“Es­te re­que­ri­mien­to no es pa­ra ca­tó­li­cos ob­ser­van­tes”

Sin em­bar­go, agre­ga que ellos tam­bién tie­nen es­pa­cio. Su ob­je­ti­vo, di­ce, es cla­ri­fi­car que es­ta no es una dis­cu­sión re­li­gio­sa ni va­ló­ri­ca, sino “cons­ti­tu­cio­nal”.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Paula Va­len­zue­la Por­que son par­te de un to­do. Se es­ta­ble­ce un sis­te­ma pres­ta­cio­nal de sa­lud en torno al abor­to. La dis­cu­sión que ha­bía en torno a la pri­me­ra cau­sal te­nía que ver con de­cir ‘cuan­do la mu­jer es­tá en ries­go se pue­de in­ter­ve­nir el em­ba­ra­zo’,

¿Por qué en es­te re­que­ri­mien­to, a di­fe­ren­cia del de los dipu­tados, no ex­pli­ci­tan que el que es­tá por na­cer es “per­so­na”?

Nues­tro re­que­ri­mien­to avan­za en otra nor­ma cons­ti­tu­cio­nal, que es la obli­ga­ción del le­gis­la­dor de pro­te­ger la vi­da del que es­tá por na­cer. Son dos pla­nes com­ple­men­ta­rios, pe­ro dis­tin­tos. En nues­tro tex­to, el de­fi­nir­lo co­mo per­so­na no es de­ci­si­vo. Pien­se que la pro­pia Pre­si­den­ta, en el men­sa­je con el que ini­ció el pro­yec­to, di­ce que el que es­tá por na­cer es un bien in­con­men­su­ra­ble. Bueno, eso es su­fi­cien­te pa­ra pro­te­ger­lo sin te­ner que en­trar al de­ba­te de si ese ser es con­si­de­ra­do per­so­na o no.

Con­tem­plan una “in­tro­duc­ción política” en el re­que­ri­mien­to. Se ape­la a no ex­tre­mar po­si­cio­nes, en alu­sión a quie­nes ad­hie­ren a es­te pro­yec­to. ¿Cuál fue el fin de esa pre­ci­sión?

Es­te no es un de­ba­te va­ló­ri­co ni re­li­gio­so, es un de­ba­te cons­ti­tu­cio­nal. En una ma­te­ria co­mo es­ta, la lle­ga­da al tri­bu­nal pro­vo- ca que quien va a fa­vor del pro­yec­to tra­te, de al­gu­na ma­ne­ra, de ba­jar­le un po­co el per­fil y qui­tar­le le­gi­ti­mi­dad al tri­bu­nal. No es­ti­ma­mos con­ve­nien­te par­tir de un plan­tea­mien­to que ex­tre­ma­ba las po­si­cio­nes -de­cir ‘ellos son abor­tis­tas, no­so­tros estamos por la vi­da’-, por­que la vi­da no es así; es mu­cho más va­ria­da. Hay per­so­nas que pue­den es­tar en con­tra del pro­yec­to por­que tie­nen con­vic­cio­nes re­li­gio­sas, so­lo mo­ra­les y no re­li­gio­sas; otros, ra­zo­nes his­tó­ri­cas, ex­pe­rien­cias per­so­na­les o po­lí­ti­cas. Us­ted tie­ne que con­vo­car, por­que es­te no es un re­que­ri­mien­to pa­ra los ca­tó­li­cos ob­ser­van­tes. Ellos tie­nen es­pa­cio, pe­ro tam­bién otras per­so­nas.

¿Por qué de­ci­dió ape­lar a las tres cau­sa­les? Los RN An­drés Alla­mand y Al­ber­to Es­pi­na no fir­ma­ron por no coin­ci­dir con la pri­me­ra cau­sal.

Era di­fí­cil ex­cluir una de las cau­sa­les cuan­do el pro­yec­to de ley las tra­ta a las tres de igual for­ma des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co. Era di­fí­cil sos­te­ner por qué una sí y las otras dos no. Lo que hay ahí es una dis­cu­sión de acuer­do a lo que di­ce la pri­me­ra cau­sal. La po­si­ción de quie­nes es­tán a fa­vor del pro­yec­to di­ce que en esa cau­sal se po­ne por es­cri­to lo que ha ve­ni­do ocu­rrien­do du­ran­te años en Chi­le, que es el lla­ma­do abor­to te­ra­péu­ti­co. Pe­ro otros di­cen que la pri­me­ra cau­sal en el pro­yec­to es una fi­gu­ra dis­tin­ta. La pri­me­ra cau­sal no es es­ta­ble­cer por es­cri­to el abor­to te­ra­péu­ti­co, da pa­so al abor­to li­bre.

¿Por qué no abor­dan el de­re­cho de la mu­jer?

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca de­mues­tra feha­cien­te­men­te que el abor­to no es la so­lu­ción. Ma­tar al ni­ño y pro­vo­car un se­gun­do dra­ma, al que ya vi­ve la ma­dre, no es la so­lu­ción.

¿Cree que la pre­sión política y so­cial al TC pue­da afec­tar su ve­re­dic­to?

Es nor­mal que ha­ya pre­sión, los tri­bu­na­les tie­nen que es­tar ex­pues­tos a las crí­ti­cas. Ten­drá que re­sol­ver co­mo le pa­rez­ca la me­jor ma­ne­ra, pe­ro te­ne­mos tan­ta con­fian­za que cree­mos que va­mos a per­sua­dir a quie­nes no es­tán con no­so­tros.

● ¿Por qué se de­ci­de ape­lar a que el ser que es­tá por na­cer es “per­so­na”?

A los dipu­tados les im­por­ta­ba mu­cho que aquí se hi­cie­ra én­fa­sis en que es­to no se tra­ta de ha­cer le­yes me­jo­res o peo­res, sino que hay un aten­ta­do con­tra la per­so­na hu­ma­na. Hay una con­vic­ción pro­fun­da en los dipu­tados y en la his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal de Chi­le de que aquí no estamos pro­te­gien­do un ama­si­jo de cé­lu­las sino a una per­so­na.

¿Por qué ape­lan a las tres cau­sa­les?

¿Qué ocu­rre con el de­re-

cho de la mu­jer?

Es­tá con­si­de­ra­do en el re­que­ri­mien­to, el pro­ble­ma es cuál es su ex­ten­sión. Tú tie­nes to­do el de­re­cho a pla­ni­fi­car tu ma­ter­ni­dad, a cui­dar tu sa­lud, a de­fen­der tu vi­da, tus bie­nes mo­ra­les, etc. El pun­to es si mi de­re­cho co­mo mu­jer al­can­za la dis­po­si­ción de la vi­da del hi­jo o no.

¿Por qué ci­tar con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les?

En es­ta dis­cu­sión se ha tra­ta­do de ins­ta­lar que Chi­le tie­ne una es­pe­cie de deu­da de de­re­cho in­ter­na­cio­nal de le­gis­lar so­bre al abor­to. Eso no es cier­to, por­que no hay nin­gu­na nor­ma de los tra­ta­dos que he­mos fir­ma­do que te obli­gue a le­ga­li­zar el abor­to. Lo que sí hay son re­co­men­da­cio­nes de co­mi­tés que di­cen que se­ría ‘con­ve­nien­te’, pe­ro eso no te ama­rra co­mo Es­ta­do.

¿Por qué se ape­la al In­for­me Ret­tig?

Mu­chos di­je­ron que es­te era un te­ma que no ha si­do de­fi­ni­do en Chi­le, que es un te­ma di­fu­so, y eso no es cier­to. Hay nu­me­ro­sos do­cu­men­tos y fa­llos que han in­ter­pre­ta­do que la vi­da se pro­te­ge des­de la con-

El abo­ga­do de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez.

La abo­ga­da de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Án­ge­la Vi­van­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.