Ar­gen­ti­na vo­ta en las pri­ma­rias, un en­sa­yo de la elec­ción de oc­tu­bre

La gran ba­ta­lla se da­rá en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de Cris­ti­na Kirch­ner bus­ca un es­ca­ño en el Se­na­do.

La Tercera - - MUNDO - Pe­dro Sch­war­ze

En­sa­yo ge­ne­ral de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre. Los ar­gen­ti­nos de­ben ir a vo­tar hoy en las pri­ma­rias abier­tas si­mul­tá­neas y obli­ga­to­rias (Pa­so) de don­de sal­drán los candidatos pa­ra los co­mi­cios parlamentarios de es­te año. Pe­ro co­mo la ma­yo­ría de los par­ti­dos y lis­tas lle­van so­lo un nom­bre por cu­po en dispu­ta, no ha­brá com­pe­ten­cia in­ter­na, por lo que la vo­ta­ción se trans­for­ma­rá en una gran en­cues­ta y en una de­mos­tra­ción de fuer­za, de la ca­pa­ci­dad de arras­tre de las fuer­zas po­lí­ti­cas en­tre los vo­tan­tes.

Y co­mo ya es una tra­di­ción en la política trans­an­di­na, la gran y de­ci­si­va ba­ta­lla se desa­rro­lla­rá en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la más po­bla­da de to­da Ar­gen­ti­na, que no in­clu­ye la ca­pi­tal del país, y que con­cen­tra el 36% del elec­to­ra­do na­cio­nal. Por eso to­dos apues­tan a lo­grar un buen re­sul­ta­do, ya que de eso de­ter­mi­na­rá su pro­yec­ción política en el tiem­po. Ade­más es­te año ese dis­tri­to eli­ge tan­to a sus se­na­do­res co­mo a dipu­tados, y uno de los candidatos en ca­rre­ra ahí re­sul­ta in­elu­di­ble: la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner (2007-2015).

“La im­por­tan­cia de las seu­do-pri­ma­rias de­pen­de­rá del im­pac­to psi­co­ló­gi­co, ya que los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes au­tén­ti­cas en oc­tu­bre po­drían ser muy dis­tin­tos, so­bre to­do si la eco­no­mía le­van­ta ca­be­za. Se­gún los in­di­cios más re­cien­tes, es­tá en mar­cha una re­cu­pe­ra­ción bas­tan­te fuer­te, de suer­te que en el caso de que pier­da fren­te a Cris­ti­na y su ar­ma­da bran­ca­leo­ne en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el go­bierno tra­ta­ría de to­mar­la por al­go me­ra­men­te anec­dó­ti­co”,

La Ter­ce­ra

di­jo a ana­lis­ta Ja­mes Neil­son.

Pa­ra el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri y pa­ra su coa­li­ción Cam­bie­mos, una vo­ta­ción en los co­mi­cios de oc­tu­bre equi­va­len­te o me­jor que la ob­te­ni­da en 2015, es fun­da­men­tal pa­ra dar­le es­ta­bi­li­dad a su ges­tión. En caso de lo­grar un buen re­sul­ta­do po­drá ter­mi­nar de me­jor for­ma los dos años que le que­dan de ges­tión y Ma­cri in­clu­so po­drá apos­tar por un se­gun­do pe­río­do, 2019-2023. Pe­ro si lo­gra una ma­la co­se­cha, ten­drá un fin de man­da­to con un Con­gre­so ca­da vez más ad­ver­so, se dis­mi­nui­rán enor­me­men­te las po­si­bi­li­da­des de ser re­ele­gi­do y, por lo tan­to, se con­ver­ti­rá so­lo en un go­bierno de tran­si­ción en­tre dos Eje­cu­ti­vos pe­ro­nis­tas aun­que sean de cu­ño dis­tin­to.

A Cris­ti­na Kirch­ner la im­pul­san ra­zo­nes de so­bre­vi­ven­cia política y ju­di­cial pa­ra vol­ver a com­pe­tir co­mo aban­de­ra­da. La de­rro­ta his­tó­ri­ca del pe­ro­nis­mo en 2015 en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, a ma­nos de la ma­cris­ta Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, quien se co­ro­nó co­mo go­ber­na­do­ra, se con­vir­tió en un ver­da­de­ro ali­cien­te pa­ra la ex man­da­ta­ria, pa­ra lan­zar­se co­mo can­di­da­ta a se­na­do­ra por ese dis­tri­to y re­cu­pe­rar­lo pa­ra el pe­ro­nis­mo.

Pe­ro tam­bién eli­gió la pro­vin­cia bo­nae­ren­se ya que ahí tie­ne un es­ca­ño ase­gu­ra­do, gra­cias al his­tó­ri­co apo­yo que ha te­ni­do el kirch­ne­ris­mo en los cor­do­nes que ro­dean la ca­pi­tal, el lla­ma­do co­n­ur­bano, y por la pro­yec­ción que le da ob­te­ner un triun­fo allí, pa­ra ra­ti­fi­car su con­di­ción de lí­der del sec­tor K del frac­tu­ra­do Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta (pe­ro­nis­ta).

De cual­quier for­ma, es

el

uná­ni­me en­tre los ana­lis­tas que la ra­zón de pe­so que im­pul­só a Cris­ti­na K a vol­ver a ba­jar al rue­do tras sus dos man­da­tos pre­si­den­cia­les y des­pués de un año ale­ja­da de la política con­tin­gen­te, son sus cuen­tas con la jus­ti­cia. La ex pre­si­den­ta, que tie­ne tres pro­ce­sa­mien­tos en su con­tra y dos pe­di­dos de in­da­ga­to­ria pen­dien­tes, ne­ce­si­ta de un fue­ro par­la­men­ta­rio pa­ra fre­nar esas cau­sas.

En­cues­tas

Cris­ti­na K com­pi­te por uno de los tres cupos bo­nae­ren­ses pa­ra el Se­na­do. La lis­ta que ob­tie­ne la pri­me­ra ma­yo­ría se lle­va dos de esos es­ca­ños, y la agru­pa­ción que que­da en se­gun­do lu­gar se que­da con el ter­cer cu­po. Por eso, se da por he­cho que la ex man­da­ta­ria se con­ver­ti­rá en se­na­do­ra, pe­ro so­lo po­drá can­tar vic­to­ria y pre­sen­tar­se co­mo lí­der de pe­so na­cio­nal si su gru­po, Uni­dad Ciu­da­da­na, ob­tie­ne la ma­yor vo­ta­ción, al­go que has­ta aho­ra las en­cues­tas le otor­gan.

“Los 26 son­deos di­fun­di­dos en­tre el 7 de ju­lio y el 7 de agos­to dan a Cris­ti­na ga­nan­do, aun­que por dis­tin­tas di­fe­ren­cias. Pe­ro na­die pue­de des­car­tar un vuel­co de úl­ti­mo mo­men­to que des­co­lo­que el pro­nós­ti­co de los son­deos”, ad­vier­te el ana­lis­ta po­lí­ti­co ar­gen­tino Ro­sen­do Fra­ga.

Pa­ra el ofi­cia­lis­mo, las co­sas van cues­ta arri­ba y ne­ce­si­ta hoy una fuer­te par­ti­ci­pa­ción y un fuer­te apo­yo en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res pa­ra lle­gar con una me­jor po­si­ción de fuer­za a oc­tu­bre. “Se­ría una se­ñal de de­bi­li­dad (pa­ra la coa­li­ción Cam­bie­mos) que Cris­ti­na Kirch­ner ob­ten­ga más vo­tos en las Pa­so”, se­ña­ló el dia­rio La Na­ción.b

► Cris­ti­na Fer­nán­dez du­ran­te un ac­to por el Bi­cen­te­na­rio, en ma­yo de 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.