ME­DI­DAS DE SE­GU­RI­DAD

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Mahmud Aleuy Pe­ña y Li­llo Sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior

SE­ÑOR DI­REC­TOR

En su car­ta de ayer, el ge­ren­te ge­ne­ral de Sco­tia­bank, Fran­cis­co Sar­dón de Taboada, ha­ce un llamado al go­bierno a mo­di­fi­car la ley que san­cio­na el ro­bo de ca­je­ros au­to­má­ti­cos, por­que -a su jui­cio- la nor­ma no res­pon­de ade­cua­da­men­te al fe­nó­meno de­lic­tual. Sin per­jui­cio del le­gí­ti­mo de­re­cho a ma­ni­fes­tar su opinión y de la re­vi­sión per­ma­nen­te que de­be ha­cer­se de los cuer­pos nor­ma­ti­vos, la evo­lu­ción de es­tos ilícitos de­mues­tra la efec­ti­vi­dad de la nor­ma, la efi­ca­cia de las me­di­das de se­gu­ri­dad im­pues­tas, el opor­tuno tra­ba­jo de las po­li­cías y la activa per­se­cu­ción pe­nal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

En 2011, en nues­tro país fue­ron ro­ba­dos 778 ca­je­ros au­to­má­ti­cos, a ra­zón de 2,1 dia­rios. Al año si­guien­te, fue­ron 670. Sin em­bar­go, gra­cias a la coor­di­na­ción pú­bli­co pri­va­da im­pul­sa­da des­de In­te­rior a par­tir de 2014 (con una par­ti­ci­pa­ción de Sco­tia­bank a tra­vés de la Aso­cia­ción de Ban­cos); al es­ta­ble­ci­mien­to de me­di­das de se­gu­ri­dad pro­gre­si­vas; al des­ba­ra­ta­mien­to de ban­das es­pe­cia­li­za­das; y a la re­duc­ción de los tiem­pos de res­pues­ta de las po­li­cías, es­te 2017, a sep­tiem­bre, el ilí­ci­to re­pre­sen­ta la ci­fra más ba­ja de la dé­ca­da: 83 ca­je­ros si­nies­tra­dos (0,3 dia­rios), de los cua­les 77% fue­ron frus­tra­dos.

Pa­sar de 2,1 ca­je­ros dia­rios ro­ba­dos en 2011 a 0,3 es­te año re­pre­sen­ta una dis­mi­nu­ción del 85%. Es­te es un ejem­plo de la im­por­tan­cia de tra­ba­jar co­rres­pon­sa­ble­men­te, don­de el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do se com­pro­me­ten a un ob­je­ti­vo co­mún. Mi­ni­mi­zar sus re­sul­ta­dos, re­la­ti­vi­zar­los o su­bor­di­nar­los a si­tua­cio­nes pun­tua­les no pa­re­ce ra­zo­na­ble ni com­pren­si­ble.

No so­lo el go­bierno es­tá llamado a se­guir rea­li­zan­do es­fuer­zos pa­ra re­du­cir la delincuencia. El sec­tor pri­va­do, con la in­no­va­ción que de­bie­ra ca­rac­te­ri­zar­lo, tam­bién de­be ajus­tar­se per­ma­nen­te­men­te a los desafíos que plan­tea la mu­ta­ción del de­li­to. Así ha si­do -has­ta aho­ra- en es­te ám­bi­to y los re­sul­ta­dos son sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.