PE­SE A LAS BUE­NAS SE­MA­NAS PA­RA LA CAN­DI­DA­TU­RA DE LA DE­RE­CHA, LOS INCOMPRENSIBLES ERRO­RES DE PI­ÑE­RA MUES­TRAN QUE NO PUE­DE CON­TRA SU NA­TU­RA­LE­ZA.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Se­ría di­fí­cil en­con­trar me­jo­res se­ma­nas pa­ra la can­di­da­tu­ra de la opo­si­ción. Un fis­cal anun­cia que no per­se­ve­ra­rá en la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial con­tra Pi­ñe­ra por el caso Exal­mar; el em­pre­sa­rio ha dis­ci­pli­na­do a sus hues­tes, in­cor­po­ran­do a Evó­po­li de lleno en su can­di­da­tu­ra y ob­ser­van­do el re­in­gre­so de Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón a Re­no­va­ción Na­cio­nal. Ade­más, y co­mo si fue­ra po­co, sus con­trin­can­tes vi­ven mo­men­tos com­ple­jos, pro­ta­go­ni­zan­do un es­pec­tácu­lo que so­lo con­tri­bu­ye a la can­di­da­tu­ra de la de­re­cha. Por to­do lo an­te­rior, es bien sor­pren­den­te que Pi­ñe­ra si­ga co­me­tien­do al­gu­nos erro­res bá­si­cos en sus úl­ti­mas ac­tua­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes.

El pri­me­ro, ha­ce un par de se­ma­nas, fue su­ge­rir que era po­si­ble que no exis­tie­ra una se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. Se tra­ta de una afir­ma­ción tor­pe, en la me­di­da que no ha­bla muy bien de sus do­tes co­mo ana­lis­ta de es­ce­na­rios; pe­ro, más gra­ve to­da­vía, sube in­ne­ce­sa­ria­men­te las ex­pec­ta­ti­vas so­bre su desem­pe­ño elec­to­ral. Sus pa­la­bras, es­pe­cial­men­te en el caso de in­sis­tir en ellas, con­tri­bu­yen a in­clu­so pre­sen­tar co­mo una de­rro­ta lo que en los he­chos se­ría un gran re­sul­ta­do elec­to­ral; por ejem­plo, ob­te­ner una 45% de las pre­fe­ren­cias en la pri­me­ra vuel­ta de la elec­ción pre­si­den­cial.

A con­ti­nua­ción, y en la mis­ma se­ma­na, ca­li­fi­ca co­mo “pa­té­ti­ca” la si­tua­ción por la cual atra­vie­sa la DC. Aun­que uno po­dría es­tar de acuer­do con tal afir­ma­ción –de he­cho lo es­toy- sus pa­la­bras ale­jan e irri­tan a un elec­to­ra­do que él de­be con­te­ner y no es­pan­tar. Da­da su pro­pia his­to­ria política y fa­mi­liar, y a la ne­ce­si­dad de su­mar ad­he­ren­tes pa­ra el ba­lo­ta­je, sus ex­pre­sio­nes son tác­ti­ca y po­lí­ti­ca­men­te equí­vo­cas, ya que in­clu­so pen­san­do en su pró­xi­mo man­da­to, pro­ba­ble­men­te re­cu­rri­rá a la DC -o a una par­te de ella- pa­ra po­der via­bi­li­zar un con­jun­to de de­ci­sio­nes que ya ha ade­lan­ta­do.

Por úl­ti­mo, y des­pués de que el can­di­da­to ha­bía di­cho que zan­ja­ría las dispu­tas por los cupos parlamentarios que se es­tán dan­do al in­te­rior de su coa­li­ción, es­ta se­ma­na pa­re­ció re­tro­ce­der en di­cha de­ci­sión, te­me­ro­so por los cos­tos que es­to le po­dría sig­ni­fi­car con la UDI. Di­cho de otro mo­do, en la pri­me­ra prue­ba real del li­de­raz­go de Pi­ñe­ra y su as­cen­dien­te so­bre sus par­ti­da­rios y co­la­bo­ra­do­res, va­ci­la y pre­fie­re dar un pa­so atrás, con to­das las con­se­cuen­cias que in­ter­na­men­te eso po­dría traer en el fu­tu­ro.

En el en­torno de Pi­ñe­ra se re­pi­te con ma­ja­de­ría que el can­di­da­to ha cam­bia­do. Su úl­ti­mo chis­te so­bre los desa­yu­nos del Se­na­me es un ejem­plo más que echa por tie­rra tal afir­ma­ción. No so­lo se con­fir­ma la fal­ta de sen­si­bi­li­dad, tino y gra­cia del em­pre­sa­rio; sino, to­da­vía peor, reite­ra un ras­go de su per­so­na­li­dad que pue­de no ser un gran pro­ble­ma pa­ra ga­nar una elec­ción, pe­ro sí pa­ra go­ber­nar des­pués: con­fun­dir em­pa­tía con sim­pa­tía, es­pon­ta­nei­dad con irre­fle­xión, y po­pu­la­ri­dad con po­pu­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.