Breon­na Tay­lor

La po­lé­mi­ca sen­ten­cia que en­cien­de el de­ba­te ra­cial en EE.UU.

La Tercera - - MUNDO - Por Fer­nan­do Fuen­tes

Un ju­ra­do in­ves­ti­ga­dor de Ken­tucky se li­mi­tó a in­cul­par, y de ma­ne­ra in­di­rec­ta, a so­lo uno de los tres po­li­cías in­vo­lu­cra­dos en el ti­ro­teo don­de re­sul­tó muer­ta la pa­ra­mé­di­ca afro­ame­ri­ca­na, en mar­zo. Po­lí­ti­cos y ex­per­tos de­nun­cian el “ra­cis­mo” de la jus­ti­cia pe­nal es­ta­dou­ni­den­se.

La muer­te de Breon­na Tay­lor no ge­ne­ró mu­cha aten­ción me­diá­ti­ca en mar­zo. El ca­so so­lo ga­nó no­to­rie­dad des­pués de las ma­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el ra­cis­mo que atra­vie­san a EE.UU. lue­go de que el ex­guar­dia afro­ame­ri­cano Geor­ge Floyd fa­lle­cie­ra as­fi­xia­do ba­jo la ro­di­lla de un po­li­cía en mayo, en Min­nea­po­lis. Pe­ro a seis me­ses de su de­ce­so en Louis­vi­lle, Ken­tucky, tras un con­fu­so pro­ce­di­mien­to po­li­cial, la po­lé­mi­ca sen­ten­cia con­tra los agen­tes in­vo­lu­cra­dos en la muer­te de la pa­ra­mé­di­ca de 26 años en­cen­dió el de­ba­te otra vez.

Tay­lor mu­rió po­co des­pués de la me­dia­no­che del 13 de mar­zo, des­pués de que tres po­li­cías alla­na­ron su de­par­ta­men­to con una or­den de re­gis­tro es­pe­cial que les per­mi­tía en­trar al do­mi­ci­lio sin avi­sar, co­mo par­te de una in­ves­ti­ga­ción de dro­gas que in­vo­lu­cra­ba al ex­no­vio de Tay­lor, Ja­mar­cus Glo­ver, un tra­fi­can­te de dro­gas con­vic­to.

Glo­ver in­clu­yó el de­par­ta­men­to de Tay­lor co­mo su di­rec­ción y lo usó pa­ra re­ci­bir pa­que­tes, di­je­ron las au­to­ri­da­des. La mu­jer afro­ame­ri­ca­na -que vi­vía con su her­ma­na- no te­nía an­te­ce­den­tes pe­na­les y no se re­cu­pe­ra­ron dro­gas ni di­ne­ro du­ran­te la re­da­da, se­gún el do­cu­men­to de in­ven­ta­rio de or­den de re­gis­tro ob­te­ni­do por NBC News.

Pe­ro el ope­ra­ti­vo tu­vo un dra­má­ti­co desen­la­ce. Esa no­che Tay­lor es­ta­ba en su dor­mi­to­rio vien­do una pe­lí­cu­la jun­to a su no­vio, Ken­neth Wal­ker. Cre­yen­do que se tra­ta­ba de la­dro­nes, el hom­bre dis­pa­ró un “ti­ro de ad­ver­ten­cia” a la puer­ta prin­ci­pal que ha­bía si­do de­rri­ba­da, im­pac­tan­do en la pier­na al sar­gen­to John Mat­tingly, se­gún la po­li­cía. Wal­ker te­nía li­cen­cia pa­ra por­tar ar­mas de fue­go, pre­ci­só NBC. Pe­ro los agen­tes afir­ma­ron ha­ber anun­cia­do su pre­sen­cia an­tes de en­trar, una ver­sión con­fir­ma­da por un tes­ti­go, se­gún el fis­cal ge­ne­ral de Ken­tucky, Da­niel Ca­me­ron.

Des­pués del dis­pa­ro de Wal­ker, los agen­tes John Mat­tingly, Brett Han­ki­son y My­les Cos­gro­ve res­pon­die­ron al fue­go con un to­tal de 32 dis­pa­ros. Ca­me­ron in­for­mó que Tay­lor re­ci­bió seis ti­ros en la no­che de su muer­te, pe­ro só­lo uno de ellos fue fa­tal. To­dos es­tos de­ta­lles se co­no­cie­ron es­te miér­co­les, en el mar­co del pro­nun­cia­mien­to de un ju­ra­do in­ves­ti­ga­dor de Ken­tucky que se li­mi­tó a in­cul­par, y de ma­ne­ra in­di­rec­ta, a so­lo uno de los po­li­cías in­vo­lu­cra­dos en el ti­ro­teo. Han­ki­son fue impu­tado por po­ner en pe­li­gro la vi­da de los de­más, en es­te ca­so tres ve­ci­nos de la víc­ti­ma. Pe­ro ni él ni los otros dos po­li­cías que efec­tua­ron los dis­pa­ros que aca­ba­ron con la vi­da de Tay­lor fue­ron in­cul­pa­dos por el ho­mi­ci­dio de la en­fer­me­ra.

Han­ki­son dis­pa­ró 10 ba­las, al­gu­nas de las cua­les al­can­za­ron el de­par­ta­men­to ve­cino al de Tay­lor, “po­nien­do a tres per­so­nas en gra­ve pe­li­gro de he­ri­das fí­si­cas o de muer­te”, se­gún Ca­me­ron. Los car­gos de con­duc­ta pe­li­gro­sa en pri­mer gra­do son de Cla­se D, el ni­vel más ba­jo de de­li­tos gra­ves en Ken­tucky, lo que po­dría cas­ti­gar­se con una pe­na de en­tre uno y cin­co años de pri­sión, en ca­so de ser ha­lla­do cul­pa­ble. Los abo­ga­dos de la fa­mi­lia de Tay­lor ha­bían so­li­ci­ta­do al me­nos car­gos por ho­mi­ci­dio im­pru­den­cial.

Se­gún los me­dios lo­ca­les, Han­ki­son se pre­sen­tó en una cár­cel de la re­gión y lue­go fue pues­to en li­ber­tad tras el pa­go de una fian­za de US$ 15.000, una su­ma muy ba­ja en re­la­ción a ca­sos si­mi­la­res. En tan­to, Mat­tingly y Cos­gro­ve, que ha­bían si­do des­ti­tui­dos en ju­nio, no fue­ron in­cul­pa­dos de nin­gún car­go al ha­ber, se­gún el fis­cal, ac­tua­do en es­ta­do de le­gí­ti­ma de­fen­sa.

“Qué iró­ni­co y tí­pi­co es que los úni­cos car­gos pre­sen­ta­dos en es­te ca­so fue­ron por dis­pa­ros con­tra el de­par­ta­men­to de un ve­cino blan­co, mien­tras que no se pre­sen­ta­ron car­gos por los dis­pa­ros en el de­par­ta­men­to del ve­cino ne­gro o en la re­si­den­cia de Breon­na”, di­jo Ben Crump, un abo­ga­do de la fa­mi­lia de Tay­lor, quien re­cha­zó los car­gos, di­cien­do que de­be­rían ha­ber si­do un “ase­si­na­to con agra­van­tes”.

“Es­to equi­va­le a la fal­ta de res­pe­to más atroz a los ne­gros, es­pe­cial­men­te las mu­je­res ne­gras, ase­si­na­dos por la po­li­cía en EE.UU., y es in­de­fen­di­ble, in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo el fis­cal ge­ne­ral Da­niel Ca­me­ron bus­que jus­ti­fi­car­lo”, co­men­tó Crump ayer a CNN.

Pa­ra De­wey M. Clay­ton, pro­fe­sor de Cien­cia Política en la Uni­ver­si­dad de Louis­vi­lle, “pa­re­ce ha­ber al­gu­nas discrepanc­ias preo­cu­pan­tes en el ca­so”. “No es­toy di­cien­do que ha­ya ra­cis­mo en es­ta sen­ten­cia en par­ti­cu­lar. Sin em­bar­go, hay ra­cis­mo en nues­tro sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal: es­te país apa­re­ce an­te un sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal pa­ra la po­li­cía, uno pa­ra es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos y otro pa­ra afro­ame­ri­ca­nos”, co­men­tó a La Ter­ce­ra.

“Es­te re­sul­ta­do es una ver­güen­za y una ab­di­ca­ción de la jus­ti­cia. Nues­tro sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal es ra­cis­ta. Aho­ra es el mo­men­to de un cam­bio fun­da­men­tal”, tui­teó el se­na­dor Ber­nie San­ders, ex­pre­can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta.

La aten­ción so­bre Ca­me­ron, el pri­mer re­pu­bli­cano en 70 años que se desem­pe­ña co­mo fis­cal ge­ne­ral de Ken­tucky, so­lo ha au­men­ta­do en las úl­ti­mas se­ma­nas des­pués de que ha­bló en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na, di­ri­gién­do­se al can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta Joe Bi­den pa­ra de­cir: “No pue­des de­cir­me có­mo vo­tar por el co­lor de mi piel”. En una con­fe­ren­cia de pren­sa el miér­co­les, el Pre­si­den­te Do­nald Trump lla­mó a Ca­me­ron “una es­tre­lla” y le­yó la de­cla­ra­ción del fis­cal afro­ame­ri­cano de 34 años di­cien­do que “la jus­ti­cia no es fá­cil”.

Una de­ci­sión ju­di­cial que la fa­mi­lia de Breon­na no com­pren­de. “Her­ma­na, te fa­lló un sis­te­ma por el que tra­ba­jas­te du­ro. Nos fa­lla­ron co­mo fa­mi­lia”, es­cri­bió Ju­ni­yah Pal­mer, la her­ma­na de Tay­lor, en Ins­ta­gram. ●

► Ma­ni­fes­tan­tes mar­chan en Los An­ge­les tras la sen­ten­cia so­bre el ca­so Breon­na Tay­lor, en Louis­vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.