Ex­pec­ta­ti­vas y exi­tis­mo

La Tercera - - OPINIÓN - Eugenio Guzmán Decano Fa­cul­tad de Go­bierno Universidad del Desa­rro­llo

Sin lu­gar a du­das tan­to las en­cues­tas co­mo el áni­mo ge­ne­ral mues­tran que las ex­pec­ta­ti­vas de triun­fo pa­ra Pi­ñe­ra son cla­ras. De he­cho, si has­ta ha­ce cua­tro me­ses al­re­de­dor de un 45% de las per­so­nas pen­sa­ba que Pi­ñe­ra se­ría el pró­xi­mo pre­si­den­te, ac­tual­men­te más de un 70% lo cree, lo que sim­ple­men­te no ha­ce otra co­sa que re­fle­jar que, in­clu­so quie­nes tie­nen pre­fe­ren­cia por otros can­di­da­tos, tam­bién lo pien­san. Más aún, ya des­de sep­tiem­bre las es­ti­ma­cio­nes de re­sul­ta­dos de se­gun­da vuel­ta mues­tran a Pi­ñe­ra con un 50% de la vo­ta­ción (En­cues­ta UDD-sep­tiem­bre).

Aho­ra bien, ¿es po­si­ble sos­te­ner con es­tos an­te­ce­den­tes que Pi­ñe­ra pue­da ga­nar en pri­me­ra vuel­ta? La ver­dad es que no en sen­ti­do es­tric­to. Cier­ta­men­te, se pue­den rea­li­zar cálcu­los ad hoc, ta­les co­mo su­po­ner que los que se de­cla­ran in­de­ci­sos en pri­me­ra vuel­ta no vo­ta­rán y, en con­se­cuen­cia, por sim­ple arit­mé­ti­ca Pi­ñe­ra po­dría su­pe­rar el 50%. Lo mis­mo se pue­de ha­cer con el vo­to pro­ba­ble, res­tan­do los “in­de­ci­sos” que aún que­dan.

No obs­tan­te, el pro­ble­ma ra­di­ca pre­ci­sa­men­te en que no sa­be­mos cuál es el por­cen­ta­je de per­so­nas que van a vo­tar in­clu­so den­tro de los vo­tan­tes pro­ba­bles. So­lo a mo­do de ejem­plo, en los es­tu­dios rea­li­za­dos por Pew Re­search Cen­ter mues­tran que en al­gu­nas elec­cio­nes quie­nes ma­ni­fies­tan te­ner po­co in­te­rés en una elec­ción, de lo que se si­gue que no vo­ta­rían, pos­te­rior­men­te una frac­ción cer­ca­na al 55% ter­mi­na haciéndolo. Asi­mis­mo, en­tre los que tie­nen al­ta pro­ba­bi­li­dad de vo­tar tam­bién hay una frac­ción, aun­que muy ba­ja, de no ha­cer­lo, lo que sí tie­ne una in­fluen­cia en el re­sul­ta­do fi­nal.

Es­to no sig­ni­fi­ca que los cálcu­los de vo­to pro­ba­ble no sean una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra eva­luar ten­den­cias; sin em­bar­go, lo son pa­ra eso, pe­ro no pre­dic­to­res exac­tos.

Por otra par­te, no hay que ol­vi­dar que el elec­to­ra­do in­de­ci­so es sen­si­ble a las de­ci­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas que se den en el tras­cur­so de la cam­pa­ña y de he­cho, es­ti­ma­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos mues­tran que has­ta un 5% cam­bia su de­ci­sión de vo­to la úl­ti­ma se­ma­na an­tes de la elec­ción.

Lo an­te­rior, en­ton­ces, su­gie­re que la in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos has­ta aho­ra de­be mi­rar­se con más cau­te­la. Y pa­ra eso, qué me­jor ejem­plo lo su­ce­di­do con la cam­pa­ña pa­ra cla­si­fi­car al Mun­dial. El exi­tis­mo co­mo to­do ex­ce­so in­du­ce no so­lo a co­me­ter erro­res, sino que a pa­sar por al­to o de­jar de to­mar de­ci­sio­nes que de su­yo son ne­ce­sa­rias o de­ben an­ti­ci­par­se. Nun­ca en una elec­ción se em­plea una es­tra­te­gia; a ve­ces se es de­fen­si­vo y otras ofen­si­vo.

Pe­ro, tal vez, lo más im­por­tan­te cuan­do se va a la ca­be­za, co­mo es el ca­so de Pi­ñe­ra, es tan­to mi­rar ha­cia atrás, pa­ra sa­ber cuán cer­ca se en­cuen­tran nues­tros com­pe­ti­do­res, co­mo tam­bién ade­lan­te, ob­ser­van­do los obs­tácu­los. Es­to no ca­be du­da de que Pi­ñe­ra lo sa­be, pa­ra quien ga­nar en pri­me­ra vuel­ta es un ob­je­ti­vo al­ta­men­te va­lio­so, pe­ro tam­bién es muy im­por­tan­te la ma­ne­ra có­mo al­can­ce tal ob­je­ti­vo, o di­cho de otro mo­do, la dis­tan­cia que es­ta­blez­ca con el can­di­da­to que le si­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.