Nis­sim Sha­rim: la voz en off

“Ha si­do do­lo­ro­so sol­tar las rien­das”, ad­mi­te el ac­tor y di­rec­tor de 85 años que en 2015 de­jó la di­rec­ción del Ic­tus por pro­ble­mas de sa­lud. Otra vez en la con­tien­da del Pre­mio Na­cio­nal, el lí­der del gru­po re­apa­re­ce en Es­to (no) es un tes­ta­men­to, mon­ta­je

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Pe­dro Baha­mon­des Ch.

“HELLO, this is Ja­ne Fon­da”, oyó des­de el otro la­do de la lí­nea. “¡¿Qué?!...”, con­tes­tó de gol­pe el his­tó­ri­co lí­der del gru­po Ic­tus du­ran­te el in­vierno de 1986, me­dio em­bo­ba­do por la sua­ve voz que lo sa­lu­da­ba. “This-is-Ja­ne-Fon­da”, le di­je­ron otra vez, aho­ra más len­to y cla­ro: “Oh, yes”, ti­tu­beó él. “This is Nis­sim Sha­rim”. La char­la du­ró ape­nas un par de mi­nu­tos, pe­ro fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra el abo­ga­do y di­rec­tor, quien días an­tes ha­bía re­ci­bi­do una car­ta con ame­na­zas de muer­te di­ri­gi­das a 80 ac­to­res chi­le­nos, in­clu­yén­do­lo a él. Ve­nía fir­ma­da por el co­man­do ul­tra­de­re­chis­ta 135-Tri­zano, que ya ha­bía ma­ni­fes­ta­do su leal­tad al ré­gi­men de Pi­no­chet.

“Que te die­ran apo­yo ya era bue­na co­sa, pe­ro que lo hi­cie­ra Ja­ne Fon­da, ¡Ja­ne Fon­da! -re­pi­te, abrien­do co­mo nun­ca los ojos-, pa­re­cía co­mo sa­ca­do de una pe­lí­cu­la”, re­cuer­da Sha­rim a los 85 años, sen­ta­do en el des­pa­cho de su ca­sa en La Rei­na. “Ella qui­so ve­nir a Chi­le, pe­ro por agenda no pu­do. Al año si­guien­te re­ci­bi­mos a Su­per­man (el ac­tor Ch­ris­top­her Ree­ve) y el res­to es co­no­ci­do, pe­ro es­te otro re­cuer­do me pa­re­cía tan no­ta­ble y des­co­no­ci­do que aún quie­ro po­ner­lo en la obra”. Se re­fie­re a Es­to (no) es un tes­ta­men­to, el más re­cien­te tra­ba­jo del Ic­tus, que en ju­nio los tu­vo por pri­me­ra vez en el GAM y que aho­ra, aún ba­jo la di­rec­ción de Ita­lo Ga­llar­do y Pi­lar Ron­de­ros (de La Lau­ra Pal­mer), vuel­ve a re­pa­sar la his­to­ria de la com­pa­ñía en su sa­la, La Co­me­dia. “Siem­pre me pa­re­ció atrac­ti­va la idea de mi­rar­nos des­de ese es­ti­lo más pe­rio­dís­ti­co de ha­cer tea­tro”, di­ce el tam­bién ac­tor y ex miem­bro del di­rec­to­rio de TVN: “Yo iba a es­tar en el pro­yec­to, pe­ro jus­to me en­fer­mé y tu­ve que es­con­der­me por un ra­to. Un lar­go ra­to”.

En oc­tu­bre pró­xi­mo se­rán dos años des­de que Nis­sim Sha­rim de­jó la di­rec­ción ar­tís­ti­ca del Ic­tus en ma­nos de su hi­ja Paula. El gru­po cum­plía seis dé­ca­das de vi­da, pe­ro su lí­der de­bió con­for­mar­se con ver­lo ca­si to­do des­de le­jos. “Me afec­tó y me afec­ta to­da­vía una do­len­cia a la es­pal­da, y no es­toy en con­di­cio­nes de ha­cer to­do lo que ha­cía”, cuen­ta. “Lo que nun­ca pen­sé fue de­jar de ac­tuar o de di­ri­gir, pe­ro la ver­dad es que tra­tan­do de me­jo­rar­me de una ra­quioes­te­no­sis (afec­ción que se pro­du­ce cuan­do la co­lum­na ver­te­bral se es­tre­cha y com­pri­me la mé­du­la es­pi­nal), acep­té ha­cer yoga el año pa­sa­do, y en una cla­se me di un po­rra­zo que me frac­tu­ró la ca­de­ra, y tu­ve que ope­rar­me. Del ac­ci­den­te emer­gió un co­jo”, bro­mea. Des­de en­ton­ces, só­lo da pa­seos breves en su ca­sa, apo­ya­do en un bas­tón. “De la ca­de­ra que­dé bas­tan­te bien, pe­ro de la ra­quioes­te­no­sis no he po­di­do me­jo­rar­me y no quie­ro vol­ver a ope­rar­me. Has­ta an­tes de la ope­ra­ción, ha­cía bi­ci­cle­ta, na­da­ba. Me sen­tía ágil, jo­ven, pe­ro hoy ca­si ni me re­co­noz­co en el es­pe­jo”, di­ce.

Ro­dea­do de su bi­blio­te­ca, de li­bros de Kaf­ka, Bor­ges, Gar­cía Már­quez, Car­los Fuen­tes (quien fue su ami­go) y de Jo­sé Do­no­so (“un ser que un día po­día ilu­mi­nar y al si­guien­te opa­car to­do lo que lo ro­dea­ba”), Sha­rim cuen­ta que al me­nos ha po­di­do leer to­do lo que no pu­do en es­tos años. Y aho­ra, con­ver­ti­do en el na­rra­dor del nue­vo mon­ta­je y en una suer­te de pre­sen­cia fan­tas­ma­gó­ri­ca, di­ce que se ha re­plan­tea­do su ma­ne­ra de ver y ha­cer tea­tro: “An­tes de­cía que si no ha­bía pú­bli­co, no ha­bía tea­tro. Aho­ra me pre­gun­to, ¿qué pa­sa si el ac­tor nun­ca pi­sa el es­ce­na­rio?”.

Pro­yec­ta­do so­bre un te­lón, y en lo que si­mu­lan ser dos lla­ma­das en di­rec­to por Sky­pe, el ac­tor sa­le a es­ce­na a dar cier­tas ex­pli­ca­cio­nes: pri­me­ro, a la ac­triz Ma­ría Ele­na Du­vau­che­lle, quien fue ex­pul­sa­da del gru­po y del elen­co de Tres no­ches de un sá­ba­do a dos se­ma­nas de su es­treno, en 1972 (por una pie­lo­ne­fri­tis que Sha­rim re­cuer­da más bien co­mo “un ata­que de his­te­ria”); tam­bién, pa­ra en­friar una an­ti­gua po­lé­mi­ca por una es­ce­na de la mis­ma obra, en la que dos per­so­na­jes se re­fie­ren a un ter­cer hom­bre co­mo “el ma­ri­cón del piano”. Fue una hu­mo­ra­da de la épo­ca, se ex­cu­sa: “Pro­ba­ble­men­te, cual­quie­ra vol­ve­ría a reír­se co­mo la gen­te lo ha­cía en­ton­ces”, re­afir­ma. “Des­gra­cia­da­men­te, no to­do lo que con­té pa­ra el mon­ta­je que­dó en la ver­sión fi­nal (“co­mo el ‘This is Ja­ne Fon­da’”, ale­ga), y si me pre­gun­tas qué le fal­tó a ese tra­ba­jo, ade­más de hu­mor y por muy bueno que sea, fue mi voz y di­rec­ción. Soy el pi­lar más an­ti­guo del gru­po y aún ten­go con­mi­go bue­na par­te de los re­cuer­dos. Su­pon­go que de­be ser tam­bién por mi fal­ta de re­sig­na­ción: ha si­do di­fí­cil y do­lo­ro­so sol­tar las rien­das”, con­fie­sa.

En 2015, su hi­ja Paula di­jo: “Du­ran­te años el Ic­tus es­tu­vo muy so­lo en es­ta sa­la, era tiem­po de abrir­lo”. ¿Có­mo to­mó sus pa­la­bras?

La ver­dad es que ella re­du­ce un po­co el asun­to. El Ic­tus nun­ca fue tan via­je­ro co­mo hu­bié­se­mos que­ri­do, pe­ro sí sa­li­mos mu­cho de gi­ra. Aho­ra, si se re­fie­re a lo ar­tís­ti­co, pue­de que sí ha­ya­mos caí­do en una es­pe­cie de nar­ci­sis­mo, y có­mo no, si ca­si siem­pre fui­mos los mis­mos. Al me­nos tu­ve la suer­te de te­ner una he­re­de­ra na­tu­ral que sa­be có­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.