La Tercera

“Hacer una Cons­ti­tu­ción es el pro­yec­to de cons­truir es­pe­ran­za”

ex­miem­bro del Co­mi­té Cons­ti­tu­cio­nal del ANC en Su­dá­fri­ca: Para el pro­fe­sor de De­re­cho, los as­pec­tos cla­ve al mo­men­to de es­cri­bir una Car­ta Mag­na son la par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas y que “la gran ma­yo­ría sien­ta que es para ellos”.

- Cris­ti­na Ci­fuen­tes South Africa News · Politics · HJ Heinz · Wisconsin · South Africa · African National Congress · Nelson Mandela · Nelson · Chile

Heinz Klug es pro­fe­sor de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin. Na­ció en Su­dá­fri­ca y par­ti­ci­pó en la lu­cha con­tra el apart­heid, lo que le sig­ni­fi­có 11 años de exi­lio, has­ta que re­gre­só en 1990. Co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Cons­ti­tu­cio­nal del par­ti­do Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano (ANC), al que per­te­ne­cía Nel­son Man­de­la, es un ex­per­to del pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal de ese país y que en­tró en vi­gor en 1997. Es­tu­vo el lu­nes en un we­bi­nar de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la U. de Chi­le, en el mar­co de una se­rie de se­mi­na­rios don­de se ana­li­zan pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes de otros paí­ses. En con­ver­sa­ción vía Zoom con

La Ter­ce­ra da su vi­sión so­bre la crea­ción de la Car­ta Mag­na de la que fue par­tí­ci­pe.

El pa­no­ra­ma pre­vio al pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal en Su­dá­fri­ca era de mu­cha vio­len­cia. ¿Qué re­cuer­da de cuan­do se co­men­zó a es­cri­bir el tex­to?

Lo que acor­da­mos fue te­ner un pro­ce­so de dos eta­pas. El pri­mer pa­so, fue la cons­truc­ción de una Cons­ti­tu­ción in­te­ri­na, que es­ta­ble­cía que dos años des­pués de las pri­me­ras elec­cio­nes ha­bría una nue­va Cons

ti­tu­ción du­ran­te esos dos años, el cuer­po ele­gi­do co­mo le­gis­la­tu­ra ten­drá dos cá­ma­ras, una Asam­blea Ge­ne­ral y un Se­na­do, que se­ría ele­gi­do re­gio­nal­men­te. En­ton­ces el Se­na­do y la Asam­blea se­rían la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. To­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos po­dían ser par­te de es­ta Asam­blea de la for­ma más pro­por­cio­nal de re­pre­sen­ta­ción, con el mis­mo sis­te­ma elec­to­ral que en Chi­le. Por su­pues­to, para el ré­gi­men era di­fí­cil es­tar de acuer­do con es­te pro­ce­so, por­que cuan­do tu­vi­mos una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ele­gi­da la gran ma­yo­ría ahí era del ANC. En­ton­ces de pron­to, el vie­jo ré­gi­men era una mi­no­ría.

¿Qué lec­cio­nes sa­ca del pro­ce­so?

Se es­ta­ble­cie­ron co­mi­tés para dis­cu­tir par­tes di­fe­ren­tes de la Cons­ti­tu­ción, en­ton­ces ha­bía un co­mi­té so­bre de­re­chos fun­da­men­ta­les, so­bre re­gio­nes, ins­ti­tu­cio­nes es­pe­cia­les y ca­da co­mi­té te­nía a per­so­nas de di­fe­ren­tes par­ti­dos y ellos te­nían que dis­cu­tir. Y usa­ban la Cons­ti­tu­ción in­te­ri­na co­mo ba­se para co­men­zar la dis­cu­sión, pe­ro tam­bién usa­ban pro­pues­tas de dis­tin­tos sec­to­res. Los co­mi­tés ha­cían con­fe­ren­cias, ta­lle­res, don­de lle­va­ban a ex­per­tos, a las per­so­nas, a las ONG. Te­nían con­fe­ren­cias de un día en el Par­la­men­to y

otros miem­bros de la Asam­blea iban co­mo oyen­tes. Lo in­tere­san­te es que co­men­za­ron co­mo gru­po a en­con­trar pun­tos en co­mún: dón­de po­dían lle­gar a un acuer­do, pe­se a ser de dis­tin­tos par­ti­dos. Lo se­gun­do, la Asam­blea or­ga­ni­zó la par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas en dis­tin­tos ni­ve­les, un ni­vel fue que sa­ca­ron a los miem­bros de la Asam­blea a di­fe­ren­tes par­tes del país, don­de se sen­ta­ban y es­cu­cha­ban a las per­so­nas y les ex­pli­ca­ban ‘es­ta­mos en es­ta par­te del pro­ce­so, de es­to es lo que es­ta­mos ha­blan­do, eso es lo que ne­go­cia­mos’.

En otros pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes de A. La­ti­na, hay un par­ti­do do­mi­nan­te. ¿Ocu­rrió eso en Su­dá­fri­ca?

Si un par­ti­do tie­ne los vo­tos su­fi­cien­tes para ha­cer­lo por sí mis­mo y si tie­nes esa si­tua­ción no pue­des te­ner un acuer­do. Y eso no re­suel­ve el pro­ble­ma. Aun cuan­do el ANC te­nía un gran nú­me­ro de per­so­nas, en­ten­día que el pro­ce­so re­que­ría en­con­trar la for­ma que per­mi­tie­ra que otras per­so­nas sin­tie­ran que la Cons­ti­tu­ción les per­te­ne­cía. Creo que eso es cla­ve para hacer una Cons­ti­tu­ción, es que al fi­nal, al me­nos la gran ma­yo­ría de per­so­nas, sien­ta que es al­go para ellos. No pue­den sen­tir que fui ex­clui­do y per­dí. Por­que eso no te lle­va a nin­gún la­do. Hacer una Cons­ti­tu­ción

es el pro­yec­to de cons­truir es­pe­ran­za. Si no pue­des crear es­pe­ran­za en ese pro­ce­so, no te mo­les­tes.

¿Qué cam­bios trae te­ner una Cons­ti­tu­ción, por­que en Chi­le hay sec­to­res que di­cen que es me­jor re­for­mar lo que se tie­ne?

Para Su­dá­fri­ca es bas­tan­te ob­vio, por­que hi­zo que una ma­yo­ría par­ti­ci­pa­ra. Pe­ro lo pue­des ver de otra for­ma. Si la ma­yo­ría de chi­le­nos no se sien­te re­pre­sen­ta­do con la que tie­nen es lo mis­mo. No se tra­ta de que un nue­vo do­cu­men­to ha­ga al­go nue­vo para ti. Sino que se tra­ta es si es­te do­cu­men­to

tie­ne el res­pal­do de la ma­yo­ría de las per­so­nas en el país. Esa es la di­fe­ren­cia. Así que pue­de en­tre­gar mu­chas co­sas in­tere­san­tes. La nue­va Cons­ti­tu­ción sud­afri­ca­na en­tre­ga una se­rie de nue­vas ins­ti­tu­cio­nes que no exis­tían an­tes. Hay un pro­tec­tor del pue­blo, hay una co­mi­sión de de­re­chos hu­ma­nos. Esas ha­cen una di­fe­ren­cia y jue­gan un rol en la de­mo­cra­cia. Hay pro­ce­sos para ele­gir a los jue­ces, para ele­gir a los go­bier­nos lo­ca­les, to­do eso es­tá aho­ra en la Cons­ti­tu­ción. Eso ha­ce un cam­bio.b

 ??  ?? Heinz Klug con una ima­gen de Man­de­la de fon­do.
Heinz Klug con una ima­gen de Man­de­la de fon­do.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile