Na­zis en Ham­bur­go: San­fic es­tre­na la nue­va pe­lí­cu­la de Fa­tih Akin

El di­rec­tor ale­mán ha­bla de In the fa­de, por la que Dia­ne Kru­ger ga­nó el pre­mio a Me­jor Ac­triz en Can­nes. Ba­sa­do en ca­sos reales, el fil­me se in­ter­na en la lu­cha de una mu­jer por ha­llar a los ase­si­nos de su fa­mi­lia.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Tras de­jar a su hi­jo en el tra­ba­jo de pa­pá, Kat­ja tro­pie­za con una mu­jer que es­ta­cio­na sos­pe­cho­sa­men­te su bi­ci­cle­ta en la ace­ra. Am­bas in­ter­cam­bian una mi­ra­da hos­til, pe­ro to­do pa­re­ce re­du­cir­se a ese des­en­cuen­tro. Pa­san las ho­ras y Kat­ja vuel­ve por su pe­que­ño, Roc­co, y su ma­ri­do, Nu­ri. Pe­ro en el lu­gar na­da es lo que fue: hay po­li­cías y la vie­ja ofi­ci­na es­tá en lla­mas. Aden­tro es­tán Nu­ri y Roc­co. Muer­tos.

Es­te es el pró­lo­go de In the fa­de, la in­ten­sa nue­va pe­lí­cu­la de Fa­tih Akin (1973), uno de los rea­li­za­do­res más re­co­no­ci­bles del ci­ne ale­mán en los úl­ti­mos 15 años. Hi­jo de una fa­mi­lia tur­ca ave­cin­da­da en Ham­bur­go, Akin ha mo­vi­li­za­do to­do su ci­ne en torno a per­so­na­jes de su co­mu­ni­dad. En In the fa­de (ins­pi­ra­da en he­chos reales y am­bien­ta­da en Ham­bur­go) to­do tie­ne que ver con la inope­ran­cia de la jus­ti­cia, in­ca­paz de in­cul­par a los ase­si­nos neo­na­zis de Nu­ri y Roc­co, en­tre ellos la men­cio­na­da chi­ca de la bi­ci­cle­ta.

Por su ac­tua­ción, vi­si­ble a to­do lo lar­go del me­tra­je, la ale­ma­na Dia­ne Kru­ger ga­nó es­te año el pre­mio a Me­jor Ac­triz en el Fes­ti­val de Can­nes. Se tra­ta de un personaje fuer­te y te­naz. Una mu­jer de­ci­di­da a ha­cer jus­ti­cia por sus pro­pias ma­nos.

La pe­lí­cu­la es uno de los pla­tos fuer­tes del 13° Fes­ti­val de Ci­ne de San­tia­go (San­fic), que va del do­min­go 20 has­ta el do­min­go 27 de agos­to. Se­rá, ade­más, uno de los cua­tro lar­go­me­tra­jes de Akin en el en­cuen­tro, jun­to a Con­tra la pa­red (ga­na­dor del Oso de Oro de Ber­lín 2004), Al otro la­do (2007), Soul kit­chen (2009) y El pa­dre (2014), to­dos con fo­to­gra­fía de Rai­ner Klaus­mann, uno de los in­vi­ta­dos al en­cuen­tro, que pre­sen­ta la Fun­da­ción Cor­pAr­tes.

Du­ran­te el es­treno de la pe­lí­cu­la en Can­nes, Akin tu­vo un en­cuen­tro con al­gu­nos me­dios, en­tre ellos La Ter­ce­ra, en el Grand Hô­tel. “Es una de mis pe­lí­cu­las más per­so­na­les. Ten­go hi­jos y me gus­ta­ría en­se­ñar a tra­vés de la pe­lí­cu­la lo que es­tá bien y lo que es­tá mal en mi país”, di­ce el ci­neas­ta en una me­sa del bar del ho­tel, en ple­na Ave­ni­da de la Croi­set­te.

“Pa­ra mí, ha­cer pe­lí­cu­las no tie­ne que ver con leer los dia­rios y po­ner­me a di­ri­gir so­bre esa ba­se. Así no fun­cio­na. Yo ha­go fil­mes a ni­vel per­so­nal y en ese te­rreno es­ta his­to­ria re­sue­na más en mi ca­be­za y en mi co­ra­zón. Si fue­ra un ale­mán o un eu­ro­peo clá­si­co, tal vez ha­ría al­go con te­rro­ris­tas mu­sul­ma­nes, pe­ro no es mi caso”, ex­pli­ca Akin cuan­do se le con­sul­ta por qué pre­fi­rió ha­blar de te­rro­ris­mo de ul­tra­de­re­cha en vez, por ejem­plo, de ex­tre­mis­mo is­lá­mi­co.

“La pe­lí­cu­la tie­ne su ins­pi­ra­ción en los aten­ta­dos de la Na­tio­nal­so­zia­lis­tis­cher Un­ter­grund, una ban­da te­rro­ris­ta neo­na­zi. Dos hom­bres y una mu­jer de ese gru­po ma- ta­ron a diez per­so­nas en­tre 2000 y 2007: nue­ve in­mi­gran­tes y un po­li­cía”, cuen­ta Akin. Lue­go si­gue con de­ta­lles del caso: “Fue­ron va­rios bom­ba­zos. Du­ran­te to­do ese tiem­po la po­li­cía siem­pre pen­só que se tra­ta­ba de tur­cos o kur­dos, que te­nía que ver con las ma­fias, el jue­go o ajus­tes de cuen­tas. Los fa­mi­lia­res pe­dían que se che­quea­ran los gru­pos neo­na­zis, pe­ro las au­to­ri­da­des nun­ca hi­cie­ron caso. A la lar­ga, se su­po que los aten­ta­dos ha­bían si­do per­pe­tra­dos por na­zis y eso pu­so en evi­den­cia el ra­cis­mo de la so­cie­dad, la po­li­cía y la pren­sa. A mí, par­ti­cu­lar­men­te, me dio mu­cha ra­bia”.

El rea­li­za­dor tam­bién ex­tien­de el sig­ni­fi­ca­do de la his­to­ria a su pro­pia vi­da: “Dos de las co­sas por las que creo que es­ta pe­lí­cu­la es muy per­so­nal es que yo mis­mo, sien­do de ori­gen tur­co, po­dría ser un ob­je­ti­vo de los neo­na­zis. Por otro la­do, soy pa­dre y ten­go hi­jos, igual que Kat­ja. Al­ber­go mie­dos si­mi­la­res”.

La co­ne­xión tur­ca

Due­ño de una fil­mo­gra­fía que en un prin­ci­pio fue com­pa­ra­da con la de Rai­ner Wer­ner Fass­bin­der, por la ener­gía y el di­na­mis­mo de sus per­so­na­jes, Akin siem­pre ha tran­si­ta­do por los te­mas de la re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y los con­flic­tos ge­ne­ra­cio­na­les. En El pa­dre fue aún más le­jos en su am­bi­ción y pro­pu­so una épi­ca que li­dia­ba con el con­flic­ti­vo tó­pi­co del ge­no­ci­dio ar­me­nio per­pe­tra­do por Tur­quía a prin­ci­pios del si­glo XX.

En In the fa­de sa­le en al­gu­na me­di­da de la ór­bi­ta tur­coa­le­ma­na al te­ner co­mo pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta a Kat­ja, ale­ma­na que en­fren­ta la mi­se­ria na­cio­na­lis­ta de sus pro­pios com­pa­trio­tas.

“Tar­de o tem­prano vol­ve­ré a ha­cer otra cin­ta so­be la so­cie­dad tur­ca, pe­ro por aho­ra sien­to que con El pa­dre al­can­cé cier­to ni­vel que me sa­tis­fa­ce. Des­de Con­tra la pa­red has­ta El pa­dre es­tu­ve lu­chan­do de al­gu­na ma­ne­ra con la re­pre­sen­ta­ción de mi pue­blo en el ci­ne”, re­fle­xio­na Akin.

En In the fa­de, que se pue­de tra­du­cir co­mo “en la na­da”, con­tó por pri­me­ra vez

Dia­ne Kru­ger ga­nó el pre­mio a Me­jor Ac­triz en el Fes­ti­val de Can­nes co­mo Kat­ja, cu­ya fa­mi­lia mue­re a ma­nos de neo­na­zis en In the fa­de, the Fa­tih Akin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.