Bea des­pués de la me­dia­no­che

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Por Patricio Fernández Di­rec­tor The Cli­nic

Pa­ra mar­zo, el Fren­te Am­plio aún no te­nía can­di­da­to pre­si­den­cial. Sin él, sus po­si­bi­li­da­des de mos­trar­se y acre­cen­tar la re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria caían abrup­ta­men­te. Lle­va­ban ca­si un año mas­ti­can­do nom­bres sin lle­gar a puer­to. Por esos días sa­lie­ron al rue­do Se­bas­tián De­po­lo -en­ton­ces pre­si­den­te de RD- y Be­ni­to Ba­ran­da. Be­ni­to no to­mó la ofer­ta en se­rio. El nom­bre de Beatriz Sán­chez da­ba vuel­tas des­de ha­cía ra­to, aun­que no cua­ja­ba del to­do. Les pa­re­cía un ros­tro lo su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­do, ju­ga­do y con­fia­ble, pe­ro no ad­mi­ra­ble. Se de­ci­die­ron por ella, y la con­ven­cie­ron. Ja­más se la fi­gu­ra­ron co­mo pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca. Sus prin­ci­pa­les ca­be­ci­llas en­ten­dían que no es­ta­ban lis­tos pa­ra go­ber­nar. Pen­sar eso era una de­mos­tra­ción de cor­du­ra.

Bus­cán­do­le una co­lle­ra pa­ra co­rrer en las pri­ma­rias apa­re­ció Alberto Ma­yol. Le­van­tó el de­do sin que na­die se die­ra cuen­ta, y la com­pli­ci­dad du­ró has­ta que se ca­len­tó la com­pe­ten­cia. No se pue­de par­ti­ci­par en una elec­ción sin la es­pe­ran­za de dar el ba­ta­ta­zo. Co­mo la Nue­va Ma­yo­ría, en su in­fi­ni­ta me­dio­cri­dad, no fue ca­paz de con­cor­dar un equi­po pa­ra es­ta ca­rre­ra, du­ran­te unos me­ses só­lo exis­tie­ron la de­re­cha y es­ta iz­quier­da recién na­ci­da. Beatriz Sán­chez lle­gó pri­me­ra con 3.000 vo­tos más de esos con que Fe­li­pe Kast lle­gó ter­ce­ro. Vie­ron des­va­ne­cer­se la ilu­sión de un país en es­ta­do de re­bel­día y an­sio­so de cam­bios pro­fun­dos co­mo los que ellos ofer­ta­ban. El Fren­te Am­plio sa­có po­co más de la quin­ta par­te que Chi­le Va­mos, los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del ca­pi­ta­lis­mo sin com­ple­jos.

Co­mo sea, al ca­bo de esas pri­ma­rias, Beatriz Sán­chez co­men­zó a su­bir en las en­cues­tas. La ilu­sión se apo­de­ró una vez más de los fren­team­plis­tas. A me­di­da que se acer­ca­ba a Ale­jan­dro Gui­llier, co­gió vue­lo pro­pio pa­ra con­ver­tir­se en el cen­tro de to­das sus preo­cu­pa­cio­nes. Es­to du­ró has­ta el con­flic­to con Alberto Ma­yol, don­de que­dó cla­ro que es­te nue­vo con­glo­me­ra­do ya ha­bía apren­di­do las téc­ni­cas os­cu­ras del jue­go del po­der. Ahí la Bea de­mos­tró que no for­ma­ba par­te del riñón de las de­ci­sio­nes, y que és­tas no ema­na­ban –co­mo ella ha­bía que­ri­do creer- de con­ver­sa­cio­nes siem­pre abier­tas, sino tam­bién de co­ci­nas in­ter­nas en las que no par­ti­ci­pa­ba. Que­dó sin con­duc­ta, per­dió su au­ra de pu­re­za y tu­vo que arre­glár­se­las con un FA frac­tu­ra­do que, a me­di­da que la veía caer, la de­ja­ba ca­da vez más so­la.

¿Qué su­ce­de­rá con ella des­pués del 19 de di­ciem­bre? En pri­mer lu­gar, sa­bre­mos cuán­ta per­so­na­li­dad pro­pia tie­ne a la ho­ra de de­ci­dir si apo­ya o no a Gui­llier pa­ra la se­gun­da vuel­ta. Si es por his­to­ria, de­bie­ra ha­cer­lo. En­tre los mi­li­tan­tes del FA las pos­tu­ras es­tán di­vi­di­das. Hay una fac­ción de RD que ya de­ci­dió vo­tar por él sin con­di­cio­nes, otros sos­tie­nen que de­be ser en torno a un pro­gra­ma y no fal­tan los que se nie­gan del to­do a di­cha po­si­bi­li­dad. Si ella ac­túa sim­ple­men­te a las ór­de­nes de sus men­to­res, su per­so­na­li­dad po­lí­ti­ca sal­drá muy men­gua­da. Pe­sa­rá me­nos que un pa­que­te de ca­bri­tas. Co­mo su re­gre­so al pe­rio­dis­mo no re­sul­ta fá­cil al ca­bo de es­ta aven­tu­ra, más le va­le ga­nar­se el es­pa­cio de respeto que su op­ción por la bue­na on­da (co­mo si la po­lí­ti­ca fue­ra bue­na on­da), le ha pro­gre­si­va­men­te mez­qui­na­do. Ya no es la lí­der de su sec­tor. Nun­ca lo fue, aun­que por mo­men­tos vi­vie­ra la ilu­sión - ¡mal­di­ta ilu­sión!- de ser­lo. En lo su­ce­si­vo de­be­rá ras­car­se con las pro­pias uñas pa­ra ha­cer­se un es­pa­cio en la li­za del po­der. Ya no le se­rá útil a quie­nes la in­vi­ta­ron. Ten­drá que vol­ver­se in­có­mo­da. Po­bre Bea: co­mo Ce­ni­cien­ta a me­dia­no­che, ve­rá su ca­rro­za con­ver­ti­da en ca­la­ba­za, aun­que es de su­po­ner que nin­gún prín­ci­pe sal­drá a bus­car­la con un za­pa­to de cris­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.