De­tec­tan nue­va es­ta­fa: su­plan­tan agen­tes ban­ca­rios

Ci­ber­cri­men de la PDI in­ves­ti­ga ca­sos de fal­sos eje­cu­ti­vos que pi­den cla­ves pa­ra ha­cer trans­fe­ren­cias.

La Tercera - - NACIONAL - Fe­li­pe Díaz

El mé­to­do pa­ra con­cre­tar una es­ta­fa es al­go que va­ría cons­tan­te­men­te, se­gún las ad­ver­ten­cias que las au­to­ri­da­des ha­cen ca­da año. El “cuen­to del tío”, las lla­ma­das des­de la cár­cel y los con­cur­sos fal­sos son las for­mas más “clá­si­cas” que los de­lin­cuen­tes han uti­li­za­do en el úl­ti­mo tiem­po. No obs­tan­te, el au­ge de la tec­no­lo­gía tam­bién ha ayu­da­do a mo­di­fi­car es­tos mo­dus ope­ran­di.

Así lo de­tec­tó la Bri­ga­da del Ci­ber­cri­men de la PDI, que en 2016 re­ci­bió 136 de­nun­cias por es­ta­fa y en lo que va de es­te año ya han lle­ga­do has­ta las ofi­ci­nas de es­ta sec­ción 60 de­nun­cias. Sin em­bar­go, en­tre los he­chos in­ves­ti­ga­dos apa­re­ció un fe­nó­meno del cual no se te­nía cons­tan­cia: un fal­so eje­cu­ti­vo ban­ca­rio.

De acuer­do con los antecedentes de la po­li­cía ci­vil, a tra­vés del mé­to­do del phis­hing (ob­ten­ción de cla­ves ban­ca­rias en­ga­ñan­do a la víc­ti­ma) al­gu­nos de­lin­cuen­tes se es­tán ha­cien­do pa­sar por eje­cu­ti­vos de cuen­tas pa­ra con­tac­tar a las po­ten­cia­les víc­ti­mas.

El mo­dus ope­ran­di que de­tec­ta­ron en Ci­ber­cri­men se di­vi­de en tres par­tes. La pri­me­ra con­sis­te en que a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos y apli­ca­cio­nes fal­sas, los de­lin­cuen­tes ob­tie­nen las cla­ves de ac­ce­so de las per­so­nas a su pá­gi­na del ban­co. Con esa in­for­ma­ción se con­tac­tan con los clien­tes y les ase­gu­ran ser los res­pec­ti­vos eje­cu­ti­vos de cuen­ta, va­li­dán­do­lo con antecedentes de las ope­ra­cio­nes que apa­re­cen en las cuen­tas.

Pos­te­rior­men­te, de acuer­do con los antecedentes que ma­ne­ja la PDI, le di­cen al clien­te que tie­ne un sal­do a fa­vor, co­rres­pon­dien­te a la de­vo­lu­ción de im­pues­tos o ma­los co­bros. Pa­ra ha­cer efec­ti­vo el pa­go, la víc­ti­ma de­be en­trar al si­tio y ve­ri­fi­car que cuen­ta con de­ter­mi­na­da su­ma de di­ne­ro, lo que es che­quea­do por la mis­ma víc­ti­ma.

Al ver su sal­do, el fal­so eje­cu­ti­vo le se­ña­la que pa­ra va­li­dar la ope­ra­ción de­ben apor­tar su cla­ve se­cun­da­ria (los dí­gi­tos del di­gi­pass o coor­de­na­das). An­te es­to, y al acep­tar en­tre­gar lo so­li­ci­ta­do, los de­lin­cuen­tes sus­traen los fon­dos a tra­vés de una trans­fe­ren­cia elec­tró­ni­ca a su pro­pia cuen­ta. Así, la es­ta­fa ha si­do con­su­ma­da.

¿Có­mo se de­mos­tró el sal­do a fa­vor? Fue­ron ge­ne­ra­dos por mo­vi­mien­tos en­tre sus pro­duc­tos ha­cia su pro­pia cuen­ta co­rrien­te, es de­cir, sal­dos de tar­je­tas de cré­di­tos, cré­di­tos on-li­ne, en­tre otros.

Mau­ri­cio Mo­ra­les, sub­co­mi­sa­rio de Ci­ber­cri­men, se­ña­ló que “den­tro de es­tos de­li­tos que ocu­rren con el apo­yo de la tec­no­lo­gía, po­de­mos en­con­trar una al­ta ga­ma. Hay dos gran­des cam­pos: el que apun­ta al te­ma ban­ca­rio en sí y el que apun­ta al te­ma co­mer­cial. Des­de el pun­to de vis­ta ban­ca­rio apun­ta a la ex­plo­ta­ción de las con­tra­se­ñas y de rom­per esa ba­rre­ra, cuan­do los ban­cos em­pie­zan a im­ple­men­tar las me­di­das de se­gu­ri­dad”.

En tan­to, Da­vid Ro­zows­ki, di­rec­tor de Fun­da­ción Ciu­da­dano Se­gu­ro, ad­vir­tió que “nin­gu­na en­ti­dad ban­ca­ria nos va pe­dir las cla­ves, ni la pri­ma­rias ni las pa­ra ha­cer trans­fe­ren­cias. Por eso, nun­ca hay que en­tre­gar esa in­for­ma­ción, ni por te­lé­fono, ni co­rreo elec­tró­ni­co. Nun­ca”, se­ña­la Ro­zows­ki.

► Ima­gen que re­crea a un de­lin­cuen­te que ope­ra a tra­vés de In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.