Tre­vor Rees-Jo­nes

La Tercera - - MUNDO -

Guar­daes­pal­das de Al-Fa­yed, úni­co

so­bre­vi­vien­te.

El li­bro sos­tie­ne que el cho­fer ha­bía to­ma­do an­ti­de­pre­si­vos, que te­nía al­cohol en la san­gre -1,7 gra­mos de al­cohol por li­tro (el má­xi­mo le­gal en Fran­cia era 0,5)- y que ma­ne­ja­ba a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad. Pe­ro tam­bién re­ve­la que el vehícu­lo te­nía gra­ves fa­llas. Se­gún el li­bro, el au­to no de­be­ría ha­ber se­gui­do ope­ran­do y ten­dría que ha­ber si­do da­do de ba­ja.

El Mer­ce­des Benz te­nía des­per­fec­tos y la com­pa­ñía lo sabía. Ha­bía si­do com­pra­do en sep­tiem­bre de 1994 por un al­to eje­cu­ti­vo y tres me­ses des­pués se lo ro­ba­ron a su cho­fer. El vehícu­lo fue en­con­tra­do se­ma­nas más tar­de y du­ran­te el ro­bo ha­bría su­fri­do un ac­ci­den­te en el que se vol­có has­ta 12 ve­ces. A pe­sar de que en ese mo­men­to fue da­do co­mo pér­di­da to­tal y de que de­bía ser ven­di­do co­mo cha­ta­rra, re­apa­re­ció en 1996 con una nue­va pa­ten­te. Se­gún el dia­rio es­pa­ñol El Mun­do, un ex cho­fer del Ritz di­jo en otro do­cu­men­tal emi­ti­do por la te­le­vi­sión fran­ce­sa que cuan­do el vehícu­lo su­pe­ra­ba los “60 ki­ló­me­tros por ho­ra era im­po­si­ble de con­tro­lar”.

Tras­torno ali­men­ta­rio

A prin­ci­pios de ju­nio, el Daily Mail pu­bli­có al­gu­nas trans­crip­cio­nes de gra­ba­cio­nes he­chas por la prin­ce­sa en 1991 en las que re­ve­la que su­frió bu­li­mia y an­sie­dad des­de que se com­pro­me­tió con Car­los. “Re­cuer­do la pri­me­ra vez que me pro­vo­qué ese mal. Es­ta­ba emo­cio­na­da por­que pen­sa­ba que era un mo­do de ali­viar la ten­sión”, di­ce en una de las cin­tas que gra­bó cuan­do su ma­tri­mo­nio ya no te­nía vuel­ta. Ese año, el he­re­de­ro del trono bri­tá­ni­co ha­bía re­to­ma­do sus con­tac­tos con Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les, su an­ti­guo amor y con quien el prín­ci­pe es­tá ca­sa­do ac­tual­men­te. En esos au­dios la prin­ce­sa re­ve­la que dis­mi­nu­yó 13 cen­tí­me­tros de cin­tu­ra des­de que la mi­die­ron pa­ra su ma­tri­mo­nio has­ta que fi­nal­men­te se ca­só.

De acuer­do al Mail, dos de sus ami­gos cer­ca­nos, la ex pro­fe­so­ra de ba­llet de Lady Di, An­ne Allan, y su ami­go des­de la ado­les­cen­cia, Ja­mes Colt­hurst, di­je­ron que ella es­ta­ba “des­apa­re­cien­do” fí­si­ca­men­te des­pués de su quie­bre ma­tri­mo­nial. Se­gún Allan, el ro­man­ce de Car­los con Ca­mi­lla la hi­zo es­tar “muy tris­te y de­vas­ta­da” y sen- tir­se co­mo que ella “no era su­fi­cien­te”. “Sé que ella (Dia­na) le pi­dió a Ca­mi­lla que de­ja­ra a su es­po­so”, di­jo Allan.

Sus hi­jos sa­can la voz

En me­dio de es­ta ola de re­ve­la­cio­nes, el prín­ci­pe Gui­ller­mo (35) y Harry (32) de­ci­die­ron ha­blar so­bre la pér­di­da de su ma­dre. Am­bos pro­ta­go­ni­zan el re­cién es­tre­na­do do­cu­men­tal del ca­nal ITV, Dia­na, Our Mot­her: Her li­fe and le­gacy, y allí cuen­tan có­mo fue la úl­ti­ma vez que ha­bla­ron con ella. “To­do lo que me acuer­do me ha­ce la­men­tar pa­ra el res­to de mi vi­da cuán bre­ve fue esa (úl­ti­ma) lla­ma­da te­le­fó­ni­ca (con ella)”, di­jo Harry. En el do­cu­men­tal tam­bién apa­re­ce El­ton John, ami­go cer­cano de la prin­ce­sa, quien re­sal­ta la im­por­tan­cia de la lu­cha que dio Lady Di pa­ra des­mi­ti­fi­car el si­da, en un mo­men­to en que la en­fer­me­dad era con­si­de­ra­da “un te­ma de ho­mo­se­xua­les”, se­gún el can­tan­te.

En abril pa­sa­do, Harry, de 32 años, con­fe­só que “ca­lló to­das sus emo­cio­nes” du­ran­te años y que en­fren­tó la de­pre­sión tras la muer­te de su ma­dre. “Mi for­ma de li­diar era me­ter la ca­be­za den­tro de la are­na, ne­gán­do­me a pen­sar en mi ma­má, por­que de­cía: ¿en qué me pue­de ayu­dar? Es­to so­lo me va a po­ner tris­te. No voy a traer­la de vuel­ta”. En la en­tre­vis­ta tam­bién con­fe­só que a sus 28 años pi­dió fi­nal­men­te ayu­da pro­fe­sio­nal im­pul­sa­do por su her­mano.

Ade­más, el hi­jo más jo­ven de Dia­na di­jo que re­cor­da­ba bien el día de su muer­te. “Mi ma­dre aca­ba­ba de mo­rir y tu­ve que ca­mi­nar un lar­go tre­cho de­trás de su ataúd, ro­dea­do por mi­les de per­so­nas que me mi­ra­ban, al mis­mo tiem­po que mi­llo­nes lo veían por te­le­vi­sión”, di­jo en una en­tre­vis­ta pa­ra News­week. Los fu­ne­ra­les de Dia­na fue­ron vis­tos por más de 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas por te­le­vi­sión.

Y en ma­yo, su her­mano Gui­ller­mo con­ver­só con la re­vis­ta GQ so­bre su fa­mi­lia, en la que ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo su en­tre­vis­ta más abier­ta. Allí se­ña­ló que le gus­ta­ría con­tar con el con­se­jo de su ma­dre. “Me en­can­ta­ría que (Dia­na) hu­bie­ra co­no­ci­do a Ka­te (su es­po­sa) y que hu­bie­ra visto a los ni­ños cre­cer. Me en­tris­te­ce que no sea así, que ellos nun­ca la co­no­ce­rán”, di­jo.b

► El prín­ci­pe Fe­li­pe, el prín­ci­pe Gui­ller­mo, Earl Spen­cer, el prín­ci­pe Harry y el prín­ci­pe Car­los ca­mi­nan en el fu­ne­ral de Dia­na, el 6 de sep­tiem­bre de 1997.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.