Ste­ven Zhang, el chino de 28 años que es je­fe de Ale­xis y Vidal

Car­los Pa­la­cios, uno de los fut­bo­lis­tas re­ve­la­ción de lo que va de tor­neo, bri­lla en Unión Española y se le re­co­no­ce por su irre­ve­ren­cia con la pe­lo­ta (jue­ga co­mo Ri­quel­me, le di­cen) y su ca­rác­ter. “Me ca­lien­to rá­pi­do”, avi­sa.

La Tercera - - PORTADA - Por Ma­tías Par­ker

28

“A los 14 años me que­ría de­di­car a otra co­sa. No que­ría ju­gar más al fútbol. Lo sen­tía en ca­de­tes, aun­que los fi­nes de se­ma­na sí dis­fru­ta­ba mu­cho ju­gan­do con mis ami­gos del ba­rrio. Cuan­do el téc­ni­co no te po­ne y uno sien­te que en­tre­na bien, no lo en­tien­de. Se pa­sa mal”.

No que­ría ser fut­bo­lis­ta, pe­ro hoy, seis años des­pués, Car­los Pa­la­cios (20), vo­lan­te de Unión Española, na­ci­do y cria­do en Ren­ca, en la po­bla­ción Jo­sé Car­dán, no so­lo em­pie­za a vi­vir del ba­lón sino que se ha con­ver­ti­do, sin avi­sar, en la per­la del tor­neo. No pa­ra de bri­llar. Y por el jue­go más que por los vi­sos. “Siem­pre me los he he­cho. Des­de chi­co me gustan. Cuan­do se aca­ban me los vuel­vo a ha­cer”, di­ce.

Sus ini­cios de es­tu­dian­te del Li­ceo Tho­mas Al­va Edi­son de Ren­ca no fue­ron fá­ci­les. Era un alumno des­or­de­na­do, mo­les­to­so, aun­que con bue­nas no­tas: “Lle­gué a las 12 años a Unión, siem­pre con­ti­nuo, pe­ro con mo­men­tos di­fí­ci­les. Me em­pe­za­ron a gus­tar otras co­sas cuan­do sen­tí que no me con­si­de­ra­ban. No era bueno pa­ra el ca­rre­te, pe­ro tam­po­co le po­nía tan­tas ga­nas al sen­tir que el téc­ni­co no me que­ría. Des­pués, uno ma­du­ra y se da cuen­ta que el téc­ni­co es el que to­ma las de­ci­sio­nes”.

Sus re­cuer­dos gi­ran al­re­de­dor de una pe­lo­ta. “Te­nía tres o cua­tro años, se­gún me cuen­tan, y ya ju­ga­ba con ni­ños que te­nían 14. Se­gún ellos, ya ju­ga­ba”, di­ce, en­tre ri­sas. Esa in­quie­tud hi­zo que sus pro­ge­ni­to­res (su pa­dre se lla­ma co­mo él y es ope­ra­rio de una em­pre­sa de ai­re acon­di­cio­na­do; su ma­dre, Jac­que­li­ne, es due­ña de ca­sa) lo lle­va­ran a la es­cue­la de fútbol Re­co­le­ta de Cha­ca­bu­co.

Se pro­bó tam­bién en la UC, pe­ro se abu­rrió de es­pe­rar. “Es­tu­ve dos se­ma­nas en Ca­tó­li­ca, pe­ro me di­je­ron que me lla­ma­rían y nun­ca pa­só na­da. Fui­mos con la es­cue­la a un tor­neo en el Mo­nu­men­tal y ahí me vie­ron de Unión Española”, re­cuer­da el jo­ven ju­ga­dor, que se­rá pa­dre por pri­me­ra vez en no­viem­bre.

Su hi­ja se lla­ma­rá Ara­cely.

Su de­but en el fútbol pro­fe­sio­nal lle­gó de la mano de Mar­tín Pa­ler­mo, en 2018. Al­can­zó a ju­gar 14 en­cuen­tros “No podía creer que com­par­ti­ría y es­ta­ría tan cerca de Pa­ler­mo to­dos los días, que iba a po­der con­ver­sar con él. Me de­jó co­sas que has­ta el día de hoy ocu­po”, re­ve­la. Eso sí, sus pre­fe­ren­cias van ha­cia Juan Ro­mán Ri­quel­me: “Es mi ído­lo por­que de­cían que me pa­re­cía a él. Me gus­ta­ba las ju­ga­das que ha­cía. Su ca­rác­ter lo hi­zo fuer­te, él no se achi­ca­ba con na­die”.

Aun­que efec­ti­va­men­te es en­ca­ra­dor e irreverent­e con la pe­lo­ta, Pa­la­cios tam­bién es de co­rrer, rá­pi­do. Su per­so­na­li­dad es lla­ma­ti­va. Lo de­ja en cla­ro en to­do mo­men­to: “El mie­do no es­tá en mi vi­da, no me da mie­do que me pe­guen pa­ta­das. Des­de chi­co apren­dí que to­dos so­mos igua­les. A ve­ces eso me mo­les­ta en el fútbol: se mi­ra en me­nos por­que eres más chi­co. Qui­zás pue­des te­ner una tra­yec­to­ria más im­por­tan­te, pe­ro no por eso te vas a de­jar hu­mi­llar”. ¿Los vie­jos le ti­ran el cu­rrí­cu­lum? “Sí, te ti­ran co­sas que no son per­mi­ti­das, pe­ro yo no me achi­co con na­die. Eso me ca­lien­ta, por eso no me achi­co con na­die”.

Hoy, en In­de­pen­den­cia, lu­gar al que lle­ga al fin en au­to­mó­vil (lo com­pró re­cién en mar­zo, an­tes so­lo se mo­vía en mi­cro), Pa­la­cios pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do su lu­gar en el mun­do. Los elo­gios lo con­fir­man, aun­que no los sien­te: “No veo mu­cho las re­des, no me ca­lien­to la ca­be­za. Si bien hay gen­te que ti­ra bue­na on­da, tam­bién hay mu­cha ma­la on­da dan­do vuel­ta. Cri­ti­can has­ta a los me­jo­res del mun­do y no lo van a cri­ti­car a uno”.

El na­ci­do en Ren­ca no quie­re apa­ren­tar na­da: “No soy hin­cha de Unión, pe­ro des­de lle­gué al club le aga­rré ca­ri­ño y me sien­to uno más. En Chi­le nun­ca he se­gui­do a nin­gún equi­po. Afue­ra, a Bo­ca Ju­niors. Des­de chi­co he si­do fa­ná­ti­co de Bo­ca”, di­ce. Tam­po­co le ca­lien­ta pen­sar en lle­gar a un equi­po gran­de (“ya es­toy en uno; Unión tie­ne su nom­bre, tie­ne su his­to­ria y aho­ra lo es­ta­mos de­mos­tran­do”) ni sa­lir al ex­tran­je­ro: “Es­toy vi­vien­do mi mo­men­to; acá me sien­to fe­liz, a gus­to, y quie­ro ir pa­so a pa­so. Me gus­ta es­tar acá. No me in­tere­sa la pla­ta por­que es al­go del mo­men­to. Es más lin­do ga­nar un tí­tu­lo que ga­nar pla­ta”.

Ro­nald Fuen­tes pa­re­ce ha­ber­le da­do la con­ti­nui­dad que tan­to año­ra­ba en las ju­ve­ni­les. Ba­jo su man­do re­gis­tra 16 due­los y dos go­les. “Ro­nald ha si­do un gran apo­yo. Me acon­se­ja siem­pre, y me di­ce lo ma­lo que ha­go pa­ra po­der co­rre­gir­lo. Le de­bo har­to”.

El vo­lan­te re­co­no­ce ade­más a tres pa­dri­nos al in­te­rior del plan­tel his­pano: “El Mono Sán­chez des­de que subí me ha ayu­da­do mu­cho. Mi­sael Dá­vi­la tam­bién. Con Me­jías so­mos ami­gos y com­par­ti­mos con­cen­tra­ción cuan­do se podía”.

El jo­ven de los vi­sos no pier­de la hu­mil­dad, aun­que tam­po­co se apa­ga al des­ta­car sus vir­tu­des y de­fec­tos: “Soy bueno pa­ra la pe­lo­ta. Ten­go cua­li­dad, pe­ro me fal­ta mu­cho, me­jo­rar fí­si­ca y men­tal­men­te. Soy fuer­te de la ca­be­za, pe­ro a ve­ces me ca­lien­to rá­pi­do. Ten­go un tem­pe­ra­men­to muy fuer­te”.

Co­mo Unión es­ta­ba li­be­ra­do, Pa­la­cios no sa­be si Rue­da lo te­nía con­si­de­ra­do pa­ra el mi­cro­ci­clo: “Cual­quier chi­leno quie­re es­tar en su se­lec­ción, pe­ro el téc­ni­co tie­ne sus de­ci­sio­nes. Él es el je­fe y él man­da. Qui­zás cree que ten­go mu­cho por me­jo­rar y es­tá bien. De­bo se­guir tra­ba­jan­do pa­ra ser se­lec­cio­na­do”.

La Play co­mo es­cue­la

Pa­la­cios tam­bién de­ja mo­men­tos pa­ra sus fa­mi­lia­res y amis­ta­des. Es un fa­ná­ti­co de­cla­ra­do del jue­go FI­FA, en Pla­yS­ta­tion. Ahí en­sa­ya ju­ga­das que des­pués in­ten­ta emu­lar en los due­los: “Jue­go play an­tes de los par­ti­dos. Ahí me di­vier­to y me sa­co la ten­sión. Jue­go con ami­gos y fa­mi­lia­res. Nos reí­mos har­to y ahí en­treno ju­ga­das que des­pués tra­to de ha­cer en la can­cha. Cuan­do des­pués no las ha­go me mo­les­tan y me di­cen que me ca­goneé”.

A la per­la de Ren­ca ya no se le es­cu­cha re­sig­na­do, ni con ga­nas de re­ti­rar­se. Más cuan­do es­te do­min­go se me­di­rá an­te la U: “Es­toy dis­fru­tan­do. Quie­ro ha­cer­me un nom­bre, quie­ro ga­nar tí­tu­los con Unión”. ●

“No por te­ner me­nos tra­yec­to­ria te vas a de­jar hu­mi­llar; yo no me achi­co con na­die”.

“No me in­tere­sa la pla­ta por­que es al­go del mo­men­to. Es más lin­do ga­nar un tí­tu­lo”.

CAR­LOS PA­LA­CIOS VO­LAN­TE DE U. ESPAÑOLA

► Car­los Pa­la­cios, en San­ta Lau­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.