Au­men­tan ca­sos de hom­bres que se que­dan con la tui­ción de sus hi­jos

Se sien­ten tan ca­pa­ces co­mo las mu­je­res, por lo que in­vo­can­do la ley de Co­rres­pon­sa­bi­li­dad Pa­ren­tal, que no da pre­fe­ren­cia le­gal a la ma­dre, en la ac­tua­li­dad más pa­dres ob­tie­nen el cui­da­do de sus hi­jos.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pau­li­na Sepúlveda Ga­rri­do

Ha­ce 20 años los hom­bres que lle­ga­ban a la jus­ti­cia a pe­dir la tui­ción de sus hi­jos eran mi­ra­dos con ex­tra­ñe­za. “Nos lla­ma­ban pa­dres lo­cos. Nos de­cían que có­mo que­ría­mos ob­te­ner la tui­ción, que no se po­día, que era más fá­cil arran­car que lo­grar­lo”, di­ce Car­los Mi­chea, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Pa­pás por Siem­pre, ONG na­ci­da en 1994 que reúne a hom­bres se­pa­ra­dos que bus­ca­ban igual­dad en vi­si­tas y Cui­da­do Per­so­nal (CP, an­ti­gua tui­ción) con sus hi­jos en re­la­ción con la ma­dre.

Par­tie­ron en tiem­pos en que le­gal­men­te exis­tía una cla­ra in­cli­na­ción de los jue­ces en fa­llar a fa­vor de la mu­jer pa­ra cui­dar a sus hi­jos tras una se­pa­ra­ción. En 2008, só­lo 37 pa­dres se que­da­ron con el cui­da­do de sus hi­jos.

El es­ce­na­rio cam­bió en 2013, con la pro­mul­ga­ción de la Ley 20.680 o Ley de Co­rres­pon­sa­bi­li­dad Pa­ren­tal. An­tes, se es­ta­ble­cía que el CP o tui­ción co­rres­pon­día a la ma­dre tras una se­pa­ra­ción, ex­pli­ca Ga­briel Mu­ñoz, abo­ga­do de li­ti­ga­ción de la Cor­po­ra­ción de la Cor­po­ra­ción de Asis­ten­cia Ju­di­cial (CAJ). “Sal­vo que el pa­dre de­mos­tra­ra aban­dono o mal­tra­to de la ma­dre, lo que era tre­men­da­men­te di­fí­cil de de­mos­trar. Por eso mu­chos pa­dres no te­nían el cui­da­do per­so­nal de sus hi­jos”, di­ce.

La nor­ma­ti­va mo­di­fi­có có­mo asu­mir el cui­da­do de los hi­jos des­pués de un di­vor­cio, se­pa­ra­ción o en ca­sos en que nun­ca los pa­dres han con­vi­vi­do. Am­bos de­ben par­ti­ci­par ac­ti­va, equi­ta­ti­va y per­ma­nen­te en la crian­za y edu­ca­ción de sus hi­jos, di­ce la ley. Nin­guno de­be mar­gi­nar­se, por eso ha­bla de “co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ren­tal”. Ya pa­ra 2012, 613 hom­bres lo­gra­ron el CP de sus hi­jos (de un to­tal de 1.751 jui­cios). En 2013 fue­ron 1.023 los ca­sos hom­bres que lo ob­tu­vie­ron (de un to­tal de 3.011 ca­sos).

Los hom­bres es­tán in­tere­sa­dos en ser los que cui­den. Un es­tu­dio de la CAJ pa­ra

mues­tra que só­lo en­tre ju­lio de 2014 y ju­nio de 2016, 1.590 hom­bres so­li­ci­ta­ron la tui­ción de sus hi­jos. A di­ciem­bre de 2016, de las 1.240 cau­sas de tui­ción pen­dien­tes en la CAJ, el 33% fue­ron so­li­ci­ta­das por hom­bres (412 ca­sos).

Co­rres­pon­sa­bi­li­dad

La Ter­ce­ra

“Hoy es más fá­cil. Hoy nos mi­ran di­fe­ren­te. Ya no es una lo­cu­ra pen­sar en eso”, in­di­ca Mi­chea.

“La nue­va nor­ma no es­ta­ble­ce una pre­fe­ren­cia por al­gún pa­dre”, agre­ga Mu­ñoz.

Se ha­bla del prin­ci­pio de co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ren­tal. Am­bos tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des con sus hi­jos, no tan­to por­que tie­nen igua­les de­re­chos, sino por­que así lo de­man­da el in­te­rés su­pe­rior de los ni­ños.

“Es más fá­cil que el pa­dre ob­ten­ga el cui­da­do per­so­nal, ya no se de­be re­cu­rrir a la cau­sal de aban­dono, so­lo acre­di­tar que el ni­ño va a es­tar me­jor con ellos”, sos­tie­ne Mu­ñoz.

“Efec­ti­va­men­te hay una nue­va men­ta­li­dad”, se­ña­la Mi­chea. Se ob­ser­va ade­más, que mien­tras más al­to el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co del hom­bre, más pro­pen­so a pe­dir el cui­da­do per­so­nal de sus hi­jos. “En los sec­to­res ba­jos aún es­tá esa ima­gen de la mu­jer co­mo prin­ci­pal cui­da­do­ra, y eso es por fal­ta edu­ca­ción”, opi­na Mi­chea.

Hom­bres cui­da­do­res

Pa­ra Fran­cis­co Agua­yo, psi­có­lo­go y di­rec­tor de Cul­tu­raSa­lud/EME, es un fe­nó­meno que cues­tio­na el mo­do tra­di­cio­nal de có­mo se re­sol­vían las co­sas lue­go de una se­pa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.