Max Co­lo­dro

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Ape­sar de los avan­ces de los úl­ti­mos días, el acuer­do par­la­men­ta­rio de Chi­le Va­mos pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a un pun­to muer­to, si­tua­ción en que las aris­tas pen­dien­tes de­be­rán ser re­suel­tas con la re­la­ti­va­men­te con­sen­sua­da in­ter­ven­ción del ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Un ries­go in­ne­ga­ble que es al mis­mo tiem­po una opor­tu­ni­dad, en la me­di­da que di­cho es­ce­na­rio pue­de em­pe­zar a de­fi­nir la for­ma en que los par­ti­dos y su can­di­da­to se re­la­cio­na­rán en la even­tua­li­dad de vol­ver al go­bierno.

Has­ta aquí, los de­más blo­ques po­lí­ti­cos so­lo han ilus­tra­do las de­bi­li­da­des y la ca­si nu­la in­fluen­cia de sus li­de­raz­gos pre­si­den­cia­les, a la ho­ra de in­ci­dir en la ne­go­cia­ción de los pac­tos parlamentarios. Así, la per­ma­nen­te so­li­ci­tud de Ale­jan­dro Gui­llier pa­ra que los par­ti­dos que lo apo­yan hi­cie­ran un es­pa­cio a la DC ter­mi­nó sien­do des­es­ti­ma­da; a su vez, el des­cuer­do pú­bli­co de Ca­ro­li­na Goic con la fór­mu­la sus­cri­ta por su co­lec­ti­vi­dad, el MAS y la IC, fue pa­sa­do por al­to en las ins­tan­cias re­so­lu­ti­vas de la Fa­lan­ge, y Bea­triz Sán­chez sim­ple­men­te ha op­ta­do por mar­gi­nar­se de la dispu­ta que la can­di­da­tu­ra a dipu­tado de Al­ber­to Ma­yol ins­ta­ló en el seno del Fren­te Am­plio.

Aho­ra Se­bas­tián Pi­ñe­ra re­ci­be en sus ma­nos el pri­mer desafío pro­pia­men­te po­lí­ti­co de su cam­pa­ña, el im­pe­ra­ti­vo de me­diar en­tre los in­tere­ses elec­to­ra­les de sus par­ti­da­rios, con las co­lec­ti­vi­da­des gran­des (UDI y RN) bus­can­do no sa­cri­fi­car po­si­cio­nes, y fuer­zas emer­gen­tes co­mo Evo­po­li exi­gien­do con­di­cio­nes de re­la­ti­va igual­dad. El ex­man­da­ta­rio de­be­rá so­pe­sar ga­nan­cias y pér­di­das inevi­ta­bles, tra­tan­do de cua­drar un círcu­lo que no so­lo im­por­ta­rá des­de la pers­pec­ti­va de la es­tric­ta ele­gi­bi­li­dad de las op­cio­nes par­la­men­ta­rias, sino tam­bién de ese com­ple­jo equi­li­brio de fuer­zas des­ti­na­do a ser una de las cla­ves de su éxi­to o fra­ca­so, de lle­gar otra vez a La Mo­ne­da.

No exis­ten vo­ces di­si­den­tes res­pec­to de las se­rias de­bi­li­da­des de ges­tión política que tu­vo el pri­mer go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Un es­ti­lo ex­ce­si­va­men­te ‘gerencial’ y tec­no­crá­ti­co; ca­ren­cia de sen­si­bi­li­dad pa­ra en­ten­der la pro­fun­di­dad de su desafío his­tó­ri­co y lo trau­má­ti­co que se­ría pa­ra un sec­tor del país ver lle­gar a la de­re­cha al po­der, con­ver­gie­ron lue­go con otras cir­cuns­tan­cias, pa­ra ter­mi­nar pro­du­cien­do en 2013 el peor re­sul­ta­do elec­to­ral del sec­tor des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia. Des­de esa pers­pec­ti­va, el ti­po de re­la­ción que en es­ta eta­pa Pi­ñe­ra lo­gre con­so­li­dar con los par­ti­dos, se­rá un pre­ce­den­te de­ci­si­vo pa­ra el sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to po­lí­ti­co que el día de ma­ña­na de­bie­ra ayu­dar­lo a no co­me­ter los mis­mos erro­res.

En pa­ra­le­lo, su me­dia­ción en el di­se­ño de la plan­ti­lla se­rá re­le­van­te en fun­ción de las car­tas que de­ci­da pri­vi­le­giar; se­ñal de con­ti­nui­dad o re­no­va­ción de ros­tros, con én­fa­sis más con­ser­va­do­res o li­be­ra­les, ma­yo­res o me­no­res gra­dos de aper­tu­ra a ese “cen­tro” que hoy apa­re­ce po­lí­ti­ca­men­te huér­fano, se­rán al­gu­nos cri­te­rios que se pon­drán en jue­go y se­rán vi­si­bles en el re­sul­ta­do de sus de­ci­sio­nes. Por úl­ti­mo, lo más im­por­tan­te: el pe­so y la in­ter­lo­cu­ción de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en los par­ti­dos y blo­ques parlamentarios, as­pec­tos que per­mi­ti­rán sa­ber cuán­to ha ma­du­ra­do su im­pron­ta, des­de la vez en que las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas lo obli­ga­ron a en­tre­gar de vuel­ta la ban­da pre­si­den­cial a Mi­che­lle Bachelet.

El ti­po de re­la­ción que Pi­ñe­ra lo­gre con­so­li­dar con los par­ti­dos, se­rá un pre­ce­den­te de­ci­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.