Ba­jo in­te­rés de tra­ba­jar con el Se­na­me: ad­ju­di­can so­lo 18 de 76 pro­gra­mas

Los cues­tio­na­mien­tos al ser­vi­cio, su­ma­dos a fal­ta de sub­ven­ción, han im­pac­ta­do en la dis­po­si­ción de los pri­va­dos a par­ti­ci­par en la red de re­si­den­cias pa­ra ni­ños.

La Tercera - - NACIONAL - Víc­tor Ri­ve­ra

Los reite­ra­dos cues­tio­na­mien­tos al Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me) han te­ni­do con­se­cuen­cias que van más allá de lo po­lí­ti­co. Su im­pac­to tam­bién ha tras­cen­di­do al área téc­ni­ca, que com­pe­te di­rec­ta­men­te a los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes vul­ne­ra­bles que atien­de es­te or­ga­nis­mo. Así lo ase­gu­ran ex­per­tos y el pro­pio ser­vi­cio, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia los úl­ti­mos re­sul­ta­dos de las li­ci­ta­cio­nes pa­ra el cui­da­do de es­tos me­no­res.

En el úl­ti­mo pro­ce­so so­bre pro­gra­mas de re­si­den­cias, que con­sis­te en pro­por­cio­nar alo­ja­mien­to, ali­men­ta­ción y re­crea­ción, que­dó en evi­den­cia el ba­jo in­te­rés de par­ti­ci­par en los or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res (per­so­nas ju­rí­di­cas y na­tu­ra­les que es­tán al cui­da­do de me­no­res y que son sub­ven­cio­na­das por el ser­vi­cio).

Se­gún los antecedentes del Se­na­me, los cua­les es­tán pu­bli­ca­dos en su pá­gi­na web, de un to­tal de 76 pro­gra­mas li­ci­ta­dos pa­ra pro­yec­tos es­te año -equi­va­len­te a 2.116 ni­ños a aten­der- so­lo 18 fue­ron ad­ju­di­ca­dos, lo que re­pre­sen­ta un 24%. Es de­cir, de 2.116 me­no­res que po­drían ha­ber si­do be­ne­fi­cia­dos, so­lo 496 lo se­rán. Es­te es­ce­na­rio, se­gún las fun­da­cio­nes con­sul­ta­das, se ex­pli­ca­ría, en­tre otros mo­ti­vos, por los cons­tan­tes cues­tio­na­mien­tos a las con­di­cio­nes de las re­si­den­cias de es­ta red.

Las crí­ti­cas se agu­di­za­ron des­de el caso de Lis­set­te Vi­lla, la ni­ña de 11 años quien fa­lle­ció en abril de 2016 en el cen­tro Gal­va­rino.

Des­de el Se­na­me ex­pli­ca­ron que “des­de 2016 se ac­tua­li­za­ron las orien­ta­cio­nes téc­ni­cas pa­ra las re­si­den­cias de pro­tec­ción, co­mo par­te del me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo que se brin­da a los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes que son aten­di­dos en di­chos cen­tros. Por ejem­plo, se hi­cie­ron pre­ci­sio­nes que, an­te­rior­men­te, no es­ta­ban ex­plí­ci­tas so­bre los pro­ce­sos de in­ter­ven­ción que de­ben rea­li­zar, el ti­po de jor­na­da que de­ben te­ner quie­nes ejer­cen al­gu­nos car­gos, los re­em­pla­zos pa­ra fi­nes de se­ma­na y fe­ria­dos, etc., con el fin de op­ti­mi­zar la aten­ción otor­ga­da a los ni­ños re­si­den­tes”.

Tam­bién ex­pli­ca­ron que cuan­do una re­si­den­cia es­tá en fun­cio­na­mien­to y co­rres­pon­de rea­li­zar una li­ci­ta­ción, si no exis­ten in­tere­sa­dos o las pro­pues­tas son inad­mi­si­bles, ese cen­tro pue­de con­ti­nuar fun­cio­nan­do con una “re­so­lu­ción de ur­gen­cia”, que tie­ne co­mo fin dar con­ti­nui­dad a la aten­ción de los ni­ños mien­tras se rea­li­za una nue­va li­ci­ta­ción.

Sin em­bar­go, tam­bién hay otra lec­tu­ra so­bre por qué hu­bo más li­ci­ta­cio­nes de­sier­tas que ad­ju­di­ca­das. Pa­ra el ser­vi­cio, “efec­ti­va­men­te en los úl­ti­mos pro­ce­sos han exis­ti­do me­nos pos­tu­lan­tes, lo que pue­de obe­de­cer a di­ver­sas ra­zo­nes. En­tre ellas, es­tá el cues­tio­na­mien­to pú­bli­co al sis­te­ma re­si­den­cial du­ran­te el úl­ti­mo año, lo que ha he­cho que va­rios or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res es­tén ce­rran­do es­tos cen­tros y so­lo si­gan eje­cu­tan­do pro­gra­mas am­bu­la­to­rios”.

De acuer­do con el des­glo­se de las ci­fras, de los 76 pro­gra­mas li­ci­ta­dos, 27 no con­ta­ron con nin­gu­na pos­tu­la­ción, diez se de­cla­ra­ron inad­mi­si­bles y 21 no cum­plie­ron con las me­di­das exi­gi­das. Pa­ra el Se­na­me, una de las ra­zo­nes pa­ra la fal­ta de in­te­rés en par­ti­ci­par tam­bién se ex­pli­ca por “la reali­dad de los dis­tin­tos or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res, que es muy di­ver­sa, y tam­bién in­flu­ye la re­gión don­de fun­cio­nan los pro­yec­tos. Por ejem­plo, en Ay­sén no hu­bo in­tere­sa­dos en man­te­ner una re­si­den­cia y por ello el Se­na­me es­tá so­li­ci­tan­do los re­cur­sos pa­ra con­tar con un cen­tro de ad­mi­nis­tra­ción di­rec­ta”.

Ra­zo­nes del fe­nó­meno

Pa­ra los or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res, el po­co in­te­rés en pos­tu­lar a a es­tas li­ci­ta­cio­nes es­tá ra­di­ca­do, ade­más, en el ba­jo cos­to de la sub­ven­ción que les en­tre­ga el Se­na­me. De acuer­do a la nor­ma con que se ri­gen es­tos con­ve­nios, el ser­vi­cio en­tre­ga so­lo una par­te del di­ne­ro con el cual el pri­va­do de­be ope­rar.

► Fron­tis de la Di­rec­ción Na­cio­nal del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res, en el cen­tro de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.