“Un arres­to do­mi­ci­lia­rio”: la crí­ti­ca de los ma­yo­res por el tra­to en pan­de­mia

Es­tu­dio com­pa­ró nor­mas de con­fi­na­mien­to y des­con­fi­na­mien­to im­ple­men­ta­das pa­ra per­so­nas ma­yo­res en Chi­le con va­rios paí­ses. In­ves­ti­ga­ción mues­tra que mu­chas de las me­di­das fue­ron más du­ras que en na­cio­nes co­mo Es­pa­ña o Ar­gen­ti­na.

La Tercera - - NACIONAL - Por Pau­li­na Se­púl­ve­da

En Chi­le, al 27 de agos­to, las per­so­nas ma­yo­res ya re­pre­sen­tan el 84% de los fa­lle­ci­dos por Co­vid192, lo que ha.

Por ello, mu­chas me­di­das se en­fo­ca­ron en ellos. Al­gu­nas de las res­tric­cio­nes fue­ron prohi­bi­ción de sa­li­da a ma­yo­res de 75 años o más, fo­men­to de co­mu­ni­ca­ción y re­la­cio­nes so­cia­les a dis­tan­cia, cie­rre de Cen­tros de Día y prohi­bi­ción de vi­si­tas en Cen­tros de Lar­ga Es­ta­día.

Pe­ro en dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción per­so­nas ma­yo­res se han re­fe­ri­do a es­tas me­di­das co­mo “des­pia­da­das”, “ver­gon­zo­sas”. Tam­bién co­mo “un arres­to do­mi­ci­lia­rio”, se­gún con­sig­na el es­tu­dio Me­di­das Na­cio­na­les e In­ter­na­cio­na­les de Con­fi­na­mien­to y Des­con­fi­na­mien­to en los 60+, que com­pa­ra las pau­tas de con­fi­na­mien­to y des­con­fi­na­mien­to im­ple­men­ta­das en Chi­le con va­rios paí­ses y rea­li­za­do por el Ob­ser­va­to­rio del En­ve­je­ci­mien­to, alianza en­tre la U. Ca­tó­li­ca y Com­pa­ñía de Se­gu­ros Con­fu­tu­ro.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, al­gu­nos ma­yo­res di­cen te­ner un ni­vel de ma­ra­to­nis­tas y la prohi­bi­ción de sa­lir a la ca­lle, por ejem­plo, les ha pro­vo­ca­do, “un de­cai­mien­to rá­pi­do de nues­tra vi­ta­li­dad, nues­tro es­ta­do fí­si­co y men­tal”. Res­tric­cio­nes, ade­más, que a mu­chos los for­zó a de­jar de tra­ba­jar. Se que­da­ron, in­di­can “sin po­si­bi­li­dad de apor­tar los in­gre­sos que la fa­mi­lia ne­ce­si­ta”.

Chi­le reac­cio­nó rá­pi­do pa­ra ex­tre­mar los cui­da­dos en es­te gru­po. Sin em­bar­go, esas me­di­das re­ve­la­ron una vi­sión “eda­dis­ta”. Ac­ti­tud en­rai­za­da en nues­tra so­cie­dad, di­ce el es­tu­dio.

Las per­so­nas ma­yo­res se han vis­to ex­pues­tas al pa­ter­na­lis­mo y “eda­dis­mo” en pan­de­mia, di­ce Hu­go Gui­ñez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Adul­tos Ma­yo­res. “A no­so­tros, co­mo per­so­nas ma­yo­res, nos hu­bie­ra gus­ta­do es­tar en la trin­che­ra, es­tar opi­nan­do pa­ra po­der to­mar las de­ci­sio­nes más ade­cua­das, pen­sa­da­men­te y sabiamente”.

¿Qué es el “eda­dis­mo”? Es la dis­cri­mi­na­ción por mo­ti­vos de edad, di­ce Ag­niesz­ka Bo­za­nic, psi­co­ge­ron­tó­lo­ga de la U. de Bar­ce­lo­na y pre­si­den­ta de Fun­da­ción Ge­roAc­ti­vis­mo. Se tra­ta, di­ce, del con­jun­to de creen­cias (es­te­reo­ti­pos), sen­sa­cio­nes (pre­jui­cios) y ac­cio­nes (con­duc­tas dis­cri­mi­na­to­rias) que se rea­li­zan pa­ra dis­cri­mi­nar a otras/os o a no­so­tras/os mis­mas/os en re­la­ción a la edad.

Cons­tan­za Bri­ce­ño, te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal y se­cre­ta­ria de la So­cie­dad de Ge­ria­tría y Ge­ron­to­lo­gía de Chi­le, se­ña­la que el “eda­dis­mo” con­tra los adul­tos ma­yo­res siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te, pe­ro en tiem­pos de pan­de­mia se ha vis­to re­fle­ja­do en lo co­ti­diano

“Hoy se pue­de ver una ma­yor preo­cu­pa­ción fa­mi­liar y de la so­cie­dad por las per­so­nas de ter­ce­ra edad”.

MA­CA­RE­NA RO­JAS

OB­SER­VA­TO­RIO EN­VE­JE­CI­MIEN­TO

con mu­cha más fuer­za que an­tes. “Lo bueno que aho­ra se ve cla­ra­men­te y se ve có­mo en el día a día te­ne­mos ac­cio­nes ‘eda­dis­tas’ que hay que erra­di­car”, se­ña­la.

Ais­la­mien­to

El re­por­te mues­tra que paí­ses co­mo Fran­cia y Es­pa­ña tam­bién im­ple­men­ta­ron cua­ren­te­nas, pe­ro sin dis­tin­cio­nes de edad. A di­fe­ren­cia de Chi­le, en Es­pa­ña, por ejem­plo, las vi­si­tas de fa­mi­lia­res a re­si­den­cias y hos­pi­ta­les se li­mi­ta­ron, pe­ro no se prohi­bie­ron.

En La­ti­noa­mé­ri­ca, Ar­gen­ti­na desa­rro­lló un pro­gra­ma de vo­lun­ta­ria­do pa­ra acom­pa­ña­mien­to a per­so­nas ma­yo­res. En Fran­cia se die­ron in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos a cui­da­do­res.

En otros paí­ses, co­mo Uru­guay, no exis­tie­ron prohi­bi­cio­nes y se es­ta­ble­ció que la ciu­da­da­nía to­ma­ra me­di­das de dis­tan­cia­mien­to y dis­mi­nu­ción de vi­si­tas a ho­ga­res de per­so­nas ma­yo­res.

El es­tu­dio en­fa­ti­za que mu­chas me­di­das no se ajus­tan a la he­te­ro­ge­nei­dad y ne­ce­si­da­des de las per­so­nas ma­yo­res. Su apli­ca­ción ha evi­den­cia­do des­co­no­ci­mien­to so­bre las ne­ce­si­da­des y la reali­dad de las per­so­nas ma­yo­res en Chi­le, di­ce Sa­ra Ca­ro, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, “co­sa que tam­bién que­dó ex­pues­ta en los pro­to­co­los eje­cu­ta­dos en otros paí­ses”.

Gra­cie­la Za­rebs­ki, vi­ce­de­ca­na de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des, Cien­cias So­cia­les y Em­pre­sa­ria­les de la U. Mai­mó­ni­des (Ar­gen­ti­na), se­ña­la que esas res­tric­cio­nes “po­nen acen­to en la vul­ne­ra­bi­li­dad bio­ló­gi­ca y no to­man en cuen­ta que las per­so­nas ma­yo­res no son so­lo su bio­lo­gía”. No se tie­ne en cuen­ta, aña­de, “la to­ta­li­dad de las per­so­nas ma­yo­res y que exis­ten fac­to­res pro­tec­to­res que ha­cen fren­te a es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad bio­ló­gi­ca”.

Em­pa­tía

Ma­ca­re­na Ro­jas, di­rec­to­ra de ges­tión de Ob­ser­va­to­rio del En­ve­je­ci­mien­to, re­sal­ta que al co­lo­car la mi­ra­da pú­bli­ca en las per­so­nas ma­yo­res ayu­dó a co­no­cer sus con­di­cio­nes de vi­da. “En la ac­tua­li­dad se pue­de ver una ma­yor preo­cu­pa­ción fa­mi­liar y de la so­cie­dad por las per­so­nas de ter­ce­ra edad”, re­co­no­ce la es­pe­cia­lis­ta.

En pan­de­mia, agre­ga Ro­jas, gran par­te de la po­bla­ción mun­dial ha ex­pe­ri­men­ta­do ais­la­mien­to so­cial y so­le­dad, al­go que ese gru­po tam­bién vi­ve.

Se pue­de en­ten­der me­jor el fe­nó­meno y en­con­trar for­mas de que no se per­pe­túe. “Des­de una mi­ra­da op­ti­mis­ta, co­mo so­cie­dad te­ne­mos una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra me­jo­rar, pues se ha ga­na­do co­no­ci­mien­to y con­cien­cia de las si­tua­cio­nes des­ven­ta­jo­sas en las que se en­cuen­tran los adul­tos ma­yo­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.