Pro­yec­to para le­van­tar el se­cre­to a Co­mi­sión Valech

Una ini­cia­ti­va como és­ta trai­cio­na la con­fian­za que las pro­pias víc­ti­mas de­po­si­ta­ron en el Es­ta­do, el cual les ase­gu­ró la re­ser­va de sus ca­sos.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

En el mar­co de la con­me­mo­ra­ción de los 44 años del golpe de Es­ta­do, el go­bierno re­sol­vió co­lo­car ur­gen­cia al pro­yec­to de ley -ori­gi­na­do en una mo­ción par­la­men­ta­ria­que bus­ca le­van­tar el se­cre­to que se es­ta­ble­ció por ley res­pec­to de los tes­ti­mo­nios y an­te­ce­den­tes re­co­gi­dos en la Co­mi­sión de Pri­sión Po­lí­ti­ca y Tor­tu­ra, tam­bién co­no­ci­da como Co­mi­sión Valech. El ob­je­ti­vo de la me­di­da es fa­ci­li­tar que los tri­bu­na­les de jus­ti­cia pue­dan ac­ce­der a esta in­for­ma­ción con el fin de per­mi­tir el avan­ce de pro­ce­sos ju­di­cia­les ya abier­tos o even­tual­men­te ini­ciar nue­vos ex­pe­dien­tes. Pe­ro la re­sis­ten­cia que esta me­di­da ha des­per­ta­do en nu­me­ro­sos sec­to­res, in­clu­so den­tro de las fi­las de la Nue­va Ma­yo­ría, an­ti­ci­pa que avan­zar en un pro­yec­to de esta na­tu­ra­le­za es un gra­ve error, por­que de pros­pe­rar so­ca­va­rá la cre­di­bi­li­dad del Es­ta­do, al mos­trar in­ca­pa­ci­dad para dar cer­te­za ju­rí­di­ca y res­pe­tar sus pro­pios com­pro­mi­sos.

Se ha pre­ten­di­do asi­mi­lar la re­ser­va que com­pro­me­tió el Es­ta­do –que se ex­tien­de por un pla­zo de 50 años- con la im­pu­ni­dad y con su­pues­tos “pac­tos de si­len­cio” -te­sis en la que obs­ti­na­da­men­te ha per­sis­ti­do el pre­si­den­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta-, des­na­tu­ra­li­zan­do por com­ple­to el sen­ti­do con que ex­pre­sa­men­te fue crea­da la Co­mi­sión Valech. Con­for­me el de­cre­to me­dian­te el cual se dio vi­da a di­cha co­mi­sión, és­ta te­nía por “ob­je­to ex­clu­si­vo de­ter­mi­nar, de acuer­do a los an­te­ce­den­tes que se pre­sen­ten, quié­nes son las per­so­nas que su­frie­ron pri­va­ción de li­ber­tad y tor­tu­ras por ra­zo­nes po­lí­ti­cas (…) en el pe­río­do com­pren­di­do en­tre el 11 de sep­tiem­bre de 1973 y el 10 de mar­zo de 1990”, es­ta­ble­cién­do­se, ade­más, que “la Co­mi­sión no po­drá, de ma­ne­ra al­gu­na, asu­mir fun­cio­nes de ca­rác­ter ju­ris­dic­cio­nal”. En con­se­cuen­cia, su fi­na­li­dad siem­pre es­tu­vo aso­cia­da a pro­por­cio­nar un ca­tas­tro del nú­me­ro de víc­ti­mas y las cir­cuns­tan­cias en que sus de­re­chos fue­ron vio­len­ta­dos, para lue­go avan­zar en re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca, me­dian­te la en­tre­ga de pen­sio­nes es­pe­cia­les.

El sen­ti­do de de­cre­tar el se­cre­to so­bre las ac­tua­cio­nes de la co­mi­sión como res­pec­to de los an­te­ce­den­tes re­co­gi­dos por és­ta apun­ta­ba pre­ci­sa­men­te a pro­te­ger la in­ti­mi­dad de las víc­ti­mas -crean­do un es­pa­cio de con­fian­za para que pu­die­ran en­tre­gar sus tes­ti­mo­nios, mu­chos de ellos de especial cru­de­za- y re­afir­mar su ca­rác­ter de ins­tan­cia no ju­di­cial. Para brin­dar esta cer­te­za di­cho se­cre­to se con­sa­gró por ley has­ta el año 2054. Pre­ten­der des­co­no­cer aho­ra es­te com­pro­mi­so, am­pa­rán­do­se en un su­pues­to in­te­rés su­pe­rior de ha­cer jus­ti­cia o in­vo­can­do ideo­lo­gi­za­das vi­sio­nes so­bre los de­re­chos hu­ma­nos, des­na­tu­ra­li­za­ría irre­me­dia­ble­men­te el sen­ti­do de la Co­mi­sión, agre­de el de­re­cho a la in­ti­mi­dad de las víc­ti­mas -el ex­pre­si­den­te Ri­car­do La­gos re­cor­dó que el se­cre­to bus­có “pro­te­ger a las víc­ti­mas, no a los vic­ti­ma­rios”y que­da­ría en en­tre­di­cho la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do para ha­cer res­pe­tar sus com­pro­mi­sos.

Pues­to que no hay im­pe­di­men­to para que las víc­ti­mas con­sig­na­das en el in­for­me Valech pue­dan re­cu­rrir a la jus­ti­cia si lo es­ti­man per­ti­nen­te, un pro­yec­to de ley como el pro­pues­to no cons­ti­tu­ye nin­gún avan­ce en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos ni en ma­te­ria de re­con­ci­lia­ción.

Em­ma­nuel Ma­cron en­fren­ta pro­tes­tas sin­di­ca­les con­tra su re­for­ma la­bo­ral

“Martes ne­gro” es la cla­se de des­crip­ción si­nies­tra enar­bo­la­da por ac­ti­vis­tas am­bi­cio­sos que pro­tes­tan con­tra la re­for­ma (...). La in­ci­pien­te ad­mi­nis­tra­ción de Ma­cron no es­tá ni cer­ca de un desas­tre así, pe­ro una me­ta efi­caz de la ca­lle es so­bre todo im­pac­tar.

Le Fi­ga­ro. Ivan Riou­fol, Fran­cia | 13.09.17

En reali­dad los fran­ce­ses no res­pon­den a la ca­ri­ca­tu­ra des­pec­ti­va que ha­ce el Je­fe de Es­ta­do. Su pos­tu­ra de ba­ta­lla con­tra las som­bras es una cues­tión tea­tral. En ese sen­ti­do, el re­la­ti­vo fra­ca­so de la mo­vi­li­za­ción sin­di­cal tam­bién pue­de ser en­ten­di­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, como el fra­ca­so del plan co­mu­ni­ca­cio­nal de Elí­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.