El Es­ta­dio Na­cio­nal se acon­di­cio­na pa­ra U2

El gru­po, fiel a la dua­li­dad de uni­ver­sos que siem­pre ha ex­pli­ca­do su obra, lle­ga ma­ña­na al Es­ta­dio Na­cio­nal con un show nos­tál­gi­co sus­ten­ta­do en una tec­no­lo­gía fu­tu­ris­ta. El es­ce­na­rio se em­pe­zó a mon­tar el lu­nes y ya hay fans acam­pan­do fue­ra del co­li­seo.

La Tercera - - PORTADA - Clau­dio Ver­ga­ra

53

U2 siem­pre pa- re­ce ejer­ci­tar un de­li­ca­do equi­li­brio so­bre una cuer­da que se­pa­ra a dos mun­dos en­fren­ta­dos. A prin­ci­pios de los 80, cuan­do in­ten­ta­ban ad­ju­di­car­se un es­pa­cio en la vi­bran­te es­ce­na bri­tá­ni­ca, sus dos cau­di­llos, Bono y The Ed­ge, se­guían mi­li­tan­do en el co­lec­ti­vo cris­tiano y con­ser­va­dor Sha­lom, cu­ya es­tric­ta dis­ci­pli­na los hi­zo me­di­tar se­ria­men­te un tem­prano re­ti­ro de la mú­si­ca. En el trans­cur­so del de­ce­nio, am­bi­cio­na­ban una fór­mu­la don­de las gui­ta­rras abra­si­vas y la li­tur­gia acer­ca del des­tino de la hu­ma­ni­dad se fu­sio­na­ran en gran­des con­cier­tos pa­ra es­ta­dios de fút­bol, mien­tras sus coe­tá­neos –Joy Di­vi­sion pri­me­ro, The Smiths des­pués- se con­fi­na­ban a un cre­do al­ter­na­ti­vo que los ais­la­ba ca­da vez más de la po­pu­la­ri­dad. Y des­de ha­ce 20 años, su sen­si­bi­li­dad hu­ma­ni­ta­ria co­li­sio­na a ca­da minuto con los múl­ti­ples ten­tácu­los co­mer­cia­les que los lle­van, por ejem­plo, a co­brar las en­tra­das más ca­ras del pla­ne­ta en re­gio­nes co­mo Su­da­mé­ri­ca.

En es­ta gi­ra, que re­vi­ve de ma­ne­ra ín­te­gra su obra maes­tra The Jos­hua Tree (1987) y que lle­ga ma­ña­na al Es­ta­dio Na­cio­nal, han abier­to otro flan­co, im­pen­sa­do has­ta ha­ce un tiem­po pa­ra su fa­na­ti­ca­da: los ir­lan­de­ses, siem­pre si­nó­ni­mo de van­guar­dia pop, de avan­zar sin tran­sar, de joyas co­mo Ach­tung baby (1991) que di­se­ña­ron el so­ni­do que el mun­do es­cu­cha­ría a fi­nes del si­glo XX, han su­cum­bi­do a la nos­tal­gia y el re­vi­sio­nis­mo. Por lo de­más, el gru­po ha in­ten­ta­do en es­ta dé­ca­da cor­te­jar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, a aque­llos que na­cie­ron mu­cho des­pués de sus ca­pí­tu­los más vic­to­rio­sos, pe­ro las ame­na­zas no han da­do en el blan­co.

Por ejem­plo, la ra­dio en Chi­le que más pro­gra­ma al cuar­te­to es Con­cier­to –de he­cho, es la emi­so­ra ofi­cial de su vi­si­ta-, la que lle­ga a un pú­bli­co que va de 35 a 44 años. En otras de ba­se más ju­ve­nil, co­mo Rock & Pop (de 20 a 34 años), su ro­ta­ción es ba­jí­si­ma.

Pe­se al ga­lli­to en­tre pa­sa­do y pre­sen­te, los mú­si­cos ja­más par­tie­ron des­de la de­rro­ta y en 2014, cuan­do se alis­ta­ban a cum­plir 40 años des­de su na­ci­mien­to, in­ten­ta­ron dar un gol­pe maes­tro: su úl­ti­mo tí­tu­lo, Songs of In­no­cen­ce, lo pu­bli­ca­ron de for­ma gra­tui­ta por iTu­nes, ba­jo la am­bi­ción de­cla­ra­da de ofre­cer el pro­duc­to a tan­ta gen­te co­mo fue­ra po­si­ble, lo que se cuan­ti­fi­có en 33 mi­llo­nes de per­so­nas ac­ce­dien­do al so­por­te en su pri­me­ra se­ma­na. Eso sí, el tra­ba­jo nau­fra­gó en la in­tras­cen­den­cia y no des­pa­chó un so­lo hit. An­te las que­jas de mu­chos clien­tes más jó­ve­nes, que veían sus cuen­tas in­va­di­das por una ban­da del pa­sa­do, la com­pa­ñía tu­vo que ha­bi­li­tar una he­rra­mien­ta que en­tre­ga­ba la op­ción de eli­mi­nar el dis­co.

Fren­te a los nue­vos tiem­pos, la agru­pa­ción es­co­gió re­fu­giar­se en el pa­sa­do, aun­que de mo­do aza­ro­so. Se­gún The Ed­ge, fi­nes de 2016 se­ría la tem­po­ra­da pa­ra fes­te­jar un nue­vo tra­ba­jo jun­to a sus ca­ma­ra­das (Songs of ex­pe­rien­ce), pe­ro el triun­fo de Donald Trump gi­ró los pla­nes y los hi­zo re­cor­dar al vie­jo Es­ta­dos Uni­dos ochen­te­ro re­gi­do por Ro­nald Rea­gan. La Amé­ri­ca de The Jos­hua Tree. La de­cla­ra­ción de amor de la ban­da al país cos­mo­po­li­ta y mul­ti­cul­tu­ral que es­con­día la mano re­pu­bli­ca­na: el gru­po se mo­vía tal pun­to en­tre dos uni­ver­sos que has­ta úl­ti­ma ho­ra el nom­bre de la obra iba a ser The Two Ame­ri­cans.

Y en la ac­tual vi­si­ta a sus días vein­tea­ñe­ros, los eu­ro­peos ac­túan co­mo an­tes. El show par­te con los cua­tro in­te­gran­tes en un es­ce­na­rio B cer­cano al pú­bli­co, con la pan­ta­lla tra­se­ra aún apa­ga­da y sin más or­na­men­ta­cio­nes que un par de lu­ces blan­cas. El co­mien­zo con el re­do­ble mar­cial de Sun­day bloody sun­day aler­ta que la par­te ini­cial re­co­rre­rá la pre­via a Jos­hua tree, los pri­me­ros 80, con New year’s day, Bad y Pri­de (In the Na­me of Lo­ve), los hits que cons­tru­ye­ron la mar­ca de la agru­pa­ción an­tes de su ba­ta­ca­zo pla­ne­ta­rio. Lue­go vie­ne el dis­co tri­bu­ta­do, pa­ra desem­bo­car en un cie­rre con te­mas más re­cien­tes, in­clu­yen­do You’re the best thing about me, sin­gle apa­re­ci­do en sep­tiem­bre y par­te de la nue­va obra que aho­ra sí se es­tre­na es­te 1 de di­ciem­bre. En pleno tour que re­cuer­da su ca­tá­lo­go más pre­té­ri­to, U2 se ha en­car­ga­do de sub­ra­yar que hay fu­tu­ro y es­tá pre­pa­ran­do un ál­bum in­mi­nen­te. “Y es­te show fue to­da una sor­pre­sa, por­que cuan­do pla­nean las gi­ras, lo ha­cen con al me­nos dos años. Aquí fue­ron seis me­ses”, re­ve­ló Craig Evans, tour má­na­ger de los ir­lan­de­ses, en su re­cien­te es­ca­la en Bue­nos Ai­res.

Por otro la­do, to­da la se­gun­da par­te del es­pec­tácu­lo es se­cun­da­da por una ex­ten­sa pan­ta­lla con tec­no­lo­gía 8K, la de más al­ta de­fi­ni­ción en to­do el cir­cui­to y que tar­da ca­si una se­ma­na en mon­tar­se. En el Na­cio­nal, los tra­ba­jos co­men­za­ron el pa­sa­do lu­nes (ver

fo­to cen­tral). U2 en 2017 es­tá tran­si­tan­do por esa cuer­da que di­vi­de el ayer y el hoy, ten­ta­do des­de am­bos cos­ta­dos, aun­que siem­pre pa­re­cen sos­te­ner­se pa­ra no ya­cer de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va en ninguno de los dos abis­mos. ●

► Así lu­cía ayer la can­cha cen­tral del Na­cio­nal, con el es­ce­na­rio del con­jun­to to­man­do for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.