Es­cue­las de De­re­cho sa­can lec­cio­nes del ca­so Luch­sin­ger

En el mun­do uni­ver­si­ta­rio se ana­li­zó có­mo fue la va­lo­ra­ción que hi­cie­ron los jue­ces de la prue­ba apor­ta­da por la fis­ca­lía. Es­to po­dría ser to­ma­do co­mo un ele­men­to a con­si­de­rar a la ho­ra de for­mar a los fu­tu­ros abo­ga­dos.

La Tercera - - PORTADA - J. Ma­tus y V. Rivera

El ca­so Luch­sin­ger Mac­kay es con­si­de­ra­do el aten­ta­do más gra­ve que ha ocu­rri­do en el mar­co de la vio­len­cia ru­ral de la zo­na de La Arau­ca­nía. La ma­dru­ga­da del 4 de enero de 2013, un gru­po de per­so­nas in­gre­só has­ta el pre­dio don­de vi­vía el ma­tri­mo­nio com­pues­to por Wer­ner Luch­sin­ger y Vivian Mac­kay, en Vil­cún, con el ob­je­ti­vo de rea­li­zar un ata­que in­cen­dia­rio.

La ac­ción de­ri­vó en un in­ter­cam­bio de dis­pa­ros y fi­na­li­zó con las víc­ti­mas fa­lle­ci­das al in­te­rior de la ca­sa en lla­mas. Lue­go de tres años de in­ves­ti­ga­ción, la Fis­ca­lía de La Arau­ca­nía llevó a jui­cio a 11 impu­tados y, tras un pro­ce­so que se ex­ten­dió por más de un año, el pa­sa­do 25 de oc­tu­bre el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Te­mu­co de­ter­mi­nó que to­dos los acu­sa­dos re­sul­ta­ran ab­suel­tos.

Ayer, el juz­ga­do en­tre­gó el fa­llo ín­te­gro con sus ra­zo­nes tras la re­so­lu­ción, ba­sa­da prin­ci­pal­men­te en que la prue­ba apor­ta­da por la fis­ca­lía no fue su­fi­cien­te pa­ra dic­tar una con­de­na. Así, no fue­ron só­lo los in­ter­vi­nien­tes del jui­cio quie­nes to­ma­ron no­ta de las de­duc­cio­nes de los ma­gis­tra­dos, sino que el mis­mo ejer­ci­cio ya se co­men­zó a rea­li­zar en al­gu­nas de las fa­cul­ta­des de De­re­cho de dis­tin­tas uni­ver­si­da­des del país. Con­sul­ta­das por La Ter­ce­ra, de­ta­lla­ron cuá­les fue­ron las lec­cio­nes que de­jó es­te jui­cio y la in­fluen­cia que po­dría te­ner en los ra­mos des­ti­na­dos a la formación de los fu­tu­ros abo­ga­dos.

La di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de De­re­cho Pro­ce­sal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Ma­ría Ele­na San­ti­bá­ñez, in­di­có que “me pa­re­ce que lo que hay es una pa­sa­da de cuen­ta del tra­ba­jo de la fis­ca­lía, que no les pa­re­ció su­fi­cien­te la prue­ba apor­ta­da”. Aña­dió que aún se de­be re­vi­sar el fa­llo, “pa­ra ver si efec­ti­va­men­te se en­cuen­tra bien fun­da­do y so­bre to­do el te­ma de la va­lo­ra­ción de la prue­ba, por­que la va­lo­ra­ción de la prue­ba tie­ne que lle­gar a con­clu­sio­nes que no in­frin­jan los prin­ci­pios de la ló­gi­ca, la má­xi­ma de la ex­pe­rien­cia y los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­ca­men­te pen­sa­dos”.

A ni­vel aca­dé­mi­co, San­ti­bá­ñez in­di­có que “cla­ra­men­te, en los cur­sos de Pro­ce­sal Pe­nal y en los re­la­ti­vos a la va­lo­ra­ción de prue­ba, me pa­re­ce que se­ría bas­tan­te in­tere­san­te ana­li­zar es­te ca­so”. En es­te sen­ti­do, agre­gó que el pró­xi­mo año se rea­li­za­rá una jor­na­da de De­re­cho Pro­ce­sal Pe­nal a ni­vel na­cio­nal “y el te­ma que que­re­mos pro­po­ner es, jus­ta­men­te, la prue­ba. Es pro­ba­ble que ha­ya un pa­nel que sea re­fe­ri­do a es­te ca­so, que ha im­pac­ta­do tan­to a la ciu­da­da­nía”.

Por su par­te, Raúl So­to, vicedecano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ju­rí­di­cas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Te­mu­co, se­ña­ló que lo que ocu­rri­do con es­ta re­so­lu­ción “nos sir­ve mu­cho, por­que no­so­tros con los es­tu­dian­tes te­ne­mos el pro­pó­si­to de desa­rro­llar ha­bi­li­da­des que per­mi­tan de­ve­lar una ver­dad y, jus­ta­men­te, aquí po­de­mos ver có­mo el ma­ne­jo ar­gu­men­tal fue lo que ter­mi­nó por re­sol­ver el ca­so”.

Se­gún So­to, “to­do eso que se de­no­mi­na prue­ba in­di­cia­ria o cir­cuns­tan­cial es­tá to­tal­men­te des­va­lo­ra­da por el tri­bu­nal. En­ton­ces, no­so­tros lo que ha­ce­mos en la uni­ver­si­dad es que so­me­te­mos en nues­tros cur­sos es­te ti­po de fa­llos, que con­si­de­ra­mos re­le­van­tes, pa­ra la com­pren­sión de por qué la cul-

tu­ra o la tra­di­ción ju­rí­di­ca es­tá de­se­chan­do la prue­ba cir­cuns­tan­cial y no la es­tá aco­gien­do en su sen­ten­cia”.

Por otro la­do, el ex de­cano y do­cen­te de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, Juan Enrique Var­gas, apun­tó a que con es­te ca­so “que­da de­mos­tra­do que más que tra­ba­jar en la formación aca­dé­mi­ca de los abo­ga­dos, hay que tra­ba­jar en la formación de los fis­ca­les, por­que son abo­ga­dos que in­ves­ti­gan, no in­ves­ti­ga­do­res, y no sa­ben in­ves­ti­gar. En­ton­ces, hay que en­se­ñar­les”.

En tan­to, el de­cano (S) de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, Jai­me Bus­tos, se­ña­ló que a la luz de es­te fa­llo, y pa­ra que “los ciu­da­da­nos no su­fran de un sen­ti­mien­to de in­de­fen­sión”, es ne­ce­sa­rio po­ner én­fa­sis en el equi­li­brio en­tre la teo­ría y la reali­dad en la en­se­ñan­za del De­re­cho. “Creo que en la me­di­da en que exis­ta es­ta visión del pun­to de equi­li­brio en­tre lo teó­ri­co, por una par­te, con la reali­dad, se pue­de for­mar una me­jor visión pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que se pre­sen­tan en la vi­da na­cio­nal”, in­di­có.b

► Jor­ge Luch­sin­ger y la ma­chi Fran­cis­ca Lin­co­nao ayer, en el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Te­mu­co, tras la lec­tu­ra del fa­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.