Una du­pla com­pe­ne­tra­da

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Clau­dia Ra­mí­rez Hein

La llu­via del jue­ves fue im­pla­ca­ble. Los in­ter­mi­na­bles ta­cos ju­ga­ron en con­tra y la au­dien­cia co­men­zó a lle­gar de a go­tas. Con ca­si me­dia ho­ra de re­tra­so, se dio ini­cio al con­cier­to en el que Pin­chas Zu­ker­man to­mó la ba­tu­ta, la al­ter­nó con el vio­lín e in­ter­ac­tuó con la ce­llis­ta Aman­da Forsyth, que tam­bién es su es­po­sa. Y aun­que la sa­la Cor­pAr­tes re­cién se re­ple­tó tras la pri­me­ra obra, to­da es­pe­ra va­lió la pe­na, por­que lo que allí ate­rri­zó fue una fun­ción de ele­gan­cia mu­si­cal y aca­ba­das in­ter­pre­ta­cio­nes.

Los re­co­no­ci­mien­tos mu­si­ca­les del ar­tis­ta is­rae­lí son im­ba­ti­bles. No en vano ha si­do siem­pre, in­clu­so en sus mo­men­tos no tan bri­llan­tes, una car­ta se­gu­ra. Su fle­xi­bi­li­dad y se­gu­ri­dad co­mo vio­li­nis­ta es a to­da prue­ba. La apa­ren­te fa­ci­li­dad con que lle­va a ca­bo las obras ha­ce que el ins­tru­men­to ha­ble por sí so­lo, siem­pre con un so­ni­do am­plio, vir­tuo­so y ri­co en ma­ti­ces.

Qui­zás ella no ten­ga, por su la­dos, to­dos los car­te­les que él os­ten­ta, pe­ro Aman­da Forsyth es una ex­ce­len­te ce­llis­ta, de ma­nos fuer­tes, so­brias y de­ci­di­das, que ex­trae más que na­da co­lo­res os­cu­ros y den­sos. Y en con­jun­to se les ve com­pe­ne­tra­dos, en una trans­mi­sión de pen­sa­mien­tos que ter­mi­na en una gran con­jun­ción mu­si­cal.

To­man­do am­bas la­bo­res, Zu­ker­man dio ini­cio al pro­gra­ma con el Con­cier­to pa­ra vio­lín en Mi ma­yor, de Bach, don­de de­li­neó co­mo so­lis­ta su­ges­ti­vas fi­gu­ras con­tra­pun­tís­ti­cas y se su­mió en si­nuo­sa amal­ga­ma con las cuer­das de la Sin­fó­ni­ca, a la que con­du­jo, ade­más, con dúc­til mano. El Do­ble con­cier­to pa­ra vio­lín, vio­lon­ce­llo y or­ques­ta en La me­nor, de Brahms, asu­mien­do co­mo di­rec­tor el sue­co Ola Rud­ner, tra­jo a am­bas fi­gu­ras en es­ta obra en la que el com­po­si­tor in­ten­tó adap­tar un an­ti­guo con­cer­to gros­so a la for­ma im­pe­ran­te del si­glo XIX, y don­de los dos ins­tru­men­tos so­lis­tas son em­plea­dos a ve­ces si­mul­tá­nea­men­te con la or­ques­ta y en otras en con­tras­te a ella.

Con un pri­mer mo­vi­mien­to más vi­tal, un se­gun­do poé­ti­co y me­di­ta­ti­vo, y un ter­ce­ro que tie­ne la rus­ti­ci­dad de una dan­za cam­pe­si­na, Zu­ker­man y Forsyth des­ple­ga­ron des­tre­za y flui­dez en diá­lo­gos aco­pla­dos, en el que ella so­bre­sa­lió no só­lo con bue­na téc­ni­ca sino tam­bién con un so­ni­do de pe­so, mien­tras él, con un ca­rác­ter más apa­ci­ble, bri­lló en sus fra­ses lí­ri­cas. Co­mo en­co­re, am­bos in­ter­pre­ta­ron un scher­zo de Rein­hold Gliè­re.

La fuer­za ex­pre­si­va vino de ma­nos de la ce­llis­ta en Sos­pi­ri Op. 70, de El­gar. Sien­do una obra de buen gus­to que tran­si­ta por una am­plia ga­ma emo­ti­va, Forsyth tra­du­jo la car­ga de sen­ti­mien­tos con dig­ni­dad y gran be­lle­za, se­cun­da­da por la mano di­rec­triz de Zu­ker­man. Rud­ner re­to­mó la ba­tu­ta pa­ra fi­na­li­zar con la po­pu­lar Sin­fo­nía Nº 4 en la Ma­yor Op. 90 Ita­lia­na, de Men­dels­sohn, lle­van­do a la Sin­fó­ni­ca por una re­fi­na­da cla­ri­dad de es­cri­tu­ra, un es­pí­ri­tu ani­ma­do, un vi­vaz fon­do con­tra­pun­tís­ti­co y, en su úl­ti­ma par­te (don­de real­men­te se tor­na ita­lia­na), por un pul­cro rit­mo de una dan­za car­na­va­les­ca y los fe­bri­les com­pa­ses de una ta­ran­te­lla, pa­ra lle­gar a un di­ná­mi­co fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.