Due­ños de la pe­lo­ta

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Di­rec­tor Cen­tro de Es­tu­dios Ce­rre­gio­nal

El éxi­to en el ini­cio de un ju­ga­dor de fút­bol no só­lo es en fun­ción de su ta­len­to, tam­bién in­flu­ye la vo­lun­tad de sus com­pa­ñe­ros de equi­po pa­ra dar­le es­pa­cio pa­ra ju­gar, y de que el en­tre­na­dor ten­ga in­te­rés en apos­tar en sus ca­pa­ci­da­des, aun cuan­do le fal­te ex­pe­rien­cia.

Al­go si­mi­lar se da en el desa­rro­llo em­pre­sa­rial. El éxi­to en el na­ci­mien­to, cre­ci­mien­to y con­so­li­da­ción de una em­pre­sa no só­lo de­pen­de de sus ca­pa­ci­da­des, sino que tam­bién de las ba­rre­ras que co­lo­can las em­pre­sas es­ta­ble­ci­das y del po­co in­te­rés del Es­ta­do pa­ra re­gu­lar­las.

En los es­ta­cio­na­mien­tos pú­bli­cos, por ejem­plo, exis­ten per­so­nas que se arro­gan el de­re­cho de ejer­cer el rol de cui­da­do­res de vehícu­los. Fren­te a la ame­na­za de po­ten­cia­les com­pe­ti­do­res, res­pon­den con agre­si­vi­dad en de­fen­sa de su de­re­cho de pro­pie­dad so­bre un es­pa­cio pú­bli­co que no les per­te­ne­ce.

Pe­ro, más gra­ve aún es la im­pu­ni­dad con la que ac­túa el agre­sor, ba­jo la com­pla­cien­te mi­ra­da de los or­ga­nis­mos que tie­nen la mi­sión de ha­cer cum­plir la ley.

En Chi­le to­da­vía exis­ten ba­rre­ras in­sal­va­bles que im­pi­den el in­gre­so de nue­vas em­pre­sas co­mo me­ca­nis­mo pa­ra la in­no­va­ción de la in­dus­tria na­cio­nal. Las ba­ses téc­ni­cas de las li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das in­cor­po­ran cláu­su­las a la me­di­da de las em­pre­sas es­ta­ble­ci­das, de­jan­do un mar­gen muy es­tre­cho pa­ra el in­gre­so y desa­rro­llo de nue­vas em­pre­sas.

Por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia com­pro­ba­da pa­ra rea­li­zar un de­ter­mi­na­do ser­vi­cio, ci­fra­da en años, cer­ce­na la po­si­bi­li­dad de to­dos aque- llos ofe­ren­tes que, te­nien­do el ta­len­to pa­ra cum­plir con su co­me­ti­do, es­tán ini­cian­do su aven­tu­ra em­pre­sa­rial.

La in­no­va­ción de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial es una he­rra­mien­ta pa­ra el desa­rro­llo so­cial y la ge­ne­ra­ción de ri­que­za. Co­mo mues­tra, un bo­tón: la in­dus­tria mu­si­cal, co­mo se co­no­ce hoy en día, cam­bió ra­di­cal­men­te su es­truc­tu­ra de ne­go­cios, en par­te gra­cias a que el sis­te­ma de mer­ca­do per­mi­tió a un hom­bre que, des­de el ga­ra­je de su ca­sa, sen­tó las ba­ses pa­ra el desa­rro­llo pos­te­rior del ipod y la tien­da itu­nes.

El re­sul ta­do fue no­ta­ble: en la dé­ca­da de 1990, los mú­si­cos de­pen­dían de los se­llos dis­co­grá­fi­cos pa­ra dar a co­no­cer su mú­si­ca; hoy día, los mú­si­cos, in­de­pen­dien­te de su ni­vel de con­sa­gra­ción, uti­li­zan las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pa­ra mos­trar al pú­bli­co su tra­ba­jo.

Al fi­nal del día, el sta­tu quo de quie­nes se sien­ten due­ños de la pe­lo­ta im­pi­de ins­ta­lar en Chi­le la in­no­va­ción co­mo for­ma de cons­truir la so­cie­dad de opor­tu­ni­da­des que el país ne­ce­si­ta pa­ra su desa­rro­llo.

En los es­ta­cio­na­mien­tos pú­bli­cos, por ejem­plo, exis­ten per­so­nas que se arro­gan el de­re­cho de ejer­cer el rol de cui­da­do­res de vehícu­los. Fren­te a la ame­na­za de po­ten­cia­les com­pe­ti­do­res, res­pon­den con agre­si­vi­dad en de­fen­sa de su de­re­cho de pro­pie­dad so­bre un es­pa­cio pú­bli­co que no les per­te­ne­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.