Ga­to por lie­bre

La Tercera - - CULTURA & ESPECTÁCUL­OS - Por Héc­tor So­to

Es ra­ro que sea así, pe­ro el do­cu­men­tal El di­le­ma de las re­des so­cia­les, que es­tá en Net­flix, es el ti­po de pro­duc­to que fun­cio­na me­jor en el streaming que en sa­las. De he­cho en la car­te­le­ra no du­ra­ría ni diez mi­nu­tos. Co­mo pe­lí­cu­la es de­ma­sia­do bá­si­ca, ma­ño­sa y uni­la­te­ral. Sin em­bar­go, hay quie­nes la to­man en se­rio y ahí es­tá el pro­ble­ma. Por­que no es la rea­li­za­ción de al­guien que quie­ra re­fle­xio­nar con se­rie­dad so­bre un te­ma im­por­tan­te -el su­pues­to con­trol di­gi­tal del que co­mo ciu­da­da­nos es­ta­mos sien­do víc­ti­mas por par­te de las gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas- sino la mon­ser­ga de un pre­di­ca­dor ma­ja­de­ro que ape­la a las que qui­zás sean las dos pul­sio­nes más ca­rac­te­rís­ti­cas de la modernidad: la ame­na­za pa­ra­noi­ca y la ima­gi­na­ción apo­ca­líp­ti­ca. En un mun­do po­bla­do de ame­na­zas y don­de el pen­sa­mien­to utó­pi­co o qui­mé­ri­co va en caí­da li­bre, sim­ple­men­te por­que el pe­si­mis­mo “la lle­va”, con es­tos in­su­mos hoy día es una gan­ga sa­lir a ma­tar.

Es por lo me­nos in­tri­gan­te ver un do­cu­men­tal en el que no hay una so­la pie­za, un so­lo tes­ti­mo­nio, que con­tra­di­ga o al me­nos re­la­ti­vi­ce la te­sis de la cin­ta. La obra se apo­ya bá­si­ca­men­te en de­cla­ra­cio­nes de Tris­tan Ha­rris, ex eje­cu­ti­vo de Goo­gle, y que tam­bién tes­ti­fi­có an­te una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Ca­pi­to­lio. Pe­ro co­mo re­por­ta­je no pa­sa­ría ni si­quie­ra el pri­mer año de pe­rio­dis­mo; un mí­ni­mo res­guar­do es con­fron­tar dis­tin­tas fuen­tes y che­quear dis­tin­tos pun­tos de vi­da. El rea­li­za­dor, Jeff Or­lows­ki, tie­ne in­clu­so la im­pu­di­cia, pa­ra re­for­zar sus plan­tea­mien­tos, de ha­cer pa­sar co­mo imá­ge­nes do­cu­men­ta­les se­cuen­cias que cla­ra­men­te es­tán pre­fa­bri­ca­das en es­tu­dio o al ai­re li­bre (por ejem­plo, las del apa­leo po­li­cial y la de­ten­ción de los dos hi­jos de la fa­mi­lia que pro­ta­go­ni­za el cuen­to). Lo in­creí­ble es que la cin­ta ape­le a es­tas tram­pas in­fa­mes -¡oh fa­ke news!- pre­ci­sa­men­te cuan­do du­ran­te to­da su chá­ca­ra in­sis­te una y otra vez en la di­men­sión éti­ca de sus de­nun­cias. Ga­to por lie­bre: hay que ser bien ca­ra­du­ra pa­ra lle­var a es­tos ex­tre­mos el do­ble es­tán­dar.

Sí, es cier­to que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que tan­tos be­ne­fi­cios ha traí­do a la hu­ma­ni­dad, tie­ne un la­do B. Sí, tam­bién es ver­dad que las re­des so­cia­les pue­den ser fá­cil­men­te lle­va­das a ex­tre­mos de bar­ba­rie por cam­pa­ñas de odio, co­mo lo mues­tra otra cin­ta que es­tá en Net­flix, la po­la­ca Ha­ter, de Jan Ko­ma­sa. Es una his­to­ria de me­diano in­te­rés, no obstante que es di­fí­cil en­gan­char por es­tar con­ta­da so­lo des­de la pers­pec­ti­va de un si­có­pa­ta y Ko­ma­sa, des­gra­cia­da­men­te, no es Scor­se­se co­mo pa­ra ha­cer­nos em­pa­ti­zar con él, aun­que sea por mo­men­tos. Sin em­bar­go, con to­do lo dis­cu­ti­ble que pue­da ser, la rea­li­za­ción no tie­ne los ni­ve­les gro­se­ros de ma­ni­pu­la­ción del tra­ba­jo de Or­lows­ki.

Re­cien­te­men­te HBO Go emi­tió una lar­ga en­tre­vis­ta a Mark Zuc­ker­berg, el crea­dor de Fa­ce­book, so­bre los efec­tos des­truc­ti­vos pa­ra la con­vi­ven­cia so­cial y el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co de es­ta pla­ta­for­ma, con el fo­co muy pues­to en la elec­ción del 3 de no­viem­bre pró­xi­mo. Más allá de lo po­lé­mi­ca que pue­da ser su mi­ra­da so­bre el te­ma, la ver­dad es que la den­si­dad de la en­tre­vis­ta, la sin­to­nía fi­na de va­rias de las pre­gun­tas y los al­can­ces que ha­ce el em­pre­sa­rio so­bre las re­des so­cia­les en sus res­pues­tas, de­jan a El di­le­ma de las re­des so­cia­les co­mo un tra­ba­jo de pa­co­ti­lla y un tos­co ra­ya­do de mu­ra­llas. Al ci­ne do­cu­men­tal, por fa­vor, hay que exi­gir­le bas­tan­te más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.