CRI­SIS EN VE­NE­ZUE­LA

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

en es­ta ad­mi­nis­tra­ción no se pre­sen­ten ofer­tas, con el es­tre­pi­to­so desas­tre que eso sig­ni­fi­ca­ría.

Oja­lá que es­tos no sean más que fan­tas­mas en la ca­be­za de los des­con­fia­dos, y que la mi­nis­tra Ta­pia lo­gre sa­car ade­lan­te una bue­na li­ci­ta­ción en los pla­zos com­pro­me­ti­dos. SE­ÑOR DI­REC­TOR

En una ho­ra crí­ti­ca pa­ra Ve­ne­zue­la y pe­se a la opo­si­ción in­ter­na y a los cues­tio­na­mien­tos in­ter­na­cio­na­les, el Pre­si­den­te Ma­du­ro reali­zó los co­mi­cios pa­ra ele­gir una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te a fin de mo­di­fi­car la Car­ta Mag­na de 1999, y lo­grar su per­pe­tua­ción en el po­der jun­to con la clau­su­ra de la Asam­blea Na­cio­nal ele­gi­da de­mo­crá­ti­ca­men­te en di­ciem­bre de 2015.

La elec­ción sin ga­ran­tías ni su­per­vi­sión ha si­do de­cla­ra­da ca­ren­te de le­gi­ti­mi­dad por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, des­co­no­cien­do sus efec­tos. Se tra­tó de un gol­pe de es­ta­do ins­ti­tu­cio­nal que con­cen­tra en Ma­du­ro la to­ta­li­dad de po­de­res pú­bli­cos, de­vi­nien­do en dic­ta­du­ra. Su pri­mer ac­to ile­gal fue des­ti­tuir a la fis­cal ge­ne­ral y so­me­ter­la a pro­ce­so, ocu­pan­do por la fuer­za la se­de de la Asam­blea Na­cio­nal.

La Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos ad­vir­tió de la vul­ne­ra­ción a la Cons­ti­tu­ción y un que­bran­ta­mien­to democrático con gra­ve al­te­ra­ción del or­den ins­ti­tu­cio­nal del país. Mer­co­sur re­sol­vió la sus­pen­sión in­de­fi­ni­da de Ve­ne­zue­la; el Pa­pa Fran­cis­co , la Unión Eu­ro­pea y EE. UU. han de­cla­ra­do su ile­ga­li­dad. En Li­ma los can­ci­lle­res de la re­gión, in­clu­yen­do a Chi­le, con­de­na­ron la “rup­tu­ra del or­den democrático y des­co­no­cen sus ac­tos”. Chi­le tam­bién de­cla­ró ile­gí­ti­mo el pro­ce­so elec­to­ral. El Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU del Con­se­jo de DD. HH. ha cons­ta­ta­do la “prác­ti­ca de la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca” en los de­te­ni­dos po­lí­ti­cos por la re­pre­sión gu­ber­na­men­tal.

El es­ta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma dic­ta­to­rial en Ve­ne­zue­la in­ter­pe­la la con­cien­cia mo­ral de los de­mó­cra­tas de Chi­le y del mun­do, y exis­te el ries­go de una gra­ve con­fron­ta­ción en­tre her­ma­nos y más de­rra­ma­mien­tos de san­gre. Ese go­bierno de­be ac­tuar con ra­cio­na­li­dad y bus­car una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la gra­ve cri­sis que afec­ta al país, abrien­do un es­pa­cio se­rio de ne­go­cia­cio­nes con la opo­si­ción que per­mi­ta en bre­ve pla­zo el res­ta­ble­ci­mien­to del es­ta­do de de­re­cho y la de­mo­cra­cia.

Por eso es la­men­ta­ble el do­ble es­tán­dar que mues­tran al­gu­nos par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría y el Fren­te Am­plio, que no asu­men un ver­da­de­ro com­pro­mi­so con la vi­gen­cia de la de­mo­cra­cia, la li­ber­tad y la de­fen­sa de los DD.HH. co­mo va­lo­res uni­ver­sa­les que de­ben ser res­pe­ta­dos en to­da cir­cuns­tan­cia, tiem­po y lu­gar. Las dic­ta­du­ras de­ben ser con­de­na­das, cual­quie­ra sea su signo ideo­ló­gi­co, de iz­quier­das o de­re­chas.

La pre­sión in­ter­na­cio­nal de­be con­ti­nuar con más ener­gía pa­ra evi­tar la im­pu­ni­dad del ré­gi­men con la im­po­si­ción de san­cio­nes di­plo­má­ti­cas y co­mer­cia­les.

Nel­son Ha­dad

Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.