SII por Pa­ra­di­se Pa­pers: “Creo que se­rán más em­pre­sas que las que co­no­ce­mos has­ta aho­ra”

El sub­di­rec­tor abor­dó los an­te­ce­den­tes co­no­ci­dos es­ta se­ma­na so­bre eva­sión glo­bal en pa­raí­sos fis­ca­les, que in­clu­yen has­ta aho­ra a dos fir­mas con pre­sen­cia en Chile, in­ves­ti­ga­ción co­no­ci­da co­mo Pa­ra­di­se Pa­pers. Lo que ayer era la nor­ma “hoy no tie­ne acept

La Tercera - - PORTADA - Víc­tor Vi­lla­lón Sub­di­rec­tor de Fiscalización del Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos: Pa­blo Guar­da Ve­las­co

30-31

“Ha­ce se­ma­nas”, se­gún co­men­tan en el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (SII), que la ins­ti­tu­ción se en­cuen­tra tra­ba­jan­do con más de una trein­te­na de ju­ris­dic­cio­nes de la Ocde so­bre los ca­sos de elu­sión y eva­sión tri­bu­ta­ria in­ter­na­cio­nal li­ga­da a los Pa­ra­di­se Pa­pers -in­ves­ti­ga­ción glo­bal co­no­ci­da el lu­nes que alcanzó a com­pa­ñías que ope­ran en Chile co­mo Al­sa­cia y Glen­co­re-, res­pec­to a lo cual Víc­tor Vi­lla­lón, sub­di­rec­tor de Fiscalización de la ins­ti­tu­ción, ade­lan­tó que “creo que se­rán más em­pre­sas que las que co­no­ce­mos has­ta aho­ra”.

Sin dar a co­no­cer de­ta­lles de par­ti­cu­la­res, ya que “el de­ber de re­ser­va de no­so­tros es bien exi­gen­te”, se­gún ex­pli­có Vi­lla­lón, sí co­men­tó que el SII iden­ti­fi­có a las em­pre­sas chi­le­nas que ope­ran en Ber­mu­das, y vi­ce­ver­sa, da­do que es­te es el “pa­raí­so tri­bu­ta­rio” don­de ope­ra Ap­pleby, com­pa­ñía de in­ter­me­dia­ción tri­bu­ta­ria cen­tral en la in­ves­ti­ga­ción de los Pa­ra­di­se Pa­pers.

¿Cuál es la pre­sen­cia de es­tas em­pre­sas chi­le­nas en Ber­mu­das?

En 2015 te­nía­mos sie­te em­pre­sas chi­le­nas in­vir­tien­do en Ber­mu­das, que subie­ron a 10 en 2016 y es­te año ba­ja­ron a cua­tro. Aho­ra, cla­ra­men­te, no es ne­ce­sa­ria­men­te el to­tal, por­que pue­de ha­ber em­pre­sas que no ha­yan de­cla­ra­do sus in­ver­sio­nes ahí. Sí ca­be se­ña­lar que los mon­tos son sig­ni­fi­ca­ti­vos, de eso no hay du­da.

Asi­mis­mo, las em­pre­sas re­si­den­tes de Ber­mu­das ope­ran­do en Chile eran cua­tro en 2015, en 2016 sube a cin­co, y es­te año son seis. No son cen­te­na­res de em­pre­sas, si esa era la expectativa, pe­ro pue­de ocu­rrir que la red de in­for­ma­ción glo­bal nos aler­te de ca­sos que no han si­do in­for­ma­dos al SII.

¿Al­sa­cia y Glen­co­re son par­te de esos ca­sos?

No po­dría de­cir qué em­pre­sas ha­bían pre­sen­ta­do es­ta in­for­ma­ción en sus de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das. Pe­ro creo que se­rán más em­pre­sas que las que co­no­ce­mos has­ta aho­ra. Sí ha­go el al­can­ce que el fo­co no so­lo es­tá en la em­pre­sa, sino que tam­bién en la red de in­ter­me­dia­rios tri­bu­ta­rios, el rol de Ap­pleby, la ofi­ci­na lo­cal que ayu­da en las ope­ra­cio­nes. Es un análisis bien es­pe­cí­fi­co, por­que la re­gla ge­ne­ral es que no es eva­sión di­rec­ta, sino que hay que des­gra­nar bien el asun­to pa­ra sa­ber qué mo­ti­va uti­li­zar es­te ti­po de te­rri­to­rios.

¿Pe­ro el he­cho de que ope­ren en esos te­rri­to­rios no sig­ni­fi­ca que las ope­ra­cio­nes sean ile­ga­les?

Es al­go que he­mos di­cho, la so­la uti­li­za­ción de es­tos lu­ga­res no im­pli­ca un in­cum­pli­mien­to tri­bu­ta­rio, pe­ro a ve­ces se su­man otros he­chos. Por ejem­plo, los con­tra­tos que se sus­cri­ben em­pie­zan a pre­sen-

COOPERACIÓN OCDE “Apren­di­mos que no fun­cio­nó la apro­xi­ma­ción in­di­vi­dual pa­ra es­tas pro­ble­má­ti­cas glo­ba­les”.

SAN­CIÓN TRI­BU­TA­RIA

“Me pa­re­ce que po­dría­mos re­vi­sar el sis­te­ma de mul­tas, ve­mos que es­tas son muy ba­jas”.

tar cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ex­tra­ñas o anó­ma­las.

¿En qué sen­ti­do?

Pue­den ca­re­cer de cláu­su­las que nor­mal­men­te dos per­so­nas in­de­pen­dien­tes en sus re­la­cio­nes nun­ca de­ja­rían de acor­dar.

Por ejem­plo, si me con­tra­tan pa­ra que cons­tru­ya una ca­sa, mi con­tra­par­te me pedirá pla­zos con­cre­tos, por tan­to el con­tra­to con­si­de­ra­rá mul­tas si hay atra­so.

Tam­bién ocu­rre que exis­ten cláu­su­las ex­ce­si­vas, co­mo se men­cio­na pa­ra las so­cie­da­des cau­ti­vas de se­gu­ros. En­con­tra­mos con­tra­tos don­de, por ejem­plo, una fi­lial se pro­te­ge del ries­go de que la ma­triz no le apor­te ca­pi­tal. O que el ca­pi­tal apor­ta­do pue­da ser “vul­ne­ra­do” por una le­gis­la­ción lo­cal. Ese ries­go es al­ta­men­te im­pro­ba­ble, pe­ro más en­ci­ma pa­gan US$ 20 mi­llo­nes al año por el seguro. Eso es anó­ma­lo, pe­ro cla­ra­men­te es un análisis ca­so a ca­so.

¿Por qué se des­ta­pan hoy en día es­tos ca­sos de eva­sión y elu­sión tri­bu­ta­ria?

En par­te es por­que ac­tual­men­te exis­te una “mus­cu­la­tu­ra” que no exis­tía. An­tes el avance en es­tos te­mas era de “es­pas­mos”, pe­ro hoy los paí­ses se mo­vi­li­zan, hay una ve­lo­ci­dad ra­di­cal­men­te dis­tin­ta a lo que ha­bía. Hoy pue­do le­van­tar el te­lé­fono y con­tras­tar in­for­ma­ción con las ad­mi­nis­tra­cio­nes tributarias de Aus­tra­lia o Nue­va Ze­lan­dia, lue­go com­par­tir los da­tos a tra­vés de los me­ca­nis­mos for­ma­les de in­ter­cam­bio. Bá­si­ca­men­te, apren­di­mos que no fun­cio­nó la apro­xi­ma­ción in­di­vi­dual pa­ra es­tas pro­ble­má­ti­cas glo­ba­les.

¿Le pa­re­ce que hoy la nor­ma­ti­va en Chile es su­fi­cien­te pa­ra avan­zar en re­du­cir la eva­sión y elu­sión in­ter­na­cio­nal?

Uno de los al­can­ces que se ha­cía re­cien­te­men­te al ca­so chileno era su ca­pa­ci­dad de apor­tar in­for­ma­ción de cuen­tas bancarias de los no re­si­den­tes con cuen­tas en el país. Por eso el go­bierno en­vió el pro­yec­to de ley de di­ver­sas ma­te­rias de ín­do­le tri­bu­ta­ria que fue apro­ba­do por el Con­gre­so. Eso nos per­mi­te sal­var ese al­can­ce.

Sin em­bar­go, en ma­te­ria de in­for­ma­ción ban­ca­ria de re­si­den­tes en­fren­ta­mos a ve­ces ca­sos que son evi­den­te­men­te eva­sio­nes con­cre­tas y, sin em­bar­go, el pro­ce­so pa­ra ac­ce­der a la in­for­ma­ción es bien len­to pa­ra no­so­tros. A uno le gus­ta­ría que fue­se más ágil pa­ra esos ca­sos ex­cep­cio­na­les, don­de se ve que hay eva­sión y una agre­si­vi­dad tri­bu­ta­ria al­ta.

¿Y en el ca­so de las san­cio­nes, se con­di­cen con los de­li­tos?

Me pa­re­ce que po­dría­mos re­vi­sar el sis­te­ma de mul­tas, ve­mos que es­tas son muy ba­jas. Con to­do, sí di­ría que con lo que te­ne­mos hoy se pue­de tra­ba­jar, se avan­za.

¿A me­di­da que me­jo­ra el con­trol in­ter­na­cio­nal, es po­si­ble que se ter­mi­ne con las ope­ra­cio­nes en pa­raí­sos tri­bu­ta­rios?

En es­tos te­rri­to­rios hay un gru­po de em­pre­sas o per­so­nas que pue­den es­tar rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro, de fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo, o de tra­ta de per­so­nas. Es un mun­do no tri­bu­ta­rio, don­de nos coor­di­na­mos y coope­ra­mos con la Uni­dad de Análisis Fi­nan­cie­ro. Y hay otro gru­po que sim­ple­men­te no quie­re pa­gar im­pues­tos, y uti­li­zan es­que­mas elu­si­vos, o de­re­cha­men­te eva­den.

Pe­ro pe­se a es­to, no se va a aca­bar el uso de los pa­raí­sos fis­ca­les, por­que hay ca­sos que no tie­nen que ver con te­mas tri­bu­ta­rios o de de­li­tos. Por ejem­plo, hay quie­nes usan es­tos te­rri­to­rios pa­ra pro­te­ger su pa­tri­mo­nio per­so­nal de po­si­bles riesgos po­lí­ti­cos, o tam­bién por riesgos an­te re­la­cio­nes fa­mi­lia­res.

Tam­bién hay un gru­po que usa es­tas ju­ris­dic­cio­nes por ra­zo­nes es­truc­tu­ra­les, por ejem­plo pa­ra lo­grar una ma­yor agi­li­dad fi­nan­cie­ra. Co­mo cuan­do se rea­li­zan prés­ta­mos sin­di­ca­dos, don­de va­rias ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras de dis­tin­tos paí­ses rea­li­zan un prés­ta­mo pa­ra un gran pro­yec­to de in­ver­sión.

¿Y có­mo ve que los con­tri­bu­yen­tes chi­le­nos han reac­cio­na­do a es­ta nue­va reali­dad de fiscalización?

Di­ría que los es­tán­da­res de cum­pli­mien­to tri­bu­ta­rio cam­bia­ron, y no es al­go que ocu­rrió es­te mes, es al­go de al me­nos los úl­ti­mos cin­co años. Lo que se ha­cía has­ta ha­ce po­co, y se veía nor­mal, hoy no tie­ne acep­ta­ción éti­ca ni mo­ral, y hay nor­mas de con­trol que se apli­can. De­be ha­ber una sen­si­bi­li­za­ción de los con­tri­bu­yen­tes y ase­so­res de que el es­tán­dar cam­bió. Por tan­to, la in­vi­ta­ción es a re­vi­sar en qué me­di­da ocu­rre es­to, y pa­ra eso hay con­sul­tas que se pue­den rea­li­zar al SII. La idea no es que se pro­vo­que in­cer­ti­dum­bre.

¿Hay más cla­ri­dad res­pec­to a qué se con­si­de­ra­rá elu­sión?

En Chile es­ta ma­te­ria es re­cien­te, por lo que no exis­te una receta hoy pa­ra de­cir qué es, y que no es elu­si­vo. Es un ca­mino que se irá cons­tru­yen­do de a po­co. Por ejem­plo, con es­tos ca­sos co­mo el Pa­ra­di­se y Pa­na­ma Pa­pers.Tam­bién en el ca­tá­lo­go de es­que­mas tri­bu­ta­rios, pron­to a ac­tua­li­zar­se.Es un ca­mino lar­go que, ade­más, de­be cons­truir­se con los ac­to­res re­le­van­tes. ●

► Víc­tor Vi­lla­lón, sub­di­rec­tor de Fiscalización del SII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.