Las ilu­sio­nes per­di­das

La Tercera - - MUNDO - Por Ma­rio Var­gas Llo­sa

No ha­bía leí­do la au­to­bio­gra­fía de Ser­gio Ra­mí­rez, Adiós mu­cha­chos, y aca­bo de ha­cer­lo, con­mo­vi­do. Es un li­bro se­reno, muy bien es­cri­to, exal­tan­te en su pri­me­ra mi­tad y bas­tan­te tris­te en la se­gun­da. Cuen­ta la his­to­ria de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta que pu­so fin en 1979 a la ho­rri­ble di­nas­tía de los So­mo­za en Ni­ca­ra­gua, una de las dic­ta­du­ras más co­rrup­tas y crue­les de la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na, y en la que él tu­vo un pa­pel im­por­tan­te co­mo cons­pi­ra­dor y re­sis­ten­te pri­me­ro, y, lue­go, en el go­bierno que pre­si­dió el co­man­dan­te Da­niel Or­te­ga, en el que fue Vi­ce­pre­si­den­te.

Fue­ron mu­chos años de lu­cha, muy di­fí­ci­les, de sa­cri­fi­cio y he­roís­mo, en el que mi­les de ni­ca­ra­güen­ses per­die­ron la vi­da y la li­ber­tad, pa­de­cie­ron tor­tu­ras, exi­lio, lar­gos años de cár­cel, en­fren­tán­do­se a una Guar­dia Na­cio­nal cu­yo sal­va­jis­mo no te­nía lí­mi­tes. Los re­bel­des eran, so­bre to­do al prin­ci­pio, per­so­nas hu­mil­des, los po­bres en­tre los más po­bres, pe­ro lue­go fue­ron su­mán­do­se gen­te de la cla­se me­dia y, al fi­nal, pro­fe­sio­na­les, em­pre­sa­rios y agri­cul­to­res, y prin­ci­pal­men­te sus hi­jos, mo­vi­dos por un idea­lis­mo ge­ne­ro­so, la idea de que, con la caí­da de la dic­ta­du­ra, co­men­za­ría un pe­río­do de jus­ti­cia, li­ber­tad y pro­gre­so pa­ra el pue­blo de Ru­bén Da­río y de Au­gus­to Cé­sar San­dino. Mu­chas mu­je­res com­ba­tie­ron en la vanguardia de es­ta re­vo­lu­ción, así co­mo los ca­tó­li­cos –Ni­ca­ra­gua es tal vez el país don­de el ca­to­li­cis­mo es­tá más vi­vo en Amé­ri­ca La­ti­na- y Ra­mí­rez des­cri­be con mu­cha per­ti­nen­cia las dis­tin­tas co­rrien­tes que con­for­ma­ban esa di­sí­mil alian­za de co­mu­nis­tas, so­cia­lis­tas, de­mó­cra­tas, li­be­ra­les, cas­tris­tas que res­pal­da­ron la re­vo­lu­ción en un prin­ci­pio, an­tes de que co­men­za­ran las inevi­ta­bles di­vi­sio­nes.

Las pá­gi­nas de Adiós mu­cha­chos que evo­can el en­tu­sias­mo y la ale­gría con que vi­vie­ron la in­men­sa ma­yo­ría de los ni­ca­ra­güen­ses los pri­me­ros tiem­pos de la re­vo­lu­ción –las cam­pa­ñas de al­fa­be­ti­za­ción, la con­ver­sión de cuar­te­les en es­cue­las, la dis­tri­bu­ción de las tie­rras y fá­bri­cas ex­pro­pia­das a los So­mo­za y sus cóm­pli­ces a los sec­to­res de me­no­res in­gre­sos- son emo­cio­nan­tes, el ini­cio de lo que pa­re­cía ser la gran trans­for­ma­ción de Ni­ca­ra­gua en un país de ve­ras li­bre, democrático y mo­derno.

No ocu­rrió así y Ser­gio Ra­mí­rez res­pon­sa­bi­li­za del fra­ca­so de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta a “la con­tra”, ar­ma­da y fi­nan­cia­da por la CIA. Yo ten­go la im­pre­sión de que la con­tra­rre­vo­lu­ción fue más bien un efec­to que una cau­sa, por el des­con­ten­to que cun­dió en un sec­tor am­plio de la so­cie­dad ni­ca­ra­güen­se con la política equi­vo­ca­da del ré­gi­men des­ti­na­da a con­ver­tir al país en una so­cie­dad es­ta­ti­za­da y co­lec­ti­vis­ta, con las na­cio­na­li­za­cio­nes ma­si­vas y la crea­ción de gran­jas cam­pe­si­nas al es­ti­lo so­vié­ti­co, y las emi­sio­nes inor­gá­ni­cas que en vez de im­pul­sar arrui­na­ron la eco­no­mía na­cio­nal y desata­ron una in­fla­ción ga­lo­pan­te, que, co­mo siem­pre, gol­peó so­bre to­do a los más po­bres. El des­ba­ra­jus­te y el caos, y, por su­pues­to, la co­rrup­ción que to­do ello ori­gi­nó, la lla­ma­da pi­ña­ta –el re­par­to en­tre la gen­te del po­der de los bie­nes y di­ne­ros su­pues­ta­men­te pú­bli­cos-, que Ser­gio

cuen­ta la his­to­ria de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta que pu­so fin a la di­nas­tía de los So­mo­za.

Da­niel Or­te­ga se fue con­vir­tien­do él mis­mo en un So­mo­za mo­derno, es de­cir, en un dic­ta­dor­zue­lo co­rrom­pi­do.

Ra­mí­rez des­cri­be ma­gis­tral­men­te en el ca­pí­tu­lo de su li­bro ti­tu­la­do con agrio hu­mor “Los ríos de le­che y miel”, te­nían que de­sen­can­tar y em­pu­jar a la opo­si­ción a mu­chos ni­ca­ra­güen­ses que odia­ban a la dic­ta­du­ra de So­mo­za pe­ro no que­rían que la re­em­pla­za­ra una se­gun­da Cu­ba. (Di­cho sea de pa­so, es fas­ci­nan­te des­cu­brir en Adiós mu­cha­chos que una de las per­so­nas que más tra­ta­ba de mo­de­rar a los di­ri­gen­tes san­di­nis­tas en sus re­for­mas re­vo­lu­cio­na­rias ¡era Fi­del Castro!)

La se­gun­da par­te del li­bro es de una cre­cien­te tris­te­za, pues en ella se des­cri­be el pro­gre­si­vo des­ca­la­bro de la re­vo­lu­ción, las di­vi­sio­nes en­tre los san­di­nis­tas, y la len­ta pe­ro se­gu­ra as­cen­sión del co­man­dan­te Da­niel Or­te­ga y su es­po­sa Ro­sa­rio Mu­ri­llo al vér­ti­ce de un po­der del que só­lo han go­za­do un pu­ña­di­to de sá­tra­pas en la his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na. Tie­rra de gran­des poe­tas y ex­ce­len­tes es­cri­to­res, co­mo el pro­pio Ser­gio Ra­mí­rez, Ni­ca­ra­gua ten­drá que pro­du­cir al­gún día la no­ve­la que eter­ni­ce la his­to­ria de Da­niel Or­te­ga, es­te alu­ci­nan­te personaje que, lue­go de di­ri­gir la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta con­tra los So­mo­za, se fue con­vir­tien­do él mis­mo en un So­mo­za mo­derno, es de­cir, en un dic­ta­dor­zue­lo co­rrom­pi­do y ma­ni­pu­la­dor que, trai­cio­nan­do to­dos los prin­ci­pios y alián­do­se con to­dos sus enemi­gos de ayer y tras an­tes de ayer, ha con­se­gui­do go­zar de un po­der ab­so­lu­to a lo lar­go de vein­te años, ha­cién­do­se re­ele­gir en unas elec­cio­nes de cir­co, y, a pe­sar de to­do ello, go­zan­do to­da­vía – por ex­tra­or­di­na­rio que pa­rez­ca­de cier­ta po­pu­la­ri­dad.

Pa­ra co­no­cer al­go de su his­to­ria hay que ce­rrar Adiós mu­cha­chos y leer el es­plén­di­do en­sa­yo del mis­mo Ra­mí­rez en El es­ta­lli­do del po­pu­lis­mo (2017), “Una fá­bri­ca de es­pe­jis­mos”, don­de es­tá sin­te­ti­za­da, con tra­zos maes­tros de rea­lis­mo má­gi­co, la tra­yec­to­ria has­ta nues­tros días de es­te in­ve­ro­sí­mil personaje. Por lo pron­to, ex­pe­ri­men­tó una opor­tu­na con­ver­sión al ca­to­li­cis­mo y aho­ra co­mul­ga de­vo­ta­men­te de la mano del car­de­nal Mi­guel Oban­do y Bra­vo, su an­ti­guo enemi­go mor­tal y aho­ra alia­do acé­rri­mo que ha da­do su ben­di­ción al go­bierno “cris­tiano, so­cia­lis­ta y so­li­da­rio” de los Or­te­ga/Mu­ri­llo. Tam­bién ha he­cho pac­to con em­pre­sa­rios mer­can­ti­lis­tas que, a con­di­ción de no ha­blar nun­ca de política, ha­cen muy bue­nos negocios con el ré­gi­men. Pe­ro, qui­zás, lo más sor­pren­den­te sea que, en la va­rio­pin­ta alian­za que han con­se­gui­do ar­mar pa­ra man­te­ner­se en el po­der Da­niel Or­te­ga y Ro­sa­rio Mu­ri­llo –és­ta es su Vi­ce­pre­si­den­ta y po­dría ser la pró­xi­ma Pre­si­den­ta de Ni­ca­ra­gua si su es­po­so de­ci­de to­mar­se al­gu­nas va­ca­cio­nes- tam­bién fi­gu­ran los bru­jos, san­te­ros, cu­ran­de­ros, he­chi­ce­ros y tau­ma­tur­gos del país. Ci­to a Ra­mí­rez: “La mano abier­ta de Fá­ti­ma, hi­ja de Maho­ma, con un ojo al cen­tro, que re­pre­sen­ta ben­di­cio­nes, po­der y fuer­za, y tam­bién pro­tec­ción con­tra el mal de ojo, es­tu­vo des­de 2006 de­trás de la pa­re­ja pre­si­den­cial en el sa­lón de sus com­pa­re­cen­cias, en un in­men­so mu­ral”.

El en­sa­yo tam­bién re­fie­re los fan­tás­ti­cos pro­yec­tos con que el go­bierno de la ya ce­le­bé­rri­ma du­pla, ému­la de la de Hou­se of Cards, ali­men­ta las ilu­sio­nes de sus elec­to­res, co­mo el fa­mo­so Gran Ca­nal de Ni­ca­ra­gua, que iba a com­pe­tir con el de Pa­na­má y que se­ría fi­nan­cia­do por el mul­ti­mi­llo­na­rio chino Wang Ying (ya que­bra­do y ol­vi­da­do) y una plan­ta de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos en Ma­na­gua lla­ma­da a pro­du­cir na­da me­nos que ¡una va­cu­na con­tra el cáncer! La lis­ta de fic­cio­nes así es lar­ga y pa­re­ce sa­li­da de Ma­con­do.

To­das es­tas co­sas las cuen­ta Ra­mí­rez sin al­te­rar­se, con ob­je­ti­vi­dad, aun­que de­trás de la mo­de­ra­ción y ele­gan­cia con que es­cri­be, se adi­vi­na un hon­do des­ga­rra­mien­to. El su­yo de­be ser el de mu­chos ni­ca­ra­güen­ses que, co­mo él, de­di­ca­ron los me­jo­res años de su vi­da, su tiem­po y sus sue­ños, a lu­char por una ilu­sión his­tó­ri­ca que vi­vió una efí­me­ra reali­dad y se fue lue­go des­ha­cien­do y trans­for­man­do en gro­tes­ca ca­ri­ca­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.