Da­mon Al­barn y el úl­ti­mo dis­co de Go­ri­llaz que se lan­za es­ta se­ma­na

En con­ver­sa­ción con La Ter­ce­ra, una de las ma­yo­res fi­gu­ras mu­si­ca­les del úl­ti­mo tiem­po ha­bla del nue­vo dis­co de Go­ri­llaz y de có­mo esa ban­da vir­tual di­bu­jó un fu­tu­ro que hoy es pre­sen­te.

La Tercera - - PORTADA - Por An­drés del Real

Págs. 46-47

En aque­llos días de me­dia­dos de los 90 en que la gen­te to­da­vía com­pra­ba CD, las boy­bands do­mi­na­ban el ne­go­cio y Blur se pre­pa­ra­ba para con­quis­tar el pla­ne­ta con su quin­to dis­co en me­dio de una cri­sis de iden­ti­dad, Da­mon Al­barn tu­vo una vi­sión mien­tras fren­te a sus ojos pa­sa­ban en loop los éxi­tos del mo­men­to en MTV. “Ha­ga­mos una ban­da de fá­bri­ca, pe­ro que sea real­men­te in­tere­san­te”, fue más o me­nos lo que re­cuer­da ha­ber­le pro­pues­to a su en­ton­ces com­pa­ñe­ro de de­par­ta­men­to, el ilus­tra­dor Ja­mie Hew­lett, an­tes de dar for­ma a un pro­yec­to que, años des­pués, en pleno cam­bio de mi­le­nio, se pre­sen­ta­ría al mun­do co­mo “la pri­me­ra ban­da vir­tual de la his­to­ria”.

Si bien es­ta úl­ti­ma ase­ve­ra­ción es dis­cuhas­ta ti­ble - sí, Al­vin y las Ar­di­llas y has­ta los Banana Splits al­gu­na vez fue­ron gru­pos su­per­ven­tas en EE.UU.-, nin­gún otro con­jun­to fic­ti­cio an­tes que Go­ri­llaz lle­vó tan le­jos las po­si­bi­li­da­des que brin­da la tec­no­lo­gía di­gi­tal al ser­vi­cio de la mú­si­ca pop.

Es­con­di­do tras cua­tro per­so­na­jes ani­ma­dos (Nood­le, Rus­sel, 2D y Mur­doc), Al­barn no só­lo en­con­tró una vál­vu­la para ex­plo­rar aque­llos rit­mos que no te­nían ca­bi­da en Blur y para sa­lir­se de la ago­ta­do­ra ba­ta­lla por el ce­tro del brit­pop. De al­gu­na for­ma, el mú­si­co tam­bién se las arre­gló para via­jar en el tiem­po y ade­lan­tar­se a un pre­sen­te en el que la úni­ca for­ma de crear, con­su­mir y to­car mú­si­ca es a tra­vés de la vir­tua­li­dad.

“Go­ri­llaz na­ció en un mo­men­to en que in­ter­net co­men­za­ba a to­mar for­ma y de al­gu­na ma­ne­ra ha ido cre­cien­do a la par. Creo que he­mos ex­plo­ra­do to­das las po­si­bi­li­da­des que co­mo ban­da tie­nes den­tro de in­ter­net”, di­ce Al­barn (52) al otro la­do de la pan­ta­lla del Zoom, en una con­ver­sa­ción con cin­co me­dios la­ti­noa­me­ri­ca­nos -en la que par­ti­ci­pó La Ter­ce­ra- para ha­blar so­bre Song ma­chi­ne, el más re­cien­te pro­yec­to au­dio­vi­sual de su ban­da ani­ma­da.

Si en 2001 la agru­pa­ción se es­tre­na­ba con la que po­dría con­si­de­rar­se la pri­me­ra cam­pa­ña vi­ral de la his­to­ria del pop, es­te nue­vo tra­ba­jo se ha ido re­ve­lan­do des­de enero de for­ma episódica, con un nue­vo sin­gle y vi­deo ca­da mes, acom­pa­ña­do de al­gu­nos “ex­tras” con en­tre­vis­tas a los mú­si­cos.

La ela­bo­ra­ción de la mú­si­ca tam­bién se ajus­tó a las con­di­cio­nes que im­po­ne la pan­de­mia, con ma­que­tas de ida y vuel­ta a tra­vés de la pla­ta­for­ma de vi­deo­lla­ma­das. “Los pri­me­ros cin­co epi­so­dios de Song ma­chi­ne, Pac-Man, al­can­cé a ha­cer­los con ca­da ar­tis­ta fí­si­ca­men­te, y des­pués de eso, to­dos fue­ron he­chos a tra­vés de es­ta co­sa”, di­ce apun­tan­do a la pan­ta­lla de Zoom, para lue­go enu­me­rar a los di­ver­sos in­vi­ta­dos es­te­la­res que, co­mo es tra­di­ción en Go­ri­llaz, in­ter­vi­nie­ron en es­te pro­yec­to. Una lis­ta que in­clu­ye a El­ton John, Ro­bert Smith, Beck, Pe­ter Hook (New Or­der) y St. Vin­cent.

“Siem­pre nues­tra idea es me­ter­nos en al­go que no sa­be­mos có­mo va a ter­mi­nar. Y ha si­do muy bueno no te­ner un plan, por­que ese es el me­jor plan que pue­des te­ner. To­das las can­cio­nes es­tu­vie­ron un tiem­po re­vo­lo­tean­do en­tre di­ver­sas ca­sas. La de Beck, por ejem­plo, fue de un la­do a otro has­ta que en­con­tra­mos un ba­lan­ce que nos de­jó a to­dos con­ten­tos. To­das las can­cio­nes tie­nen su his­to­ria y creo que eso es fi­nal­men­te lo lin­do de ha­cer mú­si­ca: nun­ca sa­bes dón­de van a ter­mi­nar, qué va a ha­cer ca­da quién y ahí es­tá la ma­gia de to­do es­to”, agre­ga el ar­tis­ta so­bre es­te nue­vo con­cep­to, que es­te vier­nes 23 cul­mi­na­rá con la pu­bli­ca­ción de un ál­bum -el sép­ti­mo del gru­poen el que se re­uni­rán to­dos los sen­ci­llos: Song ma­chi­ne, sea­son one: stran­ge ti­mez.

La lis­ta de co­la­bo­ra­do­res, en to­do ca­so, pu­do ser aún más am­plia: “Dion­ne War­wick es­ta­ba li­te­ral­men­te sen­ta­da al piano y lis­ta para gra­bar, pe­ro al­go pa­só al fi­nal. Barry Gibb (de los Bee-Gees) iba ca­mino al estudio y de re­pen­te su­frió una infección en el oí­do. Con Mo­rris­sey tu­vi­mos una con­ver­sa­ción por mail muy di­ver­ti­da, pe­ro que no lle­vó a na­da. No creo que Mo­rris­sey sea un co­la­bo­ra­dor, real­men­te, tie­nes que que­rer co­la­bo­rar con otra gen­te. Y hu­bo una per­so­na que de­ja­ré en el ano­ni­ma­to que ni con­tes­tó

“Nues­tra ma­yor cri­sis exis­ten­cial es nues­tra re­la­ción con in­ter­net”

mis men­sa­jes, pe­ro to­do el res­to fue­ron muy ama­bles”, cuen­ta.

En el ca­so de El­ton John, quien par­ti­ci­pa del más re­cien­te sin­gle del gru­po, The pink phan­tom, li­be­ra­do a prin­ci­pios de es­te mes, su co­la­bo­ra­ción es­con­de una anéc­do­ta. “Cuan­do yo te­nía sie­te años fui re­co­gi­do en la puer­ta de mi es­cue­la por el Bentley ro­sa­do de El­ton John. Eso de­be ha­ber si­do en 1975. Te pre­gun­ta­rás por qué ha­brá pa­sa­do eso. Fue jus­to des­pués de que El­ton vol­vie­ra de una gi­ra por la Unión So­vié­ti­ca, los ru­sos le ha­bían pa­ga­do en car­bón así que vol­vió con mu­cho car­bón, pe­ro na­da de pla­ta.

Y la úni­ca for­ma en que po­día pa­gar­les a sus mú­si­cos fue dán­do­les re­ga­los. A su per­cu­sio­nis­ta, Ray Coo­per, que era ami­go de mis pa­dres, le dio el Bentley ro­sa­do. Cuan­do le con­té es­ta his­to­ria a Ja­mie me di­jo que te­nía que ha­cer una can­ción so­bre es­to con El­ton, aun­que él no re­cuer­da el au­to ro­sa­do, sino fuc­sia”, cuen­ta riendo.

El for­ma­to epi­só­di­co de Song ma­chi­ne pa­re­cie­ra es­tar es­tre­cha­men­te li­ga­do a la for­ma en que se con­su­me el en­tre­te­ni­mien­to hoy, las ma­ra­to­nes de se­ries, los pod­casts. ¿Hay al­go de to­do eso?

Su­pon­go que sí. Para ser ho­nes­to, ini­cial­men­te no es­ta­ba pen­san­do en ha­cer un dis­co, pe­ro al fi­nal mi ami­go Stuart Al­drid­ge me dio to­das las op­cio­nes a ele­gir y le pre­gun­té si de to­do es­to po­día sa­lir un ál­bum. Él hi­zo to­dos es­tos in­creí­bles arre­glos, par­tien­do por (la can­ción) Stran­ge ti­mez y ahí sen­tí que ha­bía un dis­co. Es muy agra­da­ble la sen­sa­ción de te­ner un dis­co cuan­do no pen­sa­bas ha­cer un dis­co. Por­que crée­me, he tra­ta­do de ha­cer mu­chos dis­cos y el re­sul­ta­do no siem­pre es tan gra­ti­fi­can­te.

¿Pre­ten­de ex­pan­dir en el tiem­po es­te for­ma­to de Song ma­chi­ne?

Ya ten­go una can­ción para la se­gun­da tem­po­ra­da de Song ma­chi­ne y no pue­do es­pe­rar a gra­bar­la, pe­ro ten­go que fre­nar­me a ve­ces, por­que sino Ja­mie se es­pan­ta un po­co (ríe). Pe­ro sí, la tem­po­ra­da dos es­ta­rá con us­te­des más tem­prano de lo que ima­gi­nan. Y des­pués te­ne­mos un acuer­do para ha­cer una pe­lí­cu­la con Net­flix. Su­pon­go que ten­dre­mos que ter­mi­nar la se­gun­da tem­po­ra­da y ahí ha­brá tiem­po para fi­nal­men­te po­der es­tre­nar la pe­lí­cu­la de Go­ri­llaz. Cru­zo los de­dos.

Co­mo ban­da vir­tual, ¿cree que Go­ri­llaz es­tá me­jor pre­pa­ra­da para el mun­do post Co­vid?

Bueno, en el sen­ti­do que son in­te­gran­tes ani­ma­dos, sí. Mien­tras es­tos per­so­na­jes pue­dan se­guir sien­do ani­ma­dos po­drán con­ti­nuar ade­lan­te. No­so­tros es­ta­mos con muy bue­na ener­gía en es­te mo­men­to, crea­ti­va­men­te ha­blan­do.

¿Cuál es su vi­sión de es­te mun­do tan anómalo, es­pe­cí­fi­ca­men­te para los ar­tis­tas?

En mi país lo que es­tá ocu­rrien­do es que se es­tá in­ten­tan­do de­bi­li­tar la crea­ti­vi­dad, se es­tá in­ci­tan­do a la gen­te jo­ven a no ser mú­si­cos, bai­la­ri­nes ni ar­tis­tas, que es al­go muy feo, cruel y as­que­ro­so que se les pue­de ha­cer a los sue­ños de la gen­te. Es­pe­cial­men­te en es­te mo­men­to de nues­tra exis­ten­cia. Así que mi rol co­mo al­guien que ha vi­vi­do de esos sue­ños es de­cir­le a to­do el mun­do que re­sis­ta. Sim­ple­men­te re­sis­tan, sean el cam­bio y re­sis­tan.

El reino de la fa­ta­li­dad

Para di­ciem­bre, en tan­to, Al­barn y Hew­lett -jun­to al per­cu­sio­nis­ta Re­mi Ka­ba­ka Jr., a es­tas al­tu­ras el ter­cer Go­ri­llaz- tra­ba­jan en la ex­pe­rien­cia en vi­vo del ál­bum, con dos con­cier­tos en for­ma­to on­li­ne.

“Cru­zo los de­dos para que es­tén las con­di­cio­nes. Creo que po­dre­mos sa­car­lo ade­lan­te, por­que es un am­bien­te muy se­gu­ro. La idea es ha­cer al­go que jus­ti­fi­que es­ta co­sa del strea­ming, así que la gen­te pue­de es­pe­rar ver a Go­ri­llaz, los di­bu­jos ani­ma­dos so­bre el es­ce­na­rio to­can­do con no­so­tros en cier­to pun­to. No­so­tros con­vir­tién­do­nos en ellos, yo con­vir­tién­do­me en 2D en al­gún mo­men­to, des­pués vol­vien­do a ser yo, al­go así”.

Se­rán las úni­cas pre­sen­ta­cio­nes de la ban­da en 2020, a dos años de su úl­ti­ma gi­ra (The now now tour) y a ca­si tres de su úl­ti­ma vi­si­ta a Su­da­mé­ri­ca, con su con­cier­to en el Mo­vis­tar Are­na de San­tia­go. “Real­men­te echo de me­nos el so­ni­do del pú­bli­co en La­ti­noa­mé­ri­ca. El úl­ti­mo show que hi­ci­mos con Go­ri­llaz fue en Mé­xi­co y fue ma­ra­vi­llo­so”, co­men­ta el mú­si­co, quien agre­ga que el “es­pí­ri­tu su­re­ño” de su au­dien­cia la­ti­na “es al­go que sien­to muy ne­ce­sa­rio hoy, en el reino de la fa­ta­li­dad en el que vi­vo”.

Pe­se a es­tas dos dé­ca­das que lle­va al man­do del con­jun­to vir­tual, Al­barn re­cal­ca que los re­ci­ta­les co­mo los co­no­cía­mos si­guen sien­do irreem­pla­za­bles. “No exis­te una ma­ne­ra de con­ser­var esa vibra. Y si en al­gún mo­men­to te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de vol­ver a sa­lir de gi­ra, guau, ese pri­mer con­cier­to al que ire­mos va a ser al­go es­pe­cial”.

Tam­po­co se pier­de a la ho­ra de di­fe­ren­ciar el mun­do pa­ra­le­lo don­de vi­ven sus com­pa­ñe­ros ani­ma­dos y el que ha­bi­ta él mis­mo. “Creo que la ma­yor cri­sis exis­ten­cial de es­tos 20 años es nues­tra re­la­ción con in­ter­net. Por­que en to­do lo que ve­mos aho­ra, in­clu­so en el Co­vid, es in­ter­net lo que ha crea­do es­ta sen­sa­ción de que real­men­te vi­vi­mos una pan­de­mia. Cuan­do sal­go de mi ca­sa al ex­te­rior, veo sim­ple­men­te el pla­ne­ta Tie­rra, pe­ro cuan­do veo mi compu­tador, las no­ti­cias, lo que veo es al­go com­ple­ta­men­te dis­tin­to. He­mos ido per­dien­do la ha­bi­li­dad para dis­tin­guir­la, pe­ro hay una di­fe­ren­cia en­tre lo que es­tá en la pan­ta­lla y lo que es­tá allá afue­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.