El Ra­yo ca­yó de gol­pe

Usain Bolt se re­ti­ró de la al­ta com­pe­ten­cia en la pos­ta 4x100. Su fi­nal fue tris­te, se des­plo­mó aca­lam­bra­do. Se aca­ba la his­to­ria de la le­yen­da de la ve­lo­ci­dad. Pu­do ha­ber si­do do­ra­do ha­ce un año; pre­fi­rió so­ñar.

La Tercera - - DEPORTES - Na­cho Leal

KE­VIN JO­NES

MÉ­DI­CO JE­FE DE JA­MAI­CA

YOHAN BLAKE TER­CER RELEVISTA DE JA­MAI­CA

OMAR MCLEOD, PRI­MER RELEVISTA DE JA­MAI­CA

Usain Bolt es­tá en el sue­lo, con la ca­ra pe­ga­da al re­kor­tán del Olím­pi­co de Londres y no lo pue­de creer. Se acer­ca su ami­go Blake jun­to al res­to del cuar­te­to que bus­ca­ba ha­cer al­go en su des­pe­di­da. Le traen una si­lla de rue­das pa­ra sa­car­lo del me­dio y se aver­güen­za de sí mis­mo. Se le­van­ta co­mo pue­de, in­ten­ta ol­vi­dar­se del ca­lam­bre que aca­ba de tum­bar­lo y re­co­rre los 20 me­tros que le que­da­ban pa­ra cru­zar la me­ta, aun­que sea en el úl­ti­mo pues­to.

Es una pa­ra­do­ja. ¿Cuán­tas ve­ces no cru­zó él pri­me­ro? Mu­chas. Nue­ve en Jue­gos Olím­pi­cos, 11 en Mun­dia­les y aho­ra, en el oca­so de su ca­rre­ra, la vi­da se en­car­ga de re­cor­dar­le que el lí­mi­te hu­mano no son sus 9”57, sino su car­ne, sus hue­sos, sus múscu­los que ya no le aguan­tan el rit­mo que quie­re im­po­ner, que ya no es el sú­per­do­ta­do que hi­zo del atle­tis­mo un show de ce­le­bri­da­des.

Bolt muer­de su ca­de­na de oro y re­cuer­da que 100 me­tros atrás, cuan­do re­cién re­ci­bió la pos­ta pa­ra em­pren­der la ca­rre­ra tan co­no­ci­da por él, con su re­ma­te ma­gis­tral y ar­ma le­tal de la ve­lo­ci­dad ja­mai­ca­na, con­fia­ba en que la his­to­ria se­ría otra. No pue­de ser tan in­gra­to el des­tino co­mo pa­ra en­sa­ñar­se de es­ta for­ma, pien­sa. In­clu­so el bri­tá­ni­co Mo Fa­rah, que pre­sen­cia des­de las tri­bu­nas to­do es­te dra­ma, se sien­te mal por la suer­te de su ca­ma­ra­da.

Pue­de que ha­ya sa­li­do tras el dor­sal de un jo­ven Net­ha­neel Mit­hel Blake, bri­tá­ni­co de raí­ces ja­mai­ca­nas, for­ma­do en la is­la, de he­cho; o a Christian Co­le­man, el no­vel nor­te­ame­ri­cano que lo de­rro­tó dos ve­ces en el hec­tó­me­tro en es­te Mun­dial. Co­mo sea, pe­ro con­fia­ba en que tras unas cuan­tas zan­ca­das, 41 más o me­nos, bas­ta­ría pa­ra de­mos­trar por úl­ti­ma vez quién es Bolt y por­qué el mun­do se rin­de an­te cual­quier pa­ya­sa­da que ha­ga.

Y es que las le­yen­das co­mo Bolt per­mi­ten eso: so­ñar con co­sas im­po­si­bles, con fi­na­les fe­li­ces de tin­tes tan épi­cos que pa­re­cen acor­da­dos pre­via­men­te. Ace­le­ró de for­ma dé­bil, al­go que du­ran­te sus úl­ti­mos sprints pa­re­cía par­te de su arran­que. Avan­zó, su­peró la cur­va y se in­ter­nó en la rec­ta fi­nal. Allí lle­gó el do­lor, el mo­ral y el mus­cu­lar a fas­ti­diar. To­do lo pla­nea­do pa­ra es­te mo­men­to se fue bien le­jos.

Las cul­pas pue­den ser mu­chas pa­ra es­te desen­la­ce. Bolt ayer re­cla­mó a la or­ga­ni­za­ción por los más de 40 mi­nu­tos de es­pe­ra pa­ra sa­lir a la pis­ta. Blake, su eterno com­pa­ñe­ro, di­jo a The Guar­dian que el Ra­yo se que­jó por es­to. “Yohan, creo que es­to es una lo­cu­ra. Cua­ren­ta mi­nu­tos y dos pre­sen­ta­cio­nes de me­da­llas an­tes de nues­tra ca­rre­ra”, ase­gu­ró Blake.

Y pue­de ser. Pe­ro tam­bién es cier­to que Bolt no ve­nía bien. Su pre­pa­ra­ción pa­ra su re­ti­ro no fue más que por cum­plir. Un trá­mi­te. Al me­nos, al ni­vel en el que él rin­de, cla­ro es­tá. No qui­so sa­cri­fi­car­se pa­ra los 200 me­tros, pre­fi­rió só­lo en­fo­car­se en los 100, apos­tán­do­lo to­do allí. Y no re­sul­tó.

Aho­ra, que el Ra­yo se ofus­ca por el fi­nal de su rei­na­do, que ter­mi­nó co­mo un au­to­boi­cot a su ré­gi­men, to­do pa­re­ce ma­lo. Pe­ro no hay que ol­vi­dar to­do lo que con­si­guió. Muy pro­ba­ble­men­te ese pú­bli­co que se la­men­ta por su suer­te es­té allí, pre­ci­sa­men­te, por la atrac­ción que él ge­ne­ró en el atle­tis­mo, lle­ván­do­lo a un es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do, a ser es­tre­llas.

El fi­nal de Bolt es amar­go, no ca­ben du­das de eso. Pe­ro es di­fí­cil bo­rrar la hue­lla que el ja­mai­cano de­jó en la ve­lo­ci­dad. Su de­cli­ve coin­ci­de con el de su na­ción en las prue­bas atlé­ti­cas y eso no es an­to­ja­di­zo. Que­da­rá en la me­mo­ria co­lec­ti­va to­das las ha­za­ñas que hi­zo, don­de in­clu­so la na­tu­ra­le­za pa­re­cía ali­near­se con él, tal co­mo ocu­rrió en esa re­cor­da­da fo­to en que un ra­yo se po­sa jun­to a su ce­le­bra­ción, en Mos­cú 2013.

Ano­che, Bolt guar­dó si­len­cio. Se mor­dió la ra­bia y la ver­güen­za que se sien­te cuan­do se es el Rey, pe­ro se le arre­ba­ta el trono y se le obli­ga al exi­lio. Una ju­ga­da que él mis­mo qui­so evi­tar, pe­ro que las pre­sio­nes de sus aus­pi­cia­do­res, del IAAF y el pú­bli­co lo lle­va­ron a re­plan­tear, pa­ra de­jar fi­nal­men­te el úl­ti­mo epi­so­dio de su his­to­ria es­cri­to así.

Bolt mi­ró esa si­lla de rue­das que le tra­je­ron y ce­rró los ojos, apre­tó los dien­tes y se pu­so de pie. Lo ayu­da­ron sus ca­ma­ra­das, los Ru­de Boys que siem­pre le acom­pa­ña­ron. Qui­so al me­nos cru­zar la me­ta y ce­rrar rá­pi­do un ca­pí­tu­lo pa­ra el ol­vi­do. El fi­nal pu­do ser otro. Pu­do te­ner rit­mo de zam­ba y bri­llos do­ra­dos. Bolt y la ma­qui­na­ria que gi­ra en torno a él de­ci­die­ron otra co­sa. Fue así en­ton­ces co­mo la le­yen­da lle­gó a su fin.

Un mal fi­nal no arrui­na­rá es­ta his­to­ria. Lo he­cho por Bolt es más gran­de que 100 me­tros. Su le­ga­do se mi­de en ki­ló­me­tros, tras­cien­de to­do.b

El pa­so de Bolt en la 4x100: ayu­da­do por sus com­pa­ñe­ros, el mo­men­to del do­lor, la ima­gen de la de­rro­ta y la ayu­da mé­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.