El im­pac­to en Ca­ra­bi­ne­ros y en el ge­ne­ral Ro­zas

Más de la mi­tad de los 667 días que lle­va el ge­ne­ral Ma­rio Ro­zas al man­do han es­ta­do mar­ca­dos por su rol en el es­ta­lli­do so­cial y las reite­ra­das so­li­ci­tu­des de re­nun­cia que ha re­ci­bi­do de la opo­si­ción. Así vi­vió el je­fe de la po­li­cía uni­for­ma­da es­te úl­tim

La Tercera - - PORTADA - Por Se­bas­tián La­brín

Págs. 20-21

Las si­re­nas se oían con fuer­za en el quin­to pi­so de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ca­ra­bi­ne­ros, ubi­ca­da en ca­lle Zen­teno, a pa­sos de La Mo­ne­da. Eran so­ni­dos tan in­ten­sos y cons­tan­tes que el ge­ne­ral di­rec­tor de la po­li­cía uni­for­ma­da, Ma­rio Ro­zas, se le­van­tó de su si­lla, aban­do­nó la sa­la de reunio­nes y se aso­mó por una azo­tea para ver lo que ocu­rría en el ex­te­rior.

La es­ce­na que ve­ría cer­ca de las 22 ho­ras del vier­nes 18 de oc­tu­bre de 2019 -ase­gu­ran en su en­torno- lo ayu­dó a di­men­sio­nar la mag­ni­tud de lo que se ave­ci­na­ba esa no­che en San­tia­go. Los ca­rros de Bom­be­ros, con sus ba­li­zas en­cen­di­das, cir­cu­la­ban rá­pi­da­men­te para ex­tin­guir las lla­mas que des­truían un cos­ta­do de la To­rre Enel, en Av. San­ta Ro­sa. En­ci­ma de las si­re­nas tam­bién se oían gri­tos.

El es­ta­lli­do so­cial ha­bía co­men­za­do.

***

“Es­pe­ro que el aten­ta­do que ma­ña­na va so­bre ti se reali­ce. Que en paz des­can­ses, Ma­rio Ro­zas”, de­cía uno de los men­sa­jes de What­sApp que in­gre­só al te­lé­fono del ge­ne­ral di­rec­tor la no­che del 17 de no­viem­bre. Y no fue el úni­co. Po­cas ho­ras an­tes, los an­te­ce­den­tes per­so­na­les de la má­xi­ma au­to­ri­dad de Ca­ra­bi­ne­ros ha­bían si­do di­vul­ga­dos en re­des so­cia­les, al igual que su nú­me­ro de con­tac­to y la di­rec­ción de su ca­sa en el sec­tor orien­te.

“Va­mos a ma­tar a tu fa­mi­lia (…), los se­cues­tra­re­mos y les sa­ca­re­mos los dien­tes con ali­ca­te”, ame­na­za­ba otro de los men­sa­jes que cer­ca de la me­dia­no­che re­ci­bió el al­to ofi­cial.

Des­de ese 17 de no­viem­bre, la ru­ti­na del ge­ne­ral Ma­rio Ro­zas y la de su fa­mi­lia cam­bió de for­ma ra­di­cal. La pro­tec­ción di­rec­ta de un es­col­ta du­ran­te las 24 ho­ras del día, la se­gu­ri­dad pe­ri­me­tral en su vi­vien­da y los tras­la­dos en un vehícu­lo blin­da­do se hi­cie­ron par­te de la ru­ti­na que has­ta hoy si­gue el je­fe de la po­li­cía. Los men­sa­jes di­rec­tos al te­lé­fono de Ro­zas die­ron ini­cio a una in­ves­ti­ga­ción pe­nal por ame­na­zas, y la di­vul­ga­ción de sus da­tos per­so­na­les abrie­ron una cau­sa por sa­bo­ta­je in­for­má­ti­co y vio­la­ción de la vi­da pri­va­da. To­da­vía no hay de­te­ni­dos por es­tos de­li­tos.

El nú­cleo fa­mi­liar del ge­ne­ral Ro­zas, com­pues­to por su es­po­sa y sus dos hi­jos, tam­bién re­sin­tió las cons­tan­tes crí­ti­cas y de­nun­cias en su con­tra. La opo­si­ción aún le re­pro­cha no ha­ber pues­to freno a los ca­sos de ex­ce­sos po­li­cia­les que, en cien­tos de ca­sos, cau­sa­ron le­sio­nes ocu­la­res a ma­ni­fes­tan­tes. Co­mo da­ño co­la­te­ral del es­ta­lli­do, sus hi­jos co­men­za­ron a ser aco­sa­dos por re­des so­cia­les y se vie­ron afec­ta­dos por ac­tos de bull­ying en el co­le­gio.

De­sig­na­do co­mo ge­ne­ral di­rec­tor el 21 de di­ciem­bre de 2018, en re­em­pla­zo del ge­ne­ral Her­mes So­to, el man­do del ge­ne­ral Ma­rio Ro­zas ha es­ta­do mar­ca­do por tur­bu­len­cias in­ter­nas e in­ten­tos por re­for­mar la ins­ti­tu­ción. “Us­ted se­rá un ge­ne­ral de tran­si­ción”, le ad­vir­tió en pri­va­do el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra cuan­do lo de­jó a car­go de 50 mil uni­for­ma­dos.

Un año, nue­ve me­ses y 25 días han pa­sa­do des­de en­ton­ces. En to­tal, 667 días, de los cua­les 365 han trans­cu­rri­do tras el es­ta­lli­do so­cial. En es­te úl­ti­mo año, ade­más de las

cons­tan­tes so­li­ci­tu­des de re­nun­cia, se pre­sen­ta­ron 35 que­re­llas en con­tra de Ro­zas por pre­sun­tas vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos que hoy son in­ves­ti­ga­das por la fis­cal re­gio­nal de Val­pa­raí­so, Clau­dia Pe­ri­van­cich. El ge­ne­ral en­fren­ta es­te pro­ce­so con la re­pre­sen­ta­ción con­jun­ta del equi­po ju­rí­di­co de Ca­ra­bi­ne­ros y el estudio del abo­ga­do Sa­muel Do­no­so.

“Mi­nis­tro, mi car­go es­tá a su dis­po­si­ción, no quie­ro ser un obs­tácu­lo para el go­bierno”, les ha di­cho en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des el ge­ne­ral Ma­rio Ro­zas a las tres per­so­nas que han li­de­ra­do la car­te­ra de In­te­rior du­ran­te la cri­sis.

Las pri­me­ras 72 ho­ras des­de el ini­cio de los des­ór­de­nes y ata­ques in­cen­dia­rios del 18 de oc­tu­bre de 2019 apun­ta­ron a po­ner en mar­cha un sis­te­ma de ac­ción en pun­tos crí­ti­cos y con­trol de or­den pú­bli­co en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. A po­cas ho­ras del ini­cio del es­ta­do de emer­gen­cia de­cre­ta­do por el go­bierno, el Al­to Man­do de Ca­ra­bi­ne­ros de­li­neó las pri­me­ras es­tra­te­gias para afron­tar in­ci­den­tes gra­ves y res­guar­dar la in­fra­es­truc­tu­ra crí­ti­ca, co­mo el Me­tro, ae­ro­puer­tos, ca­rre­te­ras y sis­te­mas de agua po­ta­ble.

La gra­ve­dad y si­mul­ta­nei­dad de los ata­ques tam­bién lle­vó a que Ca­ra­bi­ne­ros die­ra pro­tec­ción a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a fin de no im­pe­dir la en­tre­ga de in­for­ma­ción ofi­cial.

Un ex­ten­so ma­peo de San­tia­go, en el cual se re­sal­ta­ban con pun­tos ro­jos los he­chos más gra­ves de vio­len­cia, mo­ti­vó al ge­ne­ral Ma­rio Ro­zas a or­de­nar el acuar­te­la­mien­to de los uni­for­ma­dos, po­ner fin a sus va­ca­cio­nes y re­que­rir re­fuer­zos des­de Rancagua, Val­pa­raí­so y Tal­ca. En to­tal, 300 ca­ra­bi­ne­ros se su­ma­ron al ser­vi­cio en la ca­pi­tal. “Has­ta el 18 de oc­tu­bre, Ca­ra­bi­ne­ros te­nía 1.200 ca­ra­bi­ne­ros es­pe­cia­li­za­dos en con­trol de or­den pú­bli­co, y li­te­ral­men­te, de un día para otro, ne­ce­si­tó 25 mil. La reali­dad de Chi­le has­ta en­ton­ces no re­que­ría esa can­ti­dad”, de­ta­lla un do­cu­men­to de la po­li­cía.

El cen­tro de mo­ni­to­reo y co­mu­ni­ca­cio­nes, ubi­ca­do en el ter­cer pi­so de la Di­rec­ción Ge­ne­ral, se trans­for­mó en el lu­gar de las de­ci­sio­nes ope­ra­ti­vas. Fue allí, ade­más, don­de se co­no­ció el pri­mer ata­que ar­ma­do con­tra una uni­dad po­li­cial. La co­mu­ni­ca­ción en­tre la Cen­tral de Co­mu­ni­ca­cio­nes (Cen­co) y los po­li­cías de la Sub­co­mi­sa­ría de Pa­dre Hur­ta­do así lo es­ta­ble­ció en la ma­dru­ga­da del 19 de oc­tu­bre. Los ata­ques con ar­mas y bom­bas mo­lo­tov gra­fi­ca­ban la es­ca­la­da de vio­len­cia que a esa ho­ra se vi­vía en dis­tin­tos pun­tos de San­tia­go, de­ta­llan en el al­to man­do, y que im­pe­día en­viar re­fuer­zos a la

El man­do del ge­ne­ral Ma­rio Ro­zas ha es­ta­do

mar­ca­do por tur­bu­len­cias in­ter­nas e in­ten­tos por re­for­mar la ins­ti­tu­ción. “Us­ted

se­rá un ge­ne­ral de tran­si­ción”, le ad­vir­tió

el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra.

uni­dad ata­ca­da.

Des­de el ini­cio del es­ta­lli­do so­cial, cuen­tan en la po­li­cía, les han ata­ca­do 544 cuar­te­les po­li­cia­les y 1.198 vehícu­los ins­ti­tu­cio­na­les. Al­gu­nas co­mi­sa­rías, co­mo las de Pa­dre Hur­ta­do, Pe­ña­lo­lén y An­to­fa­gas­ta, re­ci­bie­ron ata­ques du­ran­te 60 días se­gui­dos.

El pa­so de las ho­ras, los ac­tos de vio­len­cia y las cons­tan­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes ge­ne­ra­ron una fuer­te res­pues­ta de Ca­ra­bi­ne­ros, lo que, a su vez, dio lu­gar a las pri­me­ras de­nun­cias por vio­len­cia ex­ce­si­va. Ha­bía acu­sa­cio­nes de le­sio­nes ocu­la­res por el uso de ar­ma­men­to an­ti­dis­tur­bios.

“Ca­da de­nun­cia que re­ci­bi­mos se in­ves­ti­gó o se de­nun­ció a la fis­ca­lía. Así, el uso del ar­ma­men­to no le­tal se res­trin­gió. No to­dos los ca­ra­bi­ne­ros po­dían dis­pa­rar es­tas ar­mas, so­lo el per­so­nal cer­ti­fi­ca­do para ha­cer­lo. Con las de­nun­cias, se de­ci­dió usar es­tas ar­mas so­lo para de­fen­sa, cuan­do la vi­da del ca­ra­bi­ne­ro es­tu­vie­ra en pe­li­gro”, ase­gu­ra un al­to ofi­cial.

En to­tal, Ca­ra­bi­ne­ros abrió “1.270 pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos, de los cua­les cer­ca de un 90% co­rres­pon­dió a au­to­de­nun­cias e in­ves­ti­ga­cio­nes de ofi­cio al to­mar­se co­no­ci­mien­to de di­ver­sas si­tua­cio­nes”. Fi­nal­men­te, se san­cio­nó a 170 efec­ti­vos, a quie­nes se les dio de ba­ja o se les apli­ca­ron amo­nes­ta­cio­nes por in­cu­rrir en “ac­tua­cio­nes ale­ja­das de los pro­to­co­los, nor­mas o la ley”, in­di­ca un in­for­me de la po­li­cía. El mis­mo do­cu­men­to tam­bién in­di­ca que en­tre mar­zo de 2019 y sep­tiem­bre de 2020 se di­fun­die­ron 110 acu­sa­cio­nes fal­sas o dis­tor­sio­na­das con­tra Ca­ra­bi­ne­ros, en­tre ellas, el su­pues­to cen­tro de tor­tu­ra de la Es­ta­ción del Me­tro Ba­que­dano.

Des­de el en­torno del ge­ne­ral Ro­zas ase­gu­ran que una de sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes en las pri­me­ras se­ma­nas del es­ta­lli­do so­cial era que la vio­len­cia no si­guie­ra es­ca­lan­do, co­mo tam­po­co la can­ti­dad de ci­vi­les le­sio­na­dos. El res­pe­to por los de­re­chos hu­ma­nos, ase­gu­ran las mis­mas fuen­tes, fue uno de los fo­cos prio­ri­ta­rios tan­to para La Mo­ne­da co­mo para el ge­ne­ral di­rec­tor. Por es­ta ra­zón, Ro­zas em­pla­zó a su al­to man­do a con­te­ner al per­so­nal y con­tro­lar ca­da ope­ra­ción, a fin de re­du­cir el ries­go de ci­vi­les he­ri­dos.

Con 4.817 po­li­cías le­sio­na­dos y 405 ma­ni­fes­tan­tes con da­ño ocu­lar -372 con le­sión o trau­ma y 33 con es­ta­lli­do-, se­gún ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos (INDH), la cri­sis so­cial abrió nue­vas grie­tas en Ca­ra­bi­ne­ros. La ins­ti­tu­ción es­tá preo­cu­pa­da de im­pe­dir nue­vos he­chos de vio­len­cia co­mo los ocu­rri­dos ha­ce un año, pe­ro sus ac­tua­cio­nes es­tán en la mi­ra de las au­to­ri­da­des del ofi­cia­lis­mo y de la opo­si­ción co­mo nun­ca an­tes.D

► Ma­rio Ro­zas lle­va 667 días al fren­te de la ins­ti­tu­ción. Más de la mi­tad han si­do post es­ta­lli­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.