IM­PLI­CAN­CIAS DE UNA ACU­SA­CIÓN CONS­TI­TU­CIO­NAL FA­LLI­DA

Aun­que es va­lio­so que el Se­na­do, aten­dien­do en ge­ne­ral a razones ju­rí­di­cas, ha­ya des­es­ti­ma­do la acu­sa­ción con­tra una jue­za, el so­lo he­cho de ha­ber lle­ga­do has­ta es­te pun­to cons­ti­tu­ye ya un gra­ve pre­ce­den­te.

La Tercera - - PORTADA -

7

Por una am­plia ma­yo­ría el Se­na­do desechó los dos ca­pí­tu­los que con­te­nía la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en con­tra de la jue­za Sil­va­na Donoso, in­te­gran­te de la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Val­pa­raí­so, a quien se acu­sa­ba de no­ta­ble aban­dono de de­be­res pro­duc­to del otor­ga­mien­to de la li­ber­tad con­di­cio­nal en 2016 a quien hoy apa­re­ce co­mo el prin­ci­pal sos­pe­cho­so del cri­men de la ado­les­cen­te Ám­bar Cor­ne­jo, ocu­rri­do es­te año.

Cier­ta­men­te que es­te ale­vo­so ase­si­na­to ha pro­vo­ca­do una na­tu­ral con­mo­ción en la so­cie­dad, y ha abier­to un pro­fun­do de­ba­te acer­ca del sis­te­ma de li­ber­ta­des con­di­cio­na­les, des­nu­dan­do una se­rie de fa­len­cias y la ne­ce­si­dad de se­guir in­tro­du­cien­do per­fec­cio­na­mien­tos. Di­chas nor­mas de he­cho fue­ron ob­je­to de una am­plia re­for­ma apro­ba­da en enero del 2019, en la cual se es­ta­ble­cie­ron re­qui­si­tos más es­tric­tos pa­ra la con­ce­sión de es­te be­ne­fi­cio, así co­mo nue­vas exi­gen­cias pa­ra los in­for­mes psi­co­so­cia­les de Gen­dar­me­ría. Por lo mis­mo, pa­re­cía abu­si­vo ha­cer res­pon­sa­ble a una jue­za de no­ta­ble aban­dono de de­be­res -cua­tro años des­pués- por ha­ber ac­tua­do den­tro de un mar­co que en­ton­ces con­si­de­ra­ba que pa­ra el ca­so de cier­tos de­li­tos con pe­nas su­pe­rio­res a 20 años po­dían pos­tu­lar al be­ne­fi­cio ha­bien­do cum­pli­do a lo me­nos diez años de la con­de­na, te­nien­do pre­sen­te ade­más que el in­for­me psi­co­so­cial de Gen­dar­me­ría es un in­su­mo, pe­ro no un con­di­cio­nan­te.

Es acer­ta­do en­ton­ces que el ra­zo­na­mien­to de la ma­yo­ría de los se­na­do­res se ha­ya en­cau­za­do en ge­ne­ral por ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos pa­ra des­es­ti­mar es­ta acu­sa­ción, sin per­jui­cio de lo cual el so­lo he­cho de ha­ber lle­ga­do has­ta es­te pun­to re­sul­ta ya un pre­ce­den­te muy com­ple­jo. Lo que ocu­rrió en la prác­ti­ca con es­ta acu­sa­ción es que los par­la­men­ta­rios pre­ten­die­ron cues­tio­nar el fon­do de una re­so­lu­ción ju­di­cial, lo que ex­pre­sa­men­te es­tá ve­da­do por la Cons­ti­tu­ción. De ha­ber­se apro­ba­do el li­be­lo se ha­bría pro­du­ci­do un da­ño irre­pa­ra­ble, en cuan­to a que los jue­ces lla­ma­dos a co­no­cer es­tas cau­sas -y en ge­ne­ral cual­quier otra- per­de­rían in­de­pen­den­cia pa­ra fa­llar con­for­me su apre­cia­ción de los he­chos, sabiendo que pue­den ser ob­je­to de la ame­na­za de una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal si un fa­llo no coin­ci­de con el pa­re­cer de los par­la­men­ta­rios. Ello aten­ta­ría con­tra el prin­ci­pio de im­par­cia­li­dad con que de­be ac­tuar el Po­der Ju­di­cial, afec­tan­do gra­ve­men­te la im­par­ti­ción de jus­ti­cia.

La­men­ta­ble­men­te, y pe­se al re­cha­zo con­tun­den­te de es­ta acu­sa­ción, no es cla­ro que el Con­gre­so co­mo tal ha­ya to­ma­do con­cien­cia so­bre los per­ni­cio­sos efec­tos del abu­so de la he­rra­mien­ta de la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal. En 2018 tres jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma tam­bién de­bie­ron en­fren­tar una acu­sa­ción de es­te ti­po -que no lo­gró los vo­tos su­fi­cien­tes en la Cá­ma­ra pa­ra dar­le cur­so-, por ha­ber con­ce­di­do be­ne­fi­cios car­ce­la­rios a in­cul­pa­dos por de­li­tos re­la­ti­vos a de­re­chos hu­ma­nos. En lo que va de la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción, la acu­sa­ción a mi­nis­tros de Es­ta­do o bus­car la des­ti­tu­ción de au­to­ri­da­des se es­tá ha­cien­do ca­da vez más re­cu­rren­te, uti­li­zán­do­se es­ta fa­cul­tad más co­mo ar­ma con fi­nes po­lí­ti­cos an­tes que co­mo san­ción de úl­ti­ma ins­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.