Chile ha ne­ga­do el in­gre­so a más de ocho mil ex­tran­je­ros du­ran­te 2017

El 55% de los re­cha­za­dos se pro­du­jo por no acre­di­tar la ca­li­dad de tu­ris­ta y el 27% por te­ner an­te­ce­den­tes pe­na­les. Co­lom­bia­nos li­de­ran la lis­ta, con 2.997 ca­sos. Mike Ty­son ayer, en el aeropuerto de San­tia­go, tras ser im­pe­di­do de in­gre­sar a Chile por ten

La Tercera - - PORTADA - Fe­li­pe Díaz

2-4

La vi­da de Mike Ty­son no pue­de ser ca­ta­lo­ga­da co­mo la de un bo­xea­dor co­mún. Ha ob­te­ni­do dos ve­ces el tí­tu­lo mun­dial de los pe­sos pe­sa­dos, sien­do el de­por­tis­ta más jo­ven que ha ga­na­do es­ta ca­te­go­ría, y has­ta hoy es re­cor­da­do co­mo uno de los lu­cha­do­res más fie­ros so­bre el ring.

Sin em­bar­go, no son so­la­men­te sus lo­gros co­mo pú­gil los úni­cos ele­men­tos que le han va­li­do no­to­rie­dad pú­bli­ca. Tam­bién ha es­ta­do en el cen­tro de una se­rie de es­cán­da­los en Es­ta­dos Uni­dos, que in­clu­yen una condena por vio­la­ción, uso de dro­gas, es­ta­días en pri­sión y con­duc­ción en es­ta­do de ebrie­dad.

Y ayer, pa­sa­das las 10.00, Ty­son apa­re­ció nue­va­men­te en la pa­les­tra tras en­fren­tar­se a un nue­vo ad­ver­sa­rio, el que no pu­do do­ble­gar: el ar­tícu­lo 15 de la Ley de Ex­tran­je­ría chi­le­na.

Es­to, por­que al ex de­por­tis­ta se le prohi­bió el in­gre­so a Chile por con­tar con con­de­nas pe­na­les en su país, uno de los ele­men­tos que fa­cul­tan a los efec­ti­vos de Po­li­cía In­ter­na­cio­nal de la PDI a ne­gar la en­tra­da a ex­tran­je­ros (ver pá­gi­na 4).

De es­ta for­ma se frus­tra­ron los even­tos que el ex pú­gil ve­nía a rea­li­zar a Chile, que in­cluía el rol de an­fi­trión de los “Spa­ce Awards” (ver no­ta se­cun­da­ria).

Ty­son ate­rri­zó en te­rri­to­rio na­cio­nal a bor­do del vue­lo 147 de la ae­ro­lí­nea Del­ta, pro­ve­nien­te de Atlan­ta, EE.UU. Co­mo to­dos los pa­sa­je­ros, se acer­có a los me­so­nes de la PDI pa­ra rea­li­zar los trá­mi­tes de mi­gra­ción y ahí, de voz de una fun­cio­na­ria de la po­li­cía ci­vil, se en­te­ró que el aeropuerto era lo úni­co que po­dría co­no­cer de Chile.

“Cuan­do el se­ñor Ty­son es­ta­ba ha­cien­do los trá­mi­tes mi­gra­to­rios apa­re­cie­ron los an­te­ce­den­tes que obran en nues­tra ba­se de da­tos. Se le ex­pli­ca­ron los mo­ti­vos por los cua­les se le es­ta­ba im­pi­dien­do el in­gre­so y él lo to­mó de bue­na ma­ne­ra”, in­di­có la inspectora Natalia Alvarado, del De­par­ta­men­to de Ins­pec­ción Se­cun­da­ria Aeropuerto.

Los an­te­ce­den­tes que dio cuen­ta la de­tec­ti­ve con­si­de­ran una condena por vio­la­ción dic­ta­da en con­tra del ex bo­xea­dor en 1992, cuan­do te­nía 25 años. La sen­ten­cia se tra­du­jo en seis años de pri­sión, de los cua­les cum­plió tres. Pos­te­rior­men­te, en una au­to­bio­gra­fía de 2013, ti­tu­la­da Un­dis­pu­ted Truth (Ver­dad In­dis­cu­ti­da), el ex de­por­tis­ta in­di­có: “¿Có­mo pue­des vio­lar a al­guien que vie­ne a tu ha­bi­ta­ción de ho­tel a las dos de la ma­ña­na?”.

Las otras dos cau­sas que apa­re­cie­ron en el sis­te­ma de la PDI, se­gún se­ña­ló la inspectora Alvarado, dicen re­la­ción con “po­si­ción y con­su­mo de dro­gas y con­duc­ción en es­ta­do de las mis­mas. Am­bas son de la dé­ca­da de los 90”.

Es­ta­día en el aeropuerto

El ex de­por­tis­ta, tras ser no­ti­fi­ca­do de su si­tua­ción, fue de­ri­va­do a una sa­la que la PDI tie­ne des­ti­na­da pa­ra es­tos ca­sos y pos­te­rior­men­te que­dó en ma­nos de per­so­nal de Del­ta, ae­ro­lí­nea que de­bió en­car­gar­se de los trá­mi­tes pa­ra el re­em­bar­co.

En el mar­co de es­tos trá­mi­tes, in­di­có una de las per­so­nas que es­tu­vie­ron pre­sen­tes, hu­bo una si­tua­ción que mo­les­tó al ex pú­gil: que le to­ma­ran fo­to­gra­fías. An­te es­to, Ty­son con­ver­só con un fun­cio­na­rio de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil (DGAC) y le di­jo que los po­li­cías de­bían de­jar de cap­tar imá­ge­nes, “pa­ra que no hu­bie­ra pro­ble­mas”.

El ex de­por­tis­ta, ade­más, in­ten­tó sin éxi­to ade­lan­tar su sa­li­da de Chile. A me­dio­día com­pró unos pa­sa­jes aé­reos ha­cia Ar­gen­ti­na, vue­lo que de­bía par­tir a las 16.00. Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des trans­an­di­nas de­ci­die­ron que tam­po­co per­mi­ti­rían el in-

gre­so del ex cam­peón, “por mo­ti­vos si­mi­la­res a los que tu­vo Chile”, se­gún in­for­mó el en­la­ce que tie­ne la PDI en el país ve­cino.

Se­gún in­for­mó la po­li­cía ci­vil, a las 21.00, ofi­cia­les de Ex­tran­je­ría se cer­cio­ra­ron de que Ty­son em­bar­ca­ra en el vue­lo de re­gre­so.

Ro­dri­go Sandoval, ex je­fe de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, in­di­có que, “en la prác­ti­ca, los Es­ta­dos tie­nen la fa­cul­tad de prohi­bir el in­gre­so de de­ter­mi­na­das per­so­nas. La Ley de Ex­tran­je­ría tie­ne el ar- tícu­lo 15, que prohí­be el ac­ce­so de per­so­nas. En ese lis­ta­do apa­re­cen di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, ta­les co­mo su­je­tos que ha­gan su­po­ner que su pre­sen­cia no es con­ve­nien­te pa­ra el país”.

Des­de el go­bierno, en tan­to, in­di­ca­ron que no ha­bía es­pa­cio a ges­tio­nes pa­ra per­mi­tir el in­gre­so.

Re­per­cu­sión mun­dial

La ex­pul­sión de Ty­son no só­lo fue en noticia en Chile. Di­ver­sos me­dios y per­so­nas de to­do el mun­do dieron cuen­ta de la si­tuaEl ción que ha­bía ocu­rri­do con el ex pú­gil.

El fut­bo­lis­ta Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na, por ejem­plo, uti­li­zó la red so­cial Ins­ta­gram pa­ra re­pu­diar la de­ci­sión de las au­to­ri­da­des chi­le­nas, pu­bli­can­do una fo­to­gra­fía su­ya jun­to al ex bo­xea­dor, acom­pa­ña­da de la fra­se “Qué ver­güen­za no de­jar en­trar a mi ami­go Ty­son a Chile por pro­ble­mas que po­de­mos te­ner to­dos. Cuan­do ellos, trai­do­res, ven­die­ron a los chi­cos en Mal­vi­nas... y Pi­no­chet fue un ge­no­ci­da”.

me­dio bri­tá­ni­co Daily Mail ti­tu­ló la noticia co­mo “Prohí­ben a Mike Ty­son in­gre­so a Chile por su re­gis­tro cri­mi­nal, que in­clu­ye la vio­la­ción a una rei­na de be­lle­za ju­ve­nil en 1992”. El si­tio web de Sports Illus­tra­ted re­cor­dó que en 2013 Ty­son de­bió can­ce­lar ac­ti­vi­da­des pro­mo­cio­na­les en Lon­dres por es­tos mis­mos mo­ti­vos.

Por otra par­te, el por­tal de es­pec­tácu­los es­ta­dou­ni­den­se TMZ co­men­zó su cró­ni­ca de es­ta noticia in­di­can­do que “Mike Ty­son fue no­quea­do en Chile”.

“Se le ex­pli­ca­ron los mo­ti­vos por los cua­les se le im­pi­dió el in­gre­so y lo en­ten­dió de bue­na ma­ne­ra”.

“Tie­ne con­de­nas por de­li­tos se­xua­les, po­si­ción y con­su­mo de dro­gas y ma­ne­jo en es­ta­do de es­tas”.

NATALIA ALVARADO

INS­PEC­TOR DE LA PDI

Los de­tec­ti­ves de Po­li­cía In­ter­na­cio­nal caminando jun­to al ex bo­xea­dor, ayer en el aeropuerto.

► Mike Ty­son en el me­són de mi­gra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.