“Es pe­li­gro­so que el Con­gre­so ten­ga co­mo prác­ti­ca sal­tar­se la Cons­ti­tu­ción”

El ti­mo­nel par­ti­dis­ta se­ña­la, sin em­bar­go, que si bien es “gra­ve” que los par­la­men­ta­rios aprue­ben pro­yec­tos in­cons­ti­tu­cio­na­les, el pro­ble­ma se ha ge­ne­ra­do por­que el Pre­si­den­te no ha si­do ca­paz de usar sus fa­cul­ta­des.

La Tercera - - PORTADA - Fe­li­pe Cá­ce­res

Fuad Chahin, pre­si­den­te de la DC

A tra­vés de la pla­ta­for­ma Zoom y con su hi­jo de un mes en bra­zos, el pre­si­den­te de la DC, Fuad Chahin, sos­tie­ne que si a él le hu­bie­se to­ca­do en­fren­tar­se a la vo­ta­ción so­bre la ad­mi­si­bi­li­dad del pro­yec­to de pos­na­tal de emer­gen­cia, ha­bría vo­ta­do a fa­vor, pe­se a que con­si­de­ra que era ini­cia­ti­va ex­clu­si­va del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Sin em­bar­go, el de­mo­cra­ta­cris­tiano ase­gu­ra que si bien con­si­de­ra que se­ría una “gra­ve ano­ma­lía” de­jar el pre­ce­den­te de que el Con­gre­so tras­pa­se las re­glas de la Cons­ti­tu­ción, en el ca­so de es­te pro­yec­to y da­do el con­tex­to, co­rres­pon­de en­viar una “se­ñal po­lí­ti­ca”. “No soy par­ti­da­rio en cual­quier pro­yec­to, pe­ro aquí el ob­je­ti­vo es muy loa­ble”, di­ce.

¿Y no le pa­re­ce preo­cu­pan­te que avan­cen pro­yec­tos que han si­do ca­li­fi­ca­dos co­mo inad­mi­si­bles?

Por cier­to que es preo­cu­pan­te, pe­ro siem­pre ha exis­ti­do la ten­ta­ción de im­pul­sar pro­yec­tos o in­di­ca­cio­nes que po­drían ser ini­cia­ti­va ex­clu­si­va del Pre­si­den­te. Sin em­bar­go, siem­pre se han re­suel­to me­dian­te el diá­lo­go po­lí­ti­co. Aho­ra el go­bierno no ha te­ni­do nin­gu­na ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go con los par­la­men­ta­rios pa­ra dar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que bus­can re­sol­ver es­tas me­di­das, que son sen­ti­das y son ur­gen­tes.

¿Y no cree que la opo­si­ción ha con­tri­bui­do a exa­cer­bar to­do es­to?

El pro­ble­ma es la fal­ta de ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca del go­bierno pa­ra bus­car ca­mi­nos de so­lu­ción, pe­ro en­tien­do que en la ur­gen­cia de la pan­de­mia, an­te la de­ses­pe­ra­ción de la po­bla­ción, lo que se ha he­cho es dar se­ña­les po­lí­ti­cas pa­ra tra­tar de for­zar un diá­lo­go por par­te del go­bierno.

¿Cuál es el lí­mi­te en­ton­ces?

Eso se zan­ja en el TC. El Eje­cu­ti­vo tie­ne dos po­si­bi­li­da­des: o bus­ca un acuer­do y lo­gra ha­cer­se car­go del pro­ble­ma o re­cu­rre al TC. Pe­ro te­ne­mos un go­bierno que no go­bier­na y que no es ca­paz de, de­re­cha­men­te, pa­gar el cos­to e ir al TC. Es un pro­ble­ma de ejer­ci­cio de po­tes­ta­des, po­lí­ti­co, no le­gis­la­ti­vo. Un go­bierno que ab­di­ca y re­nun­cia a sus fa­cul­ta­des pa­ra es­con­der­se de­trás de un gru­po de tra­ba­jo de­mues­tra un ca­mino ab­so­lu­ta­men­te pe­li­gro­so.

Us­te­des ca­li­fi­ca­ron la pro­pues­ta de un gru­po de ex­per­tos pa­ra re­vi­sar la ad­mi­si­bi­li­dad co­mo una “in­tro­mi­sión”. ¿Eso ge­ne­ra un am­bien­te de de­bi­li­ta­mien­to de la de­mo­cra­cia?

El pro­ble­ma no es la in­tro­mi­sión. Lo que de­bi­li­ta la de­mo­cra­cia es que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca re­nun­cie a ejer­cer ese po­der y que en lu­gar de aque­llo, man­de a ha­blar a la pre­si­den­ta del TC, lo que me pa­re­ce un des­pro­pó­si­to que de­bi­li­ta la ins­ti­tu

cio­na­li­dad. El go­bierno se ha de­di­ca­do a co­men­tar la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de los pro­yec­tos, pe­ro ni so­lu­cio­na po­lí­ti­ca­men­te el pro­ble­ma que pre­ten­den re­sol­ver ni re­cu­rre al TC.

Al­gu­nos di­je­ron que era un ges­to “au­to­ri­ta­rio”. ¿Lo com­par­te?

No sé si es au­to­ri­ta­rio, es una mues­tra de de­bi­li­dad. El Pre­si­den­te de­mues­tra que se sien­te tan dé­bil que ni si­quie­ra es ca­paz de re­cu­rrir al TC. Las atri­bu­cio­nes las tie­ne, no ne­ce­si­ta cam­biar la co­ma de nin­gu­na ley si quie­re en­fren­tar el te­ma de las ad­mi­si­bi­li­da­des.

Uno de es­tos pro­yec­tos fue el pos­na­tal de emer­gen­cia, que hoy se en­cuen­tra en una co­mi­sión mix­ta. ¿Lo­gra­rá ser ley?

In­vi­to al go­bierno a que en vez de dis­cu­tir la ad­mi­si­bi­li­dad, nos sen­te­mos a dis­cu­tir el mé­ri­to del pro­yec­to. El go­bierno pre­sen­tó un pro­yec­to que es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra las ma­más de los prees­co­la­res, pe­ro no la so­lu­ción pa­ra las ma­más de lac­tan­tes. Ob­via­men­te que si es­te pro­yec­to pros­pe­ra se va a ir al TC y ahí pue­de te­ner un es­ce­na­rio muy com­ple­jo.

Los se­na­do­res Goic y Pi­za­rro vo­ta­ron en con­tra de la ad­mi­si­bi­li­dad. ¿Ten­drán fru­tos sus ges­tio­nes con ellos?

Es di­fí­cil. La ad­mi­si­bi­li­dad era una se­ñal po­lí­ti­ca, pe­ro las se­ña­les po­lí­ti­cas tie­nen que ser con­du­cen­tes, no so­lo a se­guir des­nu­dan­do la in­do­len­cia del go­bierno, sino que a re­sol­ver el pro­ble­ma. Es ne­ce­sa­rio ha­cer to­dos los es­fuer­zos.

¿Pe­ro se equi­vo­ca­ron sus se­na­do­res?

Es evi­den­te que hay fun­da­men­tos ju­rí­di­cos só­li­dos pa­ra ha­ber vo­ta­do así, in­du­da­ble­men­te, es di­fí­cil bus­car una ex­pli­ca­ción des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co. Aho­ra, des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, en un mo­men­to co­mo es­te, si hu­bie­se es­ta­do en su lu­gar hu­bie­se vo­ta­do a fa­vor de la ad­mi­si­bi­li­dad.

Y si hay fun­da­men­tos ju­rí­di­cos, ¿no te­nía un pun­to la se­na­do­ra Goic al de­cir que si bien apo­ya el pos­na­tal, tie­ne que res­pe­tar la Cons­ti­tu­ción?

Me pa­re­ce pe­li­gro­so que el Con­gre­so ten­ga co­mo una prác­ti­ca sal­tar­se la Cons­ti­tu­ción, cuan­do tie­ne la po­tes­tad de des­ti­tuir au­to­ri­da­des por in­frin­gir la Cons­ti­tu­ción y las le­yes. Es una ano­ma­lía enor­me y las re­glas hay que res­pe­tar­las, pe­ro si es­to se ha ido ge­ne­ran­do es por­que el go­bierno ha re­nun­cia­do a go­ber­nar, a ha­cer po­lí­ti­ca y a usar sus fa­cul­ta­des. Si hi­cie­ra po­lí­ti­ca es­tos te­mas ya los ten­dría­mos re­suel­tos. No pue­de ser que el go­bierno pre­ten­da pa­sar “pio­la” y que lo ha­yan plan­tea­do co­mo que es­te fue­ra un pro­ble­ma de los par­la­men­ta­rios.

¿Y va­le la pe­na de­jar es­te an­te­ce­den­te por ha­cer una se­ñal po­lí­ti­ca?

Co­mo abo­ga­do, siem­pre he creí­do que las for­mas y las re­glas son im­por­tan­tes, sin em­bar­go, el Es­ta­do tie­ne que es­tar al ser­vi­cio de la per­so­na. No me gus­ta es­to de im­po­ner las co­sas por so­bre las re­glas, pe­ro en es­te ca­so de ex­cep­ción va­le la pe­na ha­cer el es­fuer­zo pa­ra tra­tar de per­sua­dir al go­bierno de que te­ne­mos que dis­cu­tir el fon­do. In­sis­to, es­to es gra­ve, es una ano­ma­lía in­de­sea­ble, pe­ro en es­te pro­yec­to en par­ti­cu­lar la se­ñal es ne­ce­sa­ria. Co­mo re­gla ge­ne­ral no me gus­ta y tam­po­co que se ex­tien­da co­mo una prác­ti­ca per­ma­nen­te.

Y con­si­de­ran­do to­do lo que ha di­cho, ¿el pos­na­tal era ad­mi­si­ble?

Efec­ti­va­men­te, es de ini­cia­ti­va ex­clu­si­va del Pre­si­den­te, pe­ro el te­ma es po­lí­ti­co, no es téc­ni­co-ju­rí­di­co. Ahí es don­de el go­bierno se equi­vo­ca.

¿Có­mo ha vis­to la ins­ta­la­ción del nue­vo mi­nis­tro de Salud?

Hay un nue­vo es­ti­lo, pe­ro no he­mos vis­to un cam­bio ra­di­cal de es­tra­te­gia. En es­to de­bie­ra ha­ber una go­ber­nan­za di­fe­ren­te. Me pa­re­ce pe­li­gro­so que al fi­nal la úl­ti­ma pa­la­bra la va a se­guir te­nien­do el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, que has­ta aho­ra no le ha apun­ta­do con sus de­ci­sio­nes. Por qué no te­ne­mos un ór­gano co­le­gia­do que ten­ga la con­duc­ción de la pan­de­mia y que sean los res­pon­sa­bles de la con­duc­ción.

¿Se le de­ben co­brar res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas al ex­mi­nis­tro Ma­ña­lich?

Una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca es que tu­vo que de­jar el car­go. Na­die po­dría des­car­tar al­gún ti­po de ac­ción cons­ti­tu­cio­nal que son fa­cul­ta­des del Con­gre­so, pe­ro es­to es al­go que ja­más he­mos con­ver­sa­do, ni con los par­la­men­ta­rios ni en el par­ti­do. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.