El se­ñor So­to

La Tercera - - DEPORTES - Por Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo

La ver­dad es que no lo co­no­cía. Co­mo tam­po­co co­no­cía a Ni­klas Cas­tro has­ta que Rei­nal­do Rue­da qui­so lle­var­lo a la Se­lec­ción. Se lla­ma Se­bas­tián So­to, es un le­gí­ti­mo pro­duc­to de la glo­ba­li­za­ción: chi­leno/me­xi­cano/es­ta­dou­ni­den­se y ha ju­ga­do por to­das las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les de Es­ta­dos Uni­dos. Hoy es­tá a prés­ta­mo en el SC Tels­tar Vel­sen, quin­to en la ta­bla del as­cen­so ho­lan­dés. So­to ape­nas su­ma diez mi­nu­tos en la can­cha y no tie­ne go­les ano­ta­dos. Na­da pa­ra arran­car­se los pe­los de la ca­be­za. Sin em­bar­go, fue no­mi­na­do pa­ra la do­ble fe­cha eli­mi­na­to­ria con­tra Uru­guay y Co­lom­bia. El mar­tes di­jo que ve­nía y el miér­co­les se arre­pin­tió.

¿Por qué Rue­da se fi­jó en él? Por­que di­cen que tie­ne gol, ade­más, res­pon­de al pro­to­ti­po de “nue­ve de área” que le gus­ta al co­lom­biano aten­dien­do a la jer­ga de la INAF tan en bo­ga: 1,83 me­tros y 75 ki­los de pe­so. La ver­dad es que no tie­ne tan­to gol: en las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les, to­das de Es­ta­dos Uni­dos, su­ma ape­nas cin­co go­les, aun­que en el Mun­dial Sub 20 de Po­lo­nia se ma­tri­cu­ló con cua­tro. En la Sub 19 del Han­no­ver 96, club al que fue trans­fe­ri­do des­de el Real Salt La­ke, anotó bas­tan­te, 17 go­les en 24 par­ti­dos, pe­ro cuan­do fue pro­mo­vi­do al pri­mer equi­po y lue­go al re­ser­va no la em­bo­có más. Por eso lo man­da­ron a la B ho­lan­de­sa, el Eer­te Di­vi­se, pa­ra que se fo­guee. Un pros­pec­to, un bro­te, una po­si­bi­li­dad. Pe­ro es tan­ta la fal­ta de gol en la se­lec­ción chi­le­na que ya es­ta­ba no­mi­na­do pa­ra ju­gar eli­mi­na­to­rias.

En el tor­neo chi­leno los seis ju­ga­do­res que en­ca­be­zan la ta­bla de go­lea­do­res son ex­tran­je­ros: cin­co ar­gen­ti­nos y un pa­na­me­ño. Los ar­gen­ti­nos son to­dos ve­te­ra­nos que apli­can el ofi­cio y la ex­pe­rien­cia. Y con eso les so­bra. La fal­ta de gol na­cio­nal se arras­tra por años, y lo que es evi­den­te, se pro­fun­di­za. Re­tro­ce­dien­do a 2017 re­cor­da­mos que uno de los pro­ble­mas que tu­vo la Se­lec­ción en la Co­pa de Con­fe­de­ra­cio­nes fue su po­bre con­tun­den­cia. Al­go que ya se ve­nía in­si­nuan­do en las eli­mi­na­to­rias. Pa­sa el tiem­po y se­gui­mos de­pen­dien­do de Ale­xis/Var­gas. No hay ca­so, es un gri­lle­te o un an­cla. No hay un so­lo ju­ga­dor as­cen­den­te o no tan as­cen­den­te, me­nor de 30, que se aso­me, que ama­gue, que sea can­di­da­to.

En­ton­ces Rue­da se po­ne crea­ti­vo: Ni­klas Cas­tro, Se­bas­tián So­to… Con el trans­cur­so de la eli­mi­na­to­ria se­gu­ro apa­re­ce­rá otro ca­si chi­leno con un par de go­les en el cu­rrícu­lo ¿Qué pa­sa en las di­vi­sio­nes ca­de­tes chi­le­nas? ¿No les en­se­ñan que la co­sa re­don­da hay que me­ter­la en la co­sa rec­tan­gu­lar? Por­que de “tran­si­cio­nes”, “co­ber­tu­ras”, “po­se­sión” y “pre­sión al­ta” se les lle­na el ma­te, pe­ro de re­ma­tar al ar­co, de­fi­nir a los pa­los o dri­blear al ar­que­ro, muy po­co. O no tie­nen ta­len­to o les fa­lla el ma­te. Que Ja­vier Pa­rra­guez sea ti­tu­lar en Co­lo Co­lo y Jeis­son Var­gas su­plen­te sin re­me­dio en Unión La Ca­le­ra, o el ca­rí­si­mo Án­ge­lo Hen­rí­quez no le ha­ga ni som­bra a Joa­quín La­rri­vey, aho­rra mu­cha tin­ta. Cam­bio 50 vo­lan­tes mix­tos que ma­ne­jan va­rias po­si­cio­nes por un so­lo cen­tro­de­lan­te­ro con gol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.