Es­tán­da­res éticos en la De­mo­cra­cia Cristiana

Es cues­tio­na­ble que pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma in­terno se pre­ten­da im­po­ner es­tán­da­res a los mi­li­tan­tes que pue­den pa­sar a lle­var ga­ran­tías esen­cia­les.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Tras la cri­sis que su­frió el par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano lue­go de su úl­ti­ma jun­ta na­cio­nal, la di­rec­ti­va de­ci­dió sa­lir al pa­so no so­lo ra­ti­fi­can­do la pos­tu­la­ción de su can­di­da­ta pre­si­den­cial a la pri­me­ra vuel­ta, sino que tam­bién en­car­gan­do la de­fi­ni­ción de una se­rie de es­tán­da­res éticos a par­tir de los cua­les se de­ter­mi­na­ría la pro­ce­den­cia o no de ca­da una de las can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias del par­ti­do.

Con­for­me di­chos es­tán­da­res, nin­gún mi­li­tan­te que ha­ya si­do con­de­na­do por con­duc­tas “gra­ve­men­te aten­ta­to­rias al nú­cleo cen­tral de va­lo­res exi­gi­bles” a un mi­li­tan­te po­drá ser can­di­da­to, sea que la con­de­na ha­ya si­do dic­ta­da por un tri­bu­nal ci­vil, pe­nal o la­bo­ral. La me­sa con­clu­yó que to­das las can­di­da­tu­ras -a ex­cep­ción del ac­tual dipu­tado Ri­car­do Rin­cón- cum­plen con di­chos re­qui­si­tos.

Aun cuan­do con­cep­tual­men­te es un he­cho po­si­ti­vo que los par­ti­dos bus­quen ele­var la ca­li­dad de la política, don­de la de­sig­na­ción de per­so­nas idó­neas en los dis­tin­tos car­gos pú­bli­cos de­be­ría ser siem­pre un prin­ci­pio ele­men­tal, es dis­cu­ti­ble que pa­ra esos fi­nes la di­rec­ti­va de un par­ti­do bus­que juz­gar a sus mi­li­tan­tes des­de una suer­te de su­pe­rio­ri­dad mo­ral, elu­dien­do en cam­bio otras di­men­sio­nes que son igual­men­te re­le­van­tes si es que aca­so se bus­ca un au­tén­ti­co ape­go a la éti­ca.

Así, es dis­cu­ti­ble que una per­so­na que co­me­tió un de­li­to pe­ro re­sar­ció el mal cau­sa­do ha­bien­do cum­pli­do efec­ti­va­men­te su con­de­na, se vea pri­va­do de ejer­cer sus de­re­chos po­lí­ti­cos ba­jo el en­ten­di­do de que con ello se vul­ne­ran prin­ci­pios éticos. Ello equi­va­le a una do­ble san­ción, lo que na­tu­ral­men­te vio­len­ta ga­ran­tías bá­si­cas. Aun cuan­do se pre­ten­da es­ta­ble­cer có­di­gos de con­duc­ta más es­tric­tos que las obli­ga­cio­nes es­ta­ble­ci­das en la ley, ello no pue­de im­pli­car que al­guien car­gue so­bre sí una es­pe­cie de con­de­na per­ma­nen­te por­que así lo de­ter­mi­nó dis­cre­cio­nal­men­te una ins­tan­cia par­ti­da­ria. Hay cier­tos de­li­tos que por su es­pe­cial gra­ve­dad la pro­pia ley con­sa­gra in­ha­bi­li­da­des -es el caso, por ejem­plo, de la pe­dofi­lia-, pe­ro tra­tán­do­se de otros ca­sos no ca­bría de­cre­tar una in­ha­bi­li­dad per­ma­nen­te, si bien es ra­zo­na­ble que mien­tras se es­té cum­plien­do con­de­na el afec­ta­do se abs­ten­ga de asu­mir al­gu­na can­di­da­tu­ra.

No pa­re­ce pru­den­te que a par­tir del caso es­pe­cí­fi­co del dipu­tado Rin­cón -don­de por lo de­más dis­tin­tas ins­tan­cias del pro­pio par­ti­do es­tán di­vi­di­das res­pec­to a su res­pon­sa­bi­li­dad en de­nun­cias de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar- se bus­que im­po­ner un có­di­go con­duc­tual ge­ne­ral, que ni si­quie­ra ha si­do su­fi­cien­te­men­te sen­si­bi­li­za­do.

Pe­ro, ade­más de es­tas in­con­sis­ten­cias, pa­re­ce evi­den­te que el con­cep­to de “éti­ca” que pre­ten­de im­po­ner la di­rec­ti­va de la DC con­tie­ne se­ve­ras omi­sio­nes. Así, es lla­ma­ti­vo que cues­tio­na­bles prác­ti­cas co­mo el ne­po­tis­mo, el uso de asig­na­cio­nes par­la­men­ta­rias pa­ra fa­vo­re­cer a in­cum­ben­tes o el mal desem­pe­ño en un car­go pú­bli­co no fi­gu­ren co­mo li­mi­ta­cio­nes éti­cas. El par­ti­do tam­po­co pa­re­ce cues­tio­nar­se que sus pro­pias de­fi­ni­cio­nes doc­tri­na­rias se ha­yan des­di­bu­ja­do al ad­he­rir­se a un pro­gra­ma de go­bierno más ra­di­ca­li­za­do, y que pre­ten­da ex­ten­der esa si­tua­ción en una even­tual pro­lon­ga­ción de la Nue­va Ma­yo­ría. An­tes de se­guir avan­zan­do en un có­di­go con­duc­tual, el par­ti­do ha­ría bien en abor­dar pri­me­ro es­tas pro­pias fa­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.