ti­gar y ju­gar has­ta lle­gar a un so­ni­do pro­pio”, afir­ma Paz so­bre la im­por­tan­cia de no ser “uno más con la mis­ma má­qui­na so­nan­do igual que to­dos”. En­tre los cien­tos de fies­tas y even­tos y el pa­so de la elec­tró­ni­ca de un ni­cho a una pa­sión ma­si­va, hay un gru­po de mu­je­res que es­tá crean­do mú­si­ca, pro­pues­ta e in­dus­tria, dis­pues­tas a to­mar­se los sin­te­ti­za­do­res, y, co­mo di­ce Paz, di­fe­ren­ciar­se. “Cuan­do me en­tra el bi­cho del exi­tis­mo y lo co­mer­cial, me cal­mo. La úni­ca per­so­na que me apu­ra se­ré yo. No quie­ro ser una ma­rra­que­ta de la pa­na­de­ría”, di­ce. Va­len­ti­na Mon­tal­vo es Va­le­su­chi, y com­par­te ple­na­men­te la idea de An­drea Paz. Vie­ne re­cién lle­gan­do de Bra­sil don­de hi­zo des­de works­hop has­ta pre­sen­ta­cio­nes de cua­tro ho­ras en el un­der más pren­di­do, gra­cias a su pa­so por Red­bull Aca­demy y su va­rio­pin­to cor­to, Go­losynth, del 2015. “Ma­tías Agua­yo me dio un gran con­se­jo: que mi obra sea na­rra­ti­va, que sea un dis­co que val­ga la pe­na es­cu­char, que sea world lis­te­ning. Eso quie­ro yo por­que me voy a mo­rir pe­ro mi obra va a que­dar y tie­ne que ser ho­nes­ta. No se­rá per­fec­to pe­ro se­rá mío”. Son las com­po­si­cio­nes de una mu­jer que se abre es­pa­cio en la no­che, que sue­le ser vis­ta co­mo mas­cu­li­na en Chi­le, al­go bas­tan­te dis­tin­to al país ca­rio­ca. “En Bra­sil la fies­ta se tra­ta de la mu­jer, y no en mo­do de ca­ce­ría, sino de ad­mi­ra­ción. La ener­gía de las fies­tas es li­de­ra­da por las chi­cas”, di­ce Mon­tal­vo, quien a prin­ci­pios de 2017 vol­vió a Chi­le al fes­ti­val Rui­do­sa, don­de im­par­tió un ta­ller en el que el nú­me­ro de mu­je­res y hom­bres fue el mis­mo. Fer­nan­da Arrau, quien hoy re­si­de en Es­pa­ña, es la res­pon­sa­ble de los ál­bu­mes Cam­bio/Fue­ra y A Lar­ga Dis­tan­cia. Ella cuen­ta: “Hoy en día es un po­co me­nos com­pli­ca­do ser una mu­jer DJ, pe­ro ha­ce 10 años la his­to­ria era otra. Chi­le es un país ma­chis­ta y da mu­cha pe­na ver cier­tas si­tua­cio­nes co­mo los Pre­mios Pul­sar don­de hay muy po­cas in­vo­lu­cra­das”, di­ce. Por es­ta mis­ma ra­zón, su úl­ti­mo lan­za­mien­to vie­ne con dos in­vi­ta­das: Plan­ta Kar­ní­vo­ra y Eli­si­ta Pun­to. “Yo creo que co­mo mu­jer el pro­ble­ma es la vi­da. Es apli­ca­ble a cual­quier co­sa que ha­gas. Co­mo DJ se ve en las fies­tas cuan­do se sube un hom­bre a sa­car­te co­mo si fue­ses la en­car­ga­da de lim­piar las má­qui­nas, no te sa­lu­dan, no te mi­ran”, agre­ga An­drea Paz, quien com­par­te jun­to a Va­le­su­chi la es­ta­día dis­co­grá­fi­ca en Có­me­me. Pía Sotomayor mez­cla ha­ce 15 años, pa­só por El Pin­cha­dis­cos de Ra­dio Ze­ro y es una de las ca­be­ci­llas de la pro­duc­to­ra Fau­na. Sus pri­me­ras aven­tu­ras jun­to a Fer­nan­da Arrau y su De­non 4500 la lle­va­ron a re­co­rrer los prin­ci­pa­les lu­ga­res del cir­cui­to elec­tró­ni­co y hoy es­tá lis­ta pa­ra ir un po­co más allá, ba­jo el nom­bre Klei­ne Pía. “Ha­ce co­mo cua­tro años em­pe­cé a com­prar­me ma­qui­ni­tas y he es­ta­do muy si­len­cio­sa pro­du­cien­do mú­si­ca”, cuen­ta so­bre es­ta par­te de su ca­rre­ra que, por el mo­men­to, más ha sa­bi­do de mez­cla de que pro­du­ción. “He mos­tra­do po­co pe­ro no ten­go apu­ro por­que no ten­go nin­gún pro­pó­si­to más que el de ha­cer mú­si­ca. No ten­go ga­nas de caer en una es­ce­na o lle­gar a al­gún fes­ti­val. Me in­tere­sa ha­cer mú­si­ca ho­nes­ta y na­da más”.

Sotomayor pa­só por Rui­do­sa co­mo par­te de un pa­nel,y cuen­ta so­bre otras ex­pe­rien­cias. “Siem­pre pen­sé que me in­vi­ta­ban a to­car por­que lo ha­cía bien, no por­que era mu­jer, pe­ro me he da­do cuen­ta que los pro­duc­to­res caen en lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to al mo­men­to de se­lec­cio­nar­nos”, re­la­ta en­tre anéc­do­tas so­bre su apa­rien­cia y pe­ti­cio­nes des­ca­be­lla­das co­mo “djs que luz­can nór­di­cas pa­ra cier­tos even­tos”. “Aho­ra es­toy ar­man­do un co­lec­ti­vo con ami­gas pa­ra cui­dar el en­torno, no es con el fin de ex­cluir, pe­ro que­re­mos tra­ba­jar la mú­si­ca ba­jo nues­tras re­glas, que­re­mos un am­bien­te se­gu­ro don­de no apa­rez­ca un so­ni­dis­ta pa­san­do por atrás tu­yo y que­de co­mo ta­lla del ‘ay, te ra­yé la pin­tu­ra’”. To­das, a su ma­ne­ra, cons­tru­yen el ca­mino pa­ra que más mu­je­res se aven­tu­ren en las má­qui­nas, en una es­ce­na que em­pie­za a mos­trar lo me­jor de lo su­yo. “An­tes de pro­fe­sio­na­li­zar­me te­nía la idea de que el círcu­lo era muy ce­rra­do, pe­ro sien­to que hoy hay nue­vos se­llos, ar­tis­tas y es­pa­cios pa­ra es­te cre­ci­mien­to que vie­ne ha­ce diez años y que hoy nos tie­ne con ex­po­nen­tes del pri­mer ni­vel”, ase­gu­ra Arrau, que ade­más de­co­ra las fi­las de crea­ción del Se­llo Pi­ro­tec­nia. “Me gus­ta­ría que for­ta­lez­ca­mos la es­ce­na lo­cal a tal pun­to que se vuel­quen los ojos ha­cia acá. Hay pro­duc­to­res que son le­jos lo más lla­ma­ti­vo de la re­gión, la vi­bra que hay en Chi­le es po­de­ro­sí­si­ma”, con­cuer­da Sotomayor, que ha­ce po­cos me­ses re­ven­tó la Sa­la Om­nium jun­to a Andy Blu­ter de Her­cu­les and Lo­ve Af­fair. “Po­dría­mos ser más potentes si tu­vié­se­mos más iden­ti­dad, eso sí”, cree An­drea Paz. Ella sien­te que hay una tro­pa de pro­duc­to­res mi­ran­do a Eu­ro­pa y que se ol­vi­dan de la re­gión que tie­ne vir­tu­des tan im­por­tan­tes co­mo com­par­tir el mis­mo idio­ma ca­si en to­ta­li­dad. Y las mú­si­cas con­cuer­dan en que pe­gar­le al del la­do no sir­ve de mu­cho: “Sien­to que las mu­je­res es­ta­mos más allá de la com­pe­ten­cia, de pe­gar­nos co­da­zos. Cuan­do me li­be­ré de eso en­ten­dí que los ob­je­ti­vos son otros”, re­ma­ta Klei­ne Pía.

► Pía Sotomayor se pre­sen­ta co­mo Klei­ne Pía.

► Fer­nan­da Arrau es­tá ra­di­ca­da en Es­pa­ña.

► Va­le­su­chi vie­ne lle­gan­do de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.